www.melillahoy.es

Las versiones tanto de una parte como de otra son totalmente opuestas y será la Justicia la que tendrá la última palabra

Los hermanos también acusan al linier de haberles agredido y muestran igualmente fotos de lesiones
Ampliar
Los hermanos también acusan al linier de haberles agredido y muestran igualmente fotos de lesiones

Niegan la versión del linier y aseguran que fue él quienes les pegó en el campo y en el vestuario

Admiten que el jugador de 16 años mordió al árbitro asistente en el muslo porque le había metido la cabeza entre las piernas para darle puñetazos

miércoles 27 de febrero de 2019, 02:50h
El jugador y el asistente del entrenador del equipo de fútbol de juveniles Milenium no sólo han negado la versión que dio el linier en la noticia que publicamos ayer, donde el árbitro auxiliar señalaba que había sido objeto de una brutal agresión, en la que dos hermanos y un padre le mordieron, le pegaron con una muleta y le tiraron el suelo, sino que aseguran que fue dicho linier el que les agredió a ellos. Así lo reflejan en las denuncias que han presentado ambos, el jugador de 16 años de edad y su hermano –asistente del entrenador del Milenium- de 19 años, aseverando que el linier paró el partido porque a su novia, que se hallaba entre el público, le habían robado el móvil.
Posteriormente forzó el final del partido y cuando fueron a pedirle explicaciones del porqué no había añadido el tiempo que paró por el incidente de su novia, el linier le agredió con un puñetazo. Ello motivó que le siguieran hasta los vestuarios. Allí señalan que el árbitro auxiliar, de elevada estatura, cogió al jugador más bajo que él y metió su cabeza entre sus piernas mientras le daba puñetazos. “Mi hermano tuvo que morderle el muslo para que lo soltara y dejara de pegarle” señala el asistente del Milenium, que iba en muletas por una reciente operación. “A mí me pegó en la pierna operada y a mi padre le rompió las gafas cuando le empujó cuando él intentaba que soltara a mi hermano”.

En las dos denuncias que han facilitado a este medio, el asistente del entrenador del equipo, de 19 años, señala que el linier detuvo el partido por la presunta sustracción del teléfono móvil de su novia. Asimismo, detalla que “una vez reanudado y casi al término del encuentro, en el minuto 89, un padre entra el campo para sacar a su hijo”. Ante las protestas del equipo rival, añade, el linier decide dar por finalizado el partido. Y cuando su hermano, jugador del equipo Milenium, le pidió explicaciones, “el linier reaccionó agrediéndolo con un puñetazo en la cara al tiempo que le dijo "esa es mi novia" refiriéndose a la chica a la que robaron el móvil” recoge la denuncia.

En el escrito policial, indica además que el linier se marchó a los vestuarios donde agredió también al denunciante con una patada en la rodilla derecha y a su padre con un empujón cuando intentó separarlo de su hijo de 16 años de edad, “con el que se enzarzó agrediéndolo a puñetazos en los costados”.

El ayudante del entrenador adjuntó copia del parte médico de sus lesiones, que atribuye al linier, en el que se puede leer “inflamación a nivel de rodilla izquierda, dolor a la palpación a nivel de meseta tibial y gonalgia derecha”.

Por su parte, el futbolista de 16 años del Milenium también ha presentado denuncia contra el linier. En su escrito narra que “durante el encuentro este árbitro detuvo el partido durante 20 minutos para buscar el teléfono móvil que le habían robado a su novia. Posteriormente se ha reanudado el encuentro y se siguió jugando hasta que dio el pitido final”.

El jugador explica en el escrito policial que se dirigió a linier y le preguntó si había tenido en cuenta el tiempo perdido para buscar el teléfono de su novia y si le había añadido ese tiempo al partido, “reaccionando el linier agresivamente al responderle con un golpe en la cabeza con el banderín y gritarle "esa es mi novia".

En la denuncia, prosigue explicando que el árbitro asistente se marchó a los vestuarios y el futbolista “se personó para pedirle explicaciones por lo ocurrido, agrediéndolo esta vez, sin mediar palabra, con un puñetazo y sujetándolo entre sus piernas donde comenzó a pegarle cuando el padre del denunciante acudió a separar a su agresor de su hijo”. “El linier le acometió con un fuerte empujón en el pecho” asegura.

Entrenadores y otros jugadores intervinieron y pudieron mediar en la pelea separando al linier del futbolista hasta la llegada de los agentes de policía que se entrevistaron con las partes implicadas, añaden en la denuncia.

Por último, también adjunta copia del parte médico en el que se puede leer como juicio diagnóstico “contusión mano izquierda”.

Como ven, las versiones tanto de una parte como de otra son totalmente opuestas y será la Justicia la que tendrá la última palabra dado que las dos partes han presentado denuncia.