www.melillahoy.es

La Ciudad afirma que lucha contra la competencia desleal de los vendedores de pescado ambulantes

Los comerciantes se quejda de la competencia desleal
Los comerciantes se quejda de la competencia desleal

Señala Velázquez que los propietarios de los puestos de pescado "no se pueden quejar" de la colaboración que reciben

viernes 08 de febrero de 2019, 04:00h
La Ciudad Autónoma, según la consejera Paz Velázquez, lleva a cabo "constantes batidas para incautarse" del pescado que venden los vendedores ilegales a las puertas de los mercados, una de las quejas expresadas por los pescaderos oficiales, que no descartan incluso llegar a la huelga si el día 15 entra en vigor la obligatoriedad de tener que mostrar certificado de importación para adquirir pescado marroquí.
Los pescaderos oficiales no descartan iniciar a partir del lunes una huelga si Delegación del Gobierno, tal como les ha comunicado, les obliga a solicitar un certificado de importación en Marruecos para poder introducir pescado en Melilla. Se quejan estos comerciantes de que el sector en la ciudad está en crisis, por la falta de clientes, y la competencia desleal de los vendedores ambulantes ilegales y la apertura de los centros comerciales y la llegada de pescado peninsular.

Batidas
La consejera de Presidencia y Salud Pública, Paz Velázquez, aseguró que contra la competencia desleal de los vendedores ambulantes "se ha trabajado mucho desde el Gobierno" y de hecho afirmó que la Consejería de Seguridad Ciudadana realiza "batidas constantes por parte de la Policía Local para incautarse de esta mercancía".

Desde el área de Salud Pública "realizamos campañas de concienciación entre los melillenses para que no compren en la venta ambulante por los riesgos para la salud que conlleva, desde gastroenteritis a hepatitis".

Es más, indicó que se reunió con Delegación del Gobierno para limitar la presencia de vendedores ambulantes, pero señala que es complicado porque el tratado de buena vecindad permite el paso de alimentos de un lado a otro.

Esta es la forma en la que llega el pescado ilegal, porque los que lo pasan se acogen a que es para "consumo interno, cuando en realidad después los venden en las puertas de los mercados", indicó la consejera que señala que "es un problema de toda la vida" aunque advierte de que en Marruecos no existen los controles sanitarios tan estrictos que se dan en España, de ahí los riesgos para la salud.

Ayudas
Volviendo a los adjudicatarios de los puestos de pescadería en los mercados de la ciudad, indica la consejera que el coste del alquiler "es mínimo y los caseteros no se pueden quejar del trabajo que se hace desde la Consejería en los mercados", y de hecho indicó que la Consejería incluso les ayuda cuando tienen que hacer mejoras en sus puestos.

A esto añadió que Presidencia y Salud Pública viene desarrollando desde hace años una intensa campaña de dinamización de los mercados, incidiendo de forma especial en fechas tan señaladas como la Navidad. No obstante, manifiesta que "contra la competencia leal de los supermercados no se puede hacer nada, pero contra la desleal sí, con controles en frontera, con batidas en las puertas de los mercados".

Reconoció que a los vendedores ambulantes las medidas coercitivas como multas y demás no les preocupa porque no las abonan y al no ser nacionales no se les puede embargar nada, así que al día siguiente vuelven con los cubos. Pidió por ello la colaboración de los melillenses para que no les compren.