www.melillahoy.es

BALONMANO-1ª DIVISIÓN ESTATAL

Simao, jugador del Virgen de la Victoria, en lanzamiento a puerta
Simao, jugador del Virgen de la Victoria, en lanzamiento a puerta (Foto: Guerrero)

Faisal Salmi: “Debemos ser competitivos para tener opciones de sacar algo positivo”

BAHÍA ALMERÍA-BM. VIRGEN DE LA VICTORIA DE MELILLA: Hoy (20’30 H.), en el Pabellón Antonio Rivera

sábado 23 de febrero de 2019, 04:00h
El Balonmano Virgen de la Victoria de Melilla rendirá visita hoy sábado al Bahía Almería, en partido de Liga correspondiente a la vigesimoprimera jornada del Grupo F de la Primera División, que se disputará en el Pabellón Antonio Rivera, a partir de las 20’30 horas. Los melillenses rendirán visita a un conjunto bastante complicado, ya que el cuadro andaluz ocupa la cuarta posición y está situado a solo dos puntos de distancia del segundo clasificado.
Faisal Salmi, entrenador del Virgen de la Victoria, podrá contar con todos sus jugadores. Así, la lista de convocados la componen David Enríquez, Yunes, Said, Yusef, Riduan, Brahim, Salva Baena, Francisco Morales, David Álvarez, Ahmed, Simao, Salva Aranzana, Yusef II y Carlos González.
El Bahía Almería recibe al conjunto melillense en un excelente momento, tras el importante triunfo en la cancha del Colomer Dental Algeciras (28-34), mientras que el Virgen de la Victoria intentará resarcirse de la derrota ante el Caserío Ciudad Real (27-28).
Faisal Salmi aseguró que el encuentro de esta tarde es muy complicado. “El Bahía Almería es un equipo muy competitivo y experimentado, que además se ha reforzado con buenos jugadores. Su primera línea es bastante buena, con una buena conexión con el pivote y con sus extremos, que tienen experiencia. Por todo ello, será un encuentro difícil, pero debemos ser competitivos para tener opciones hasta el final para poder y poder sacar un resultado positivo”.
Sin embargo, indicó que el cansancio está haciendo un poco de mella en sus jugadores. “No es excusa, pero hoy jugamos un tercer encuentro en el corto espacio de tiempo de siete días. El esfuerzo del encuentro ante el Maracena fue sido muy fuerte y lo acusamos en los últimos diez minutos ante el Caserío Ciudad Real. Esos minutos se notan en las piernas de determinados jugadores, pero intentaremos mover un poco el banquillo para que la gente pueda llegar en buenas condiciones al choque de la próxima semana ante el Villafranca, un rival directo y que es el que verdaderamente me preocupa”.