www.melillahoy.es
En principio, la línea 6 volverá a funcionar sin refuerzos de seguridad, ya que “estamos en Europa y partimos de una base, y es que la gente no puede delinquir ni agredir”
Ampliar
En principio, la línea 6 volverá a funcionar sin refuerzos de seguridad, ya que “estamos en Europa y partimos de una base, y es que la gente no puede delinquir ni agredir”

La COA recupera desde hoy la línea 6 por las mañanas tras dos meses cancelada

Accede a la petición de la Ciudad, después de que una asociación vecinal se haya comprometido a que los mayores del barrio hablen con los jóvenes que se dedican “de forma habitual” al vandalismo para que no se repitan los ataques

miércoles 06 de febrero de 2019, 04:00h
La Cooperativa Omnibus de Autobuses (COA), que gestiona el servicio de transporte urbano en Melilla, retomará desde esta mañana la línea 6 que conecta el centro urbano con los barrios periféricos de la Cañada de Hidum y Los Pinares, después de dos meses sin servicio por agresiones y ataques a los vehículos.
El portavoz de la Ciudad Autónoma, Manuel Ángel Quevedo, informó ayer en rueda de prensa de que esta línea volverá a funcionar esta mañana desde las 8.00 hasta las 15.00 horas, con 12 rotaciones en cada sentido de lunes a sábado, después de que la Ciudad Autónoma haya pedido a la COA que retomara la línea 6 porque “socialmente es muy importante”.
Quevedo recordó que la Ciudad Autónoma no tiene capacidad para dar órdenes a la COA sobre el servicio transporte urbano que realiza aunque sufrague los déficits que supone, si bien después de varias reuniones entre ambas partes y las peticiones de una asociación vecinal en la prensa, la empresa ha sido receptiva a la solicitud, algo que el consejero agradeció.
El portavoz de la Ciudad Autónoma cree que es una buena noticia para los vecinos de la Cañada y los Pinares, ya que hay residentes en estos barrios que necesitan este servicio de autobús, que ahora recuperarán después de que haya “cierto compromiso de colaboración de que no se vuelvan a repetir las agresiones”.
En principio, la línea 6 volverá a funcionar sin refuerzos de seguridad, ya que según comentó Quevedo, “estamos en Europa y partimos de una base, y es que la gente no puede delinquir ni agredir a los demás”, de ahí que instara a intentar no pensar en que “en cada autobús vaya un policía o haya cámaras en el recorrido”.
Según dijo, la asociación vecinal se ha comprometido a que los mayores del barrio hablen con los jóvenes que se dedican “de forma habitual” a cometer actos vandálicos como los que ha sufrido el servicio de transporte urbano, lo cual “es una forma de concienciar y educar y evitar que lancen piedras”. “Es grave porque puede dar a una persona que va dentro del autobús”, señaló.
Advirtió, no obstante, de que si se produjeran nuevos ataques al servicio de transporte urbano, “habrá que hablar con la Policía y detener a estos menores” porque la solución no es introducir cambios en la operación de la línea, como sugería CPM, sino “que no se produzcan agresiones”.

Recogida de residuos
“Es una absoluta barbaridad agredir a cualquiera, pero si es un servicio público, la barbaridad se torna en absoluta locura porque tiras piedras contra tu propio tejado”, dijo Quevedo, que hizo extensiva esta solicitud al resto de servicios que se prestan en ese barrio, como la recogida de residuos, que debe hacerse de día y con el doble de personal para evitar agresiones.
Si el servicio se desarrolla sin problemas, la Ciudad Autónoma solicitará en unos meses que las rotaciones de autobús se amplíen a la tarde, aunque el servicio sea menos demandado, si bien la Administración está dispuesta a sufragar ese déficit, afirmó Quevedo.