www.melillahoy.es

Los pescaderos culpan a la nueva normativa del desabastecimiento ayer de los mercados

Puestos cerrados o con escasa mercancía
Puestos cerrados o con escasa mercancía (Foto: Guerrero)

Delegación señala que lo único que se exige es la misma normativa que para la entrada de fruta y verdura

martes 19 de febrero de 2019, 04:00h
Tres días después de la entrada en vigor del Documento Veterinario Común de Entrada (DVCE) para la entrada de pescado a Melilla, los puestos de pescado de la ciudad amanecieron ayer lunes cerrados o con escasa mercancía. Desde Delegación del Gobierno se señala que este documento es el mismo que desde hace años se utiliza para la entrada de fruta y verdura y confía que todo vuelva a la normalidad este martes.
Los pescaderos de los mercados de la ciudad se pusieron en pie de guerra cuando se les comunicó que a partir del 15 de febrero se iba a exigir el Documento Veterinario Común de Entrada (DVCE) a la hora de introducir pescado marroquí. Temían que esto pudiera encarecer el producto y que las autoridades del país vecino no les facilitara el certificado.

Días después estos empresarios y los transportistas mantuvieron una reunión en Delegación del Gobierno para intentar resolver dudas y temores. Allí se les indicó que no se les pide un certificado de exportación, sino el Documento Veterinario Común de Entrada (DVCE), que es el mismo que deben rellenar los que introducen fruta y verdura.

En la reunión se les aclaró que basta con que presenten una factura con la cantidad de mercancía adquirida para pasar la frontera o si no fuera posible, realizar una declaración jurada sobre el volumen de pescado comprado y en qué lonja o comercial. Esta operación se puede realizar vía online, a través de la web de Sanidad. El objetivo es asegurar una mejor trazabilidad (lugar de origen y destino) de los productos que llegan a los mercados desde Marruecos.

En la reunión en cuestión, "la inmensa mayoría de los pescaderos y los transportistas, salvo dos o tres, estuvieron de acuerdo y no pusieron objeciones", se aseguró desde Delegación a este Diario. Se espera que la situación se reconduzca y que el pescado vuelva a los mercados de Melilla con la misma normalidad de siempre.

Pero según ha podido conocer este Diario, algunos de los transportistas que se han opuesto a la medida han protagonizado incluso medidas de presión para evitar la entrada de mercancía porque temen perder negocio. El motivo es que la nueva normativa les obliga a tener que concretar procedencia y destino final del producto, con lo que se les imposibilita la venta a terceros, entre los que se podían encontrar los vendedores ambulantes.

Venta ilegal
Sea cual sea el motivo, lo cierto es que los puestos de pescado amanecieron ayer cerrados o con escaso volumen de producto. Los pescaderos dicen que hoy volverán a sus puestos como cada mañana, esperando que todo vuelva a la normalidad y con la esperanza puesta en que los melillenses acudan a adquirir sus productos, pescado de primera calidad, con todos los controles sanitarios que aseguran que lo que consumen está libre de riesgos. También esperan los pescaderos que se acabe con la venta ilegal y la competencia desleal de quienes venden sus productos en plena calle, en pésimas condiciones de salubridad, poniendo en serio peligro la salud de los melillenses.