www.melillahoy.es
Un grupo de niños en una de las pruebas de la gymkhana
Un grupo de niños en una de las pruebas de la gymkhana

El Leopoldo Queipo se llena de estudiantes en las XXX Olimpiadas Matemáticas

Todos los centros de secundaria acudieron este sábado al instituto melillense para vivir una jornada de convivencia

domingo 10 de marzo de 2019, 04:00h
Ayer por la mañana se realizó la XXX Edición de Olimpiadas Matemáticas en las que más de 80 alumnos de todos los centros secundarios de la Ciudad, vivieron una jornada de convivencia y resolvieron, de manera individual y grupal, una serie de pruebas, entre las que se encontraban una gymkhana y diferentes aulas que eran ‘scape rooms’. Los finalistas de estas olimpiadas podrán pasar a la final que será en Jaén.

A menudo los docentes de los centros de educación se encuentran, nunca mejor dicho, con el problema de hacer atractivas las matemáticas a los alumnos.
En esta ocasión, más de ochenta niños del segundo curso de secundaria vivieron durante la mañana del sábado una jornada que estaba llena de matemáticas y en la que se lo pasaron, en palabras de ellos, “realmente bien”.
¿Cómo es posible que un niño diga que se divierte con las ‘mates’ si es algo impensable? Pues fácil, con el trabajo de los docentes y su imaginación en estos casos. Quizás años atrás hacer de esta asignatura algo divertido era complicado, pero en la actualidad, con la ayuda de las nuevas tecnologías y las nuevas modas, esto se soluciona.
El presidente de la Sociedad Melillense de Matemáticas, Jesús Diego Rodríguez, declaró que “los alumnos, al igual que el encuentro anterior de los pequeños de primaria, consistía en dos partes, la primera son pruebas individuales en los que se le reparte un cuaderno con una serie de problemas que deben de resolver y la segunda, se realizaría una gymkhana con pruebas en exteriores y una serie de aulas que se transformarían en ‘scape rooms’”. Y aquí es donde se puede apreciar lo que anteriormente se ha dicho, el ingenio de los profesores y las nuevas modas, todo combinado, hace que las matemáticas se puedan disfrutar.
En esta ocasión, en las pruebas grupales, de conjuntos de niños de seis componentes aleatorios, los jóvenes, en la parte de las ‘scape rooms’, tenían que resolver diferentes enigmas que le darían un número, que sumando a los restantes de las pruebas, daba al final el código del candado para poder abrir el aula y así salir. Eso sí, con vigilancia siempre de un docente que tenía llave en mano y supervisando.
En cuanto la gymkhana, cálculo mental, puzzles, clasificaciones, etc., eran las pruebas que realizaban para poder rotar e irse a otra mesa donde ponerse a pensar con un nuevo enunciado. Pero para su diversión, y aprovechando el tiempo que estaba haciendo, que no era malo, los jóvenes tenían que realizar también alguna prueba física.
La XXX Edición de Olimpiadas Matemáticas se estaba celebrando a nivel nacional en la ciudad, “casi a la misma par que otras ciudades de la península”, declaró Rodríguez. Por lo que, los niños que se clasificaran, una vez terminadas todas las pruebas y corregidos sus cuadernos individuales, pasarían de nivel y podrían concursar en la final de estas olimpiadas que se realizan en Jaén en el mes de junio. Aunque antes podría asistir y competir en la fase regional que se celebra en Córdoba.
El ambiente que se respiraba no era ni mucho menos competitivos, estaban los típicos “era fácil, porque me los has dejado casi hecho”, por parte de alguno alumno y los “no han leído bien el enunciado” de alguno de los docentes que supervisaban las pruebas, pero los niños demostraron que a través de las matemáticas también se pueden hacer amigos. Todo ello gracias a la coordinación que llevaban dos profesoras del ‘Queipo’ que no permitieron que ninguna prueba saliese mal y que ningún alumno tuviese algún problema que no fuese los que tenían que resolver. Gracias a estas coordinadoras, profesoras de matemáticas en el centro educativo que se llevó a cabo esta jornada, los niños pudieron disfrutar de las diversas pruebas que estaban repletas de diversión. Noelia Carreteros y Maribel Chamorro confiesan que “sabiendo que teníamos tiempo en preparar las pruebas de esta edición, nos preguntamos si podíamos hacer algo diferente, y la idea de realizar un ‘scape room’ fue la mejor”. Asimismo, confiesan que están dispuestas a continuar en este proyecto y a coordinar, además de realizar, algunas olimpiadas de matemáticas más, ya que “ver a los niños hacerlo y pasarlo bien, es lo que cuenta”, declararon. Esperemos que en junio Melilla esté unida con Jaén.

Las “mates ” no son solo números y asignatura

La Sociedad de Matemáticas de Melilla, bajo la dirección del presidente del colectivo Jesús Diego Rodríguez, prepara cada año una serie de actividades además de las diversas Olimpiadas de Matemáticas. Existe en la ciudad cada viernes un ‘Club de las Matemáticas’ en las que diferentes niños se reúnen para resolver problemas. Además, organiza un concurso de fotografía matemática y dedica el 14 de marzo (14-3) una jornada al número Pi.