www.melillahoy.es

“Hay que cambiar el Código Civil para frenar el desmadre de partos de marroquíes en el Comarcal”

El presidente melillense, Juan José Imbroda
Ampliar
El presidente melillense, Juan José Imbroda (Foto: Guerrero)

Melilla aprueba solicitar el endurecimiento de la adquisición del DNI a niños marroquíes que nacen en su hospital

Imbroda pidió sin éxito a la oposición que antepusiera los intereses de la ciudad para “poner diques a una marcha más rápida que la tortuga” y reforzar el estatus de Melilla ante esta “espada de Damocles que tiene encima exterior, no interior”

martes 19 de febrero de 2019, 04:00h
El Gobierno de Melilla aprobó ayer en solitario en la Asamblea una propuesta para pedir cambios en el Código Civil que permitan endurecer los requisitos para el acceso a la nacionalidad española a los hijos de mujeres marroquíes no residentes en España que nacen en Melilla y Ceuta. Coalición por Melilla (CPM) y PSOE votaron en contra, mientras que Ciudadanos (Cs) se abstuvo en la votación de esta propuesta durante el Pleno extraordinario celebrado en la Asamblea, que ahora, una vez aprobada, será remitida al Gobierno central.

Esta iniciativa dio lugar a un debate no exento de tensión en la Asamblea, donde el presidente melillense, Juan José Imbroda, justificó la propuesta alegando que se trata de “un arma defensiva del estatus político, jurídico y constitucional” de Melilla para “poner freno al desmadre de nacimientos” que se están dando en el hospital de la ciudad, el 63,63% de parturientas extranjeras, más del 90% de ellas marroquíes. Esto, teniendo en cuenta “la permeabilidad de la frontera” y que solo se requiere un año de residencia a los extranjeros nacidos en España para concederles la nacionalidad, puede dar lugar a que en un futuro sean “miles” los que “se incorporarían” en los próximos años, lo que para Melilla conlleva “un componente político de cierto riesgo”.

“Colapso” en el Comarcal
Imbroda argumentó que se trata de endurecer el acceso para evitar “el colapso que hay en el hospital” por parte de marroquíes que, además de buscar una asistencia sanitaria de mayor calidad que la que hay en su país para dar a luz, “también pueden venir por recoger un documento de nacimiento” que les permita acceder a la nacionalidad cuando el niño cumpla los 18 años.
Por ello, pidió a la oposición que antepusiera los intereses estratégicos de la ciudad “por encima de los partidistas” en este asunto, ya que se trata de “poner diques a lo que puede ser una marcha más rápida que la tortuga” y reforzar el estatus de Melilla porque esta ciudad “tiene una espada de Damocles encima exterior, no interior” que requiere ese refuerzo.

Le acusan de electoralismo
Negó de esta forma las acusaciones de electoralismo que le dedicó el PSOE, partido que se preguntó por qué no se ha presentado antes esta propuesta, habida cuenta que no es un problema nuevo. Además, dijo que se está aminorando porque ha habido un descenso de partos de mujeres extranjeras porque “se les está cobrando” la asistencia que reciben.
El PSOE pidió sin éxito que se deje este asunto sobre la mesa debido al adelanto electoral, una solicitud a la que también se unió Cs, que cree que el Código Civil ya tiene medidas suficientes para controlar el acceso a la nacionalidad española, aunque consideró que de darse un endurecimiento tendría que ser en todo el país para no hacer excepciones de Melilla y Ceuta.
CPM también argumentó su voto en contra en torno a esta idea de legislar solo para Ceuta y Melilla, y afirmó que ya hubo un endurecimiento en el acceso a la nacionalidad en 2012 y 2015.
Cs defendió que quizá lo que falla no es el Código Civil, sino los controles periódicos de empadronamiento, al tiempo que abogó por impulsar una Ley de Nacionalidad.
Imbroda respondió que con esta propuesta las dos Ciudades Autónoma “no se alejan de España, al revés”, ya que ambas tienen la posibilidad de presentar este tipo de iniciativas en virtud de sus respectivos estatutos de autonomía.
Defendió que esta medida que plantean “es buena” para todos los partidos de la Asamblea y ha dejado claro que “sea quien sea el que vaya a gobernar España, el PP siempre estará a disposición de que esto se lleve a efecto”, ya que es un trabajo que viene realizando desde hace tiempo, antes de que se anunciara el adelanto electoral, y ha sido planteado tanto al PP como al PSOE.

La clave, en los artículos 17.1b y 22.2

La propuesta que ayer recibió el visto bueno en la Asamblea plantea la necesidad de ampliar a diez años el requisito de un año de residencia que se exige para la concesión de la nacionalidad española a los nacidos en territorio nacional de mujeres extranjeras que no residen en España, para lo que propone modificar los artículos 17.1b y 22.2 del Código Civil.
La Asamblea planteará esta petición en virtud del artículo 26 del Estatuto de Autonomía de Melilla, por el cual se pueden presentar este tipo de iniciativas pidiendo una legislación diferente para esta Ciudad Autónoma debido a sus peculiaridades.
El artículo 17.1b dice que “son españoles de origen los nacidos en España de padres extranjeros si, al menos, uno de ellos hubiera nacido también en España. Se exceptúan los hijos de funcionario diplomático o consular acreditado en España”, pero el Gobierno regional quiere añadir que “se exceptúan los hijos de los extranjeros no residentes nacidos en las ciudades de Ceuta y Melilla”.
En cuanto al artículo 22.2, que indica que para acceder a la nacionalidad española “bastará el tiempo de residencia de un año”, la adaptación se busca con la ampliación de ese plazo.
En este sentido, el Gobierno melillense propone añadir: “En el caso de hijos de extranjeros no residentes nacidos en Ceuta y Melilla, atendiendo a las especiales circunstancias que concurren en ambas ciudades, para acceder a la nacionalidad española por nacimiento se deberá acreditar la vinculación con España mediante la residencia legal continuada en territorio español de 10 años”.