www.melillahoy.es
Las medidas de bioseguridad impiden el acceso a la ciudad de ganado marroquí
Las medidas de bioseguridad impiden el acceso a la ciudad de ganado marroquí

La Delegación, a la espera tras declararse un nuevo foco de Fiebre Aftosa en Marruecos

El Ministerio de Agricultura tendrá que determinar el alcance del brote y sus consecuencias para Melilla

domingo 13 de enero de 2019, 04:00h
La Organización Mundial de la Sanidad Animal ha notificado un nuevo brote de fiebre aftosa tras la confirmación recibida por parte de las autoridades marroquíes, que detectaron la enfermedad en una región del interior del país, 200Km al sur de Casablanca. Se desconoce el origen del contagio, y ya se están tomando medidas para frenar su propagación. Ante este hecho, la Delegación del Gobierno en Melilla ha trasladado una consulta al Ministerio de Agricultura para que determine el alcance del brote y sus posibles efectos sobre Melilla. La Delegación recuerda que siguen vigentes todas las medidas de bioseguridad establecidas por la UE tras el primer brote, en 2013.

La Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés) ha notificado un brote de fiebre aftosa reportado por Abderrahman El Abrak, director de Servicios Veterinarios de la Oficina Nacional de Seguridad de los Productos Alimentarios (ONSSA) del Ministerio de Agricultura y Pesca de Marruecos.
El brote fue confirmado el pasado 10 de enero y se ha detectado en 81 cabezas de vacuno y 55 de ovino en la localidad de Bení Mellal-Khénifra, a unos 200 km al sur de Casablanca y a más de 600 kilómetros de la frontera de nuestra ciudad.
Las autoridades desconocen el origen del contagio y han establecido las medidas recomendadas por la OIE tales como la restricción de movimientos de animales en el interior del país, la vigilancia dentro de la zona de contención y la cuarentena, junto al sacrificio sanitario.
El último foco de fiebre aftosa detectado en Marruecos data de 2015.
La Fiebre Aftosa (FA) o Glosopeda es una enfermedad infecciosa vírica que afecta a un gran número de especies, causada por un virus de la familia Picornaviridae, género Aphtovirus, que incluye 7 serotipos inmunológicamente distintos así como numerosos subtipos diferentes. Se caracteriza por originar lesiones de tipo vesicular en mucosas y epitelio de las en especies con pezuñas hendidas tanto domésticas como salvajes, afectando a animales de todas las edades.
“La morbilidad suele ser muy elevada debido a su alta transmisibilidad, si bien la mortalidad suele resultar baja, afectando principalmente a animales muy jóvenes. Se trata de una de las enfermedades víricas de mayor importancia debido a su gran poder de difusión, al elevado número de especies a las que afecta y a las pérdidas en la producción que origina", según informan desde el Ministerio de Agricultura.
Si bien la fiebre aftosa no es una zoonosis (no se transmite de animales a humanos), por lo que no supone un riesgo para la salud de las personas, se trata de una de las enfermedades más peligrosas para el ganado, y puede causar enormes pérdidas económicas.
En Melilla, los casos de fiebre aftosa en Marruecos (reportados desde 2013) han supuesto el fin -al menos los últimos años- de la importación de corderos marroquíes para la tradicional celebración del Eid El Kebir.
Los musulmanes melillenses, que prefieren la adquisición de borregos marroquíes por razones como su precio o su sabor y textura, se han movilizado en contra de las restricciones fronterizas al paso de ganado y llevan años reclamando soluciones a los distintos ejecutivos.

La Delegación, a la espera de información del Ministerio

Tras la declaración del foco de fiebre aftosa en Marruecos, la Delegación del Gobierno en Melilla ha trasladado una consulta al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación para que éste determine el alcance del brote y sus posibles efectos en Melilla.
La Delegación, en cualquier caso, recuerda que todavía se encuentran vigentes en la UE todas las medidas de bioseguridad puestas en marcha en 2013 para impedir la entrada en Europa del virus de la fiebre aftosa procedente de Marruecos y Libia, e insiste en la importancia de comunicar a los Servicios Veterinarios Oficiales cualquier indicio de contagio en nuestros animales.