www.melillahoy.es

MOTOR - COMPETICIÓN

Rachid Al-Lal, antes de comenzar el Dakar 2019
Rachid Al-Lal, antes de comenzar el Dakar 2019 (Foto: Rachid Al-Lal)

El piloto Rachid Al-Lal finaliza la quinta etapa del Dakar 2019

En la misma se produjeron hasta veinticinco abandonos, situándose el melillense en el puesto 75º de su categoría

domingo 13 de enero de 2019, 04:00h
Rachid Al-Lal, piloto melillense perteneciente a la Comandancia General de Melilla, que está participando en el Dakar 2019, que por primera vez se está celebrando en un solo país, Perú, concluyó ayer la quinta etapa de la presente edición, segunda de las dos de maratón que tuvo que afrontar, disputada entre las localidades de Tacna y Arequipa, con 197 kilómetros de especial cronometrada y de 517 para el total de la etapa.
Este tipo de etapas tiene como característica principal que no se puede recibir ningún tipo de asistencia durante la prueba, a excepción de la prestada por los propios pilotos participantes y tuvieron que dormir todos juntos en un polideportivo preparado al efecto en la primera de las etapas.
El piloto del Ciudad Autónoma de Melilla Rally Rachid finalizó en el puesto 63º, con un tiempo de 7 horas, 14’13”, a 2 horas, 58’25” del vencedor. De esta forma, el melillense que estaba situado en la general en el puesto 80º, asciende cinco posiciones en la general, situándose ahora en el puesto 75º, con un tiempo de 28 horas, 33’50”, a 11 horas, 14’22” del primer clasificado, el estadounidense Andrew Short, con un registro de 17 horas, 19’28”, en una jornada en la que se registraron hasta 25 abandonos, lo que da una idea de la dureza de la etapa.
Al finalizar la etapa, el melillense hizo una rápida valoración de la misma, explicando que iba bien, “pero en el kilómetro 150 la moto se me paró y no me funcionaba el motor de arranque”. Al final, “conseguí arrancarla y continuar la etapa”. Posteriormente, en el kilómetro 300, “había una ‘trampa’, con las dunas de Illo, muy altas y grandes, en las que las motos y los coches teníamos una parte en común y después las motos y los quads volvíamos a entrar para recorrer más kilómetros de dunas”.
Rachid Al-Lal explicó que había un punto difícil de encontrar. De hecho, “me lo pasé de largo, aunque al final lo encontré y me introduje otra vez en las dunas, para recorrer una segunda vuelta peor que la primera”. El melillense señaló que pensaba que “si se hubiesen metido ahí los coches y los camiones no fuesen salido, porque a nosotros nos costó salir”. Además, me quedé sin agua, aunque tenía un gel y he salido como he podido”.
Para finalizar, como es habitual, envió un saludo “a toda la gente de Melilla que me sigue, a mis amigos de fuera de la ciudad, a mis compañeros de la ULOG 24 y a mi familia, que la echo mucho de menos”.
Ayer hubo jornada de descanso, en el ecuador de la prueba, por lo que a partir de hoy, el melillense afrontará las últimas cinco etapas para finalizar el Dakar 2019.