www.melillahoy.es
La UMA resalta que soluciones fáciles a situaciones complejas como esta “no existen o no son sencillas”
Ampliar
La UMA resalta que soluciones fáciles a situaciones complejas como esta “no existen o no son sencillas”

La Universidad de Málaga estudia trabajar con las familias de los MENA en origen

La entidad universitaria, que ha firmado un convenio con el Gobierno de Ceuta, busca que estos menores inmigrantes se encuentren bien con la familia y no tengan la necesidad de emprender ese viaje tan peligroso

lunes 28 de enero de 2019, 04:00h
Recientemente la Ciudad Autónoma de Ceuta, a través de la Consejería de Sanidad, Servicios Sociales, Menores e Igualdad, suscribía un nuevo convenio con la Universidad de Málaga a través del Observatorio Criminológico del Sistema Penal ante la Inmigración del Instituto de Criminología para la prevención de la delincuencia de menores extranjeros que viven en la calle.
Los resultados obtenidos durante los ocho meses que lleva operativo el programa que viene dirigiendo desde entonces la profesora de la Universidad de Málaga, Elisa García España, ha hecho posible que en Ceuta sigan invirtiendo para lograr ese objetivo de atender a los menores extranjeros no acompañados que se encuentran en la calle y reconducir esta situación.
Precisamente, el pasado miércoles día 23 del presente mes de enero, García España se trasladó hasta Ceuta, no sólo para realizar ese seguimiento puntual que viene desarrollando desde que se puso en marcha este programa, sino para seguir avanzando y mejorando el mismo. Uno de los motivos de la visita era para mantener varias reuniones con el fin de avanzar en nuevo objetivo, el de poder trabajar con las familias de estos menores en origen.
Como puso de manifiesto García España, se está trabajando de manera incansable en tratar de establecer acuerdos y contactos en el norte de Marruecos, precisamente “para poder trabajar con las familias de estos menores en origen y para que estos chicos se en encuentren bien con la familia”.
La intención, según avanzó la profesora es poder trabajar desde Marruecos y que estos menores “no tengan la necesidad de volver y de emprender ese viaje tan peligroso para ellos”.
En este sentido, García España resaltaba que durante estos ocho meses desde que se inició el programa, los especialistas que conforman el grupo de trabajo ya realizan un importante labor con las familias de estos chicos aunque por vía telefónica, poniendo de manifiesto que lo que interesa ahora es que alguien desde Marruecos trabaje en este aspecto, ampliándose por tanto, aún más, ese abanico de colaboración existente entre administraciones.
García España realizaba un balance del importante trabajo llevado a cabo durante estos primeros ocho meses, poniendo de manifiesto que se trata de un reto muy complicado que ha aceptado amparándose en los conocimientos adquiridos desde hace 20 años a través de experiencia y estudios realizados.

“No hay soluciones fáciles”
Antes que nada, la profesora de la UMA resaltaba que soluciones fáciles a situaciones complejas como esta “no existen o no son sencillas”, recordando que en estos casos siempre se habla de devolver o expulsar, algo que es ilegal según la legislación española y los convenios internacionales a los que España está suscrita, o también de reagrupación familiar, algo que si ampara la ley. Pese a todo, García España destaca que en ninguno de los dos casos, sea legal o ilegalmente, se logra el objetivo pretendido ya que al final, debido a la permeabilidad de las fronteras y a la situación actual de la inmigración, esos niños terminan regresando, de ahí que insistiera en que lo más eficaz de cara a intentar regularizar esta situación es conseguir la conformidad del menor bien para regresar con su familia o bien para ajustarse a la protección que le brinda la ciudad o el Estado español.
García España recuerda que hay que partir de la idea de que se está trabajando con adolescentes, los cuales “ya presentan una situación complicada con independencia de que sean marroquíes, extranjeros o españoles, ya que están en un momento vital complejo”, por eso aseguraba que si se lleva a cabo un buen trabajo con ellos, el avance en la consecución de los objetivos marcados termina siendo “satisfactorio”, y es así como asegura que se está trabajando con esos MENA que hoy por hoy están deambulando por las calles de la ciudad.
En este sentido, la profesora de la Universidad de Málaga reconoció que aunque todo en este ámbito es muy relativo, “si es verdad que los datos obtenidos hasta ahora son positivos porque las expectativas que teníamos están superadas con creces.
Ahora bien, si el objetivo es que rápidamente no haya niños en la calle, pues el resultado ya no sería tan positivo. Depende por tanto donde marque uno el objetivo o las intenciones. Para nosotros, con las dificultades que conocemos que existe y que son reales, creemos que el programa está dando unos resultados mucho mejores de lo que esperábamos en un principio”, concluyó Elisa García España.