www.melillahoy.es
La obra tiene un plazo de ejecución de 10 meses. Deberá estar acabada este año
Ampliar
La obra tiene un plazo de ejecución de 10 meses. Deberá estar acabada este año (Foto: Guerrero)

Una obra de 1,3 millones conectará los dos paseos marítimos para lograr un itinerario de casi 7 km

Con esta obra, los melillenses podrán transitar en un paseo más accesible, con más zonas verdes, de ocio infantil y deportivas, que abarcará todo el litoral desde la punta del Dique Sur hasta el final de la playa de Horcas Coloradas

jueves 10 de enero de 2019, 04:00h
Melilla tendrá en poco menos de un año un paseo marítimo de unos siete kilómetros de longitud gracias a una obra que empezó ayer para conectar sus dos paseos, que supondrá una inversión de 1.293.175 euros y diez meses de trabajo. Esta actuación permitirá, además, mejorar parte del entorno natural de su recinto histórico. El presidente del Gobierno local, Juan José Imbroda, puso ayer la primera piedra de esta “importante obra”, financiada en un 80 % con Fondos Feder y un 20 % con fondos propios de la Ciudad Autónoma.
Con esta obra, que se encuentra entre las numerosas inversiones financieras sostenibles que esta administración ha puesto en marcha con el superávit de 2017, los melillenses podrán transitar fácilmente y en un itinerario más accesible, con más zonas verdes, de ocio infantil y deportiva. El nuevo paseo abarcará todo el litoral desde la punta del Dique Sur hasta el final de la playa de Horcas Coloradas, pasando por el centro de la ciudad, y bordeará el recinto amurallado de Melilla la Vieja.
En declaraciones a los periodistas, Imbroda admitió que esta es una de las actuaciones que, desde el punto de vista personal, tenía más ganas de que arrancara, algo que no ha sido posible hasta ahora, tras más de un año de negociaciones con el Ministerio de Defensa, ya que afectará al muro de la contraescarpa del Foso de los Carneros, que se encuentra muy deteriorado.
En concreto, esta obra contempla el refuerzo de dicho muro con 800 metros cúbicos de piedra natural, que es una de las mejoras del entorno del recinto amurallado que incluye esta actuación, además del incremento de zonas verdes y la instalación de una fuente de agua ornamental en forma de cascada para recrear el antiguo muro de Santiago.
Todo ello, tal y como señaló el consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, permite también impulsar el aspecto turístico de Melilla, dado que la conexión de los dos paseos marítimos desarrollará uno de los miradores situados en el cuarto recinto amurallado, desde el que se observan los otros tres recintos.
En este punto, Quevedo apuntó que se habilitará un paso de un metro y medio de ancho para que todo el mundo pueda pasar junto a la contraescarpa del Foso de los Carneros, que ahora es inaccesible debido a la configuración de los jardines, que están pegados a dicho foso.

Movilidad
Otra de las ventajas de esta obra será el avance en movilidad y accesibilidad en el principal corredor peatonal de Melilla, tal y como destacaron Quevedo e Imbroda, que hicieron hincapié en la ampliación de las aceras, cuya anchura, de un 1,80 metros, se verá duplicada, y que también incluirá la acera opuesta de la Cuesta de la Alcazaba.
“Es accesibilidad total”, subrayó el presidente melillense tras recordar junto al consejero que este corredor es muy utilizado no solo por los ciudadanos para pasear, sino también por los deportistas para correr y hacer otro tipo de ejercicios, de ahí la importancia de ensanchar el acerado para dar cabida a todos.
Imbroda aclaró que una parte del tramo conectado de los dos paseos marítimos tendrá que discurrir por casco urbano, itinerario que será señalizado con una serie de indicadores que se instalarán en la calle Calderón de la Barca, y también se habilitará un paso de peatones elevado para ir hacia la Plaza de las Culturas y de ahí, a la subida de la Cuesta de la Alcazaba.

7.000 metros cuadrados
Será, dijo Imbroda, un itinerario de siete kilómetros “agradable, bonito, cómodo, seguro, accesible y con una oferta muy variada de ocio deportivo y de salud” que se podrá hacer “mirando al mar y al Pueblo”, todo ello gracias a esta obra, que también tendrá un importante impacto de creación de mano de obra.
Imbroda explicó que esta obra, al ser una de las inversiones financieras sostenibles que ha puesto en marcha la Ciudad Autónoma, tendrá que estar acabada el 31 de diciembre de este año, algo que será posible al tener un plazo de ejecución de diez meses y gracias a “la gran planificación y el gran control” con los que se están poniendo en marcha “machaconamente y de manera tozuda casi a diario”.
Subrayó la importancia de esta obra, que salió a adjudicación por un presupuesto de casi 1,6 millones de euros, y que permitirá actuar sobre una superficie de más de 7.000 metros cuadrados que “cambiará como de la noche al día”, ya que también se instalará nuevo mobiliario urbano como bancos, papeleras, pérgolas, juegos infantiles, aparatos de gimnasia y alumbrado público.
En cuanto a las zonas verdes, el itinerario de los dos paseos marítimos conectados contará con casi 1.100 metros cuadrados de nuevo césped, 313 árboles y arbustos nuevos y otras 300 plantas, que serán regados con agua de tratamiento terciario gracias a la nueva red de distribución de agua depurada que se está construyendo actualmente.