www.melillahoy.es

La firma invitada

La bandera, pero sin trampas

Pedro Calvo Hernando

miércoles 09 de enero de 2019, 04:00h


Está muy bien que el Rey, la ministra de Defensa o quien así lo desee hagan esos cantos a la bandera, como los escuchados con ocasión de la Pascua Militar. Al fin y al cabo, todos los países consideran a su bandera como símbolo de su soberanía, su independencia y su unidad. Eso está muy bien, siempre que no lo convirtamos en un discurso artificial producto de las irresistibles ganas de tapar esas cosas que muchos pretenden esconder detrás de palabras tan maravillosas. Y lo primero que ahí se esconde es el afán de aquellos de borrar el reconocimiento de lo que esconden detrás de ese desmedido culto a la bandera. Conviene hablar claro en esta cuestión para que no caigamos en el peligro de borrar lo que no se puede borrar.

Para acceder a este contenido debe estar suscrito. Si ya lo está, por favor indique su usuario y contraseña.




<< Atrás
Darme de alta
Olvidé mi contraseña
Tu zona de usuario