www.melillahoy.es
En opinión del SUP, es “una barbaridad” que vehículos del comercio atípico corten la carretera de circunvalación porque se perjudica a todos los ciudadanos
En opinión del SUP, es “una barbaridad” que vehículos del comercio atípico corten la carretera de circunvalación porque se perjudica a todos los ciudadanos

SUP insta a Moh a dar instrucciones claras y por escrito para zanjar el “caos” del paso de Farhana

Denuncia que Farhana está peor que antes de la remodelación que se llevó a cabo en el propio paso fronterizo y en las obras de la carretera de acceso, que están sin terminar y sin visos de poder hacerlo por falta de presupuesto

lunes 11 de marzo de 2019, 04:00h
El Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario en la Policía Nacional, califica como un “caos” y un “libre albedrío” el funcionamiento del paso fronterizo de Farhana. En declaraciones a MELILLA HOY, el secretario general del SUP, Jesús Ruiz Barranco, apuntó que lo ocurrido la semana pasada en el segundo paso fronterizo en importancia de Melilla le da la razón cuando afirma que la situación es, claramente, peor que antes de las obras. Por ello, y para evitar que se vuelvan a dar situaciones de peligro para los propios agentes que prestan servicio en la frontera y sus inmediaciones, y el resto de los usuarios, el SUP reclama a la delegada del Gobierno, Sabrina Moh, que asuma sus responsabilidades y dé “instrucciones claras, concretas, concisas y por escrito” a todos los cuerpos de seguridad sobre sus funciones en la frontera de Farhana, y que estos las puedan llevar a la práctica con el personal necesario.
Para Ruiz Barranco, es incomprensible que Farhana esté peor que antes de la remodelación que se llevó a cabo en el propio paso fronterizo, y las obras de la carretera de acceso, que están sin terminar y sin visos de poder hacerlo por falta de presupuesto. Unas obras que “supuestamente eran para mejorar el tránsito y han logrado el efecto contrario, porque no se han dejado carriles específicos para los coches del comercio atípico y se monta el caos”.
A ello se suma el hecho de que “Marruecos cierra la entrada de vehículos con un horario que tienen establecido de boquilla, porque no hay nada firmado”, lo que indigna a quienes se quedan sin pasar mercancía, que culpan a los policías españoles, “nunca a los marroquíes”. Esto da también lugar a situaciones de tensión que se suelen traducir en incidentes y más problemas.
En este punto, el SUP también cargó contra la asociación de comerciantes Acsemel, a la que pidió que aclare su postura por tener portavoces que se contradicen, “atacando un día a la Policía y alabándola al día siguiente”.

Sin coordinación
El SUP cree que en la frontera de Farhana hay “un problema muy grave de coordinación”, que requiere que la Delegación del Gobierno convoque una Junta Local de Seguridad para que la Policía Nacional, la Guardia Civil y la Policía Local asuman cada uno sus responsabilidades en el paso de Farhana, donde según Ruiz Barranco, la Policía Nacional “está asumiendo más de lo que le toca” porque “no hay coordinación” y “las instrucciones que se dan desde la Guardia Civil van cambiando según la autoridad que aparece por allí”.
“Esto no puede ser”, afirmó rotundamente el líder del SUP en Melilla, muy molesto con los problemas que se están dando en la frontera de Farhana, hasta el punto de poner en peligro la integridad de policías locales como sucedió el pasado miércoles, día en que “el colapso fue total y absoluto”.
Según Ruiz Barranco, en la rotonda de acceso al paso fronterizo solo había dos agentes locales frente a más de medio millar de vehículos y “miles de personas” dedicadas al comercio atípico. “Es verdad que luego va un equipo operativo de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional, pero es de vergüenza”, aseveró el responsable del SUP.
Por ello, este sindicato mayoritario insiste en que las autoridades políticas deben asumir sus responsabilidades y se tiene que establecer ya un horario para el comercio atípico en la frontera de Fahana, de manera similar a lo que sucede en la de Barrio Chino, porque con la ampliación del horario de funcionamiento una hora más, medida que puso en marcha Moh a petición de empresarios y comerciantes, los que salen perjudicados son los agentes que prestan servicio en él.
“No se sabe atajar el problema, que no es una hora más o 24 horas más, sino saber cuándo se tiene que cortar. El negocio del contrabando de mercancías debe ser como el resto, con un horario en el que está abierta la persiana, y se acabó”, señaló el secretario general del SUP.

Sanciones
Para que se imponga ese criterio, y que nadie de los que se dedican al comercio fronterizo se lo salte, el SUP aboga por empezar a sancionar e intervenir los vehículos con la grúa a todos aquellos que no cumplan con las normas establecidas. De este modo, según Ruiz Barranco, también se terminaría con los episodios de corte de la carretera de circunvalación por parte de los vehículos del comercio atípico, como sucedió la semana pasada.
En opinión de Ruiz Barranco, eso es “una barbaridad” que perjudica a todos los ciudadanos, que tienen derecho a utilizar esa carretera pública y el paso fronterizo de Farhana si quieren pasar a Marruecos. El líder del SUP está convencido de que, si se empezaran a aplicar sanciones, “se le quitaría el rollo a más de uno”, algo necesario por las escenas que se ven a diario en las inmediaciones aquella frontera, en la que “se cuelan por todos lados” aprovechando una explanada cercana. El SUP cree que para atajar ese problema, en esa parcela debe construirse un muro, hacer un gran socavón o utilizar una ristra de pinchos para dejar inutilizados los neumáticos de quienes tratan de atajar por allí para saltarse la cola y llegar antes a la frontera, provocando situaciones de tensión y caos.

Instrucciones claras
Pero sobre todo, Jesús Ruiz Barranco incidió en que se tiene que establecer ya “una reglamentación y una instrucción clara” a los tres cuerpos de seguridad “y con personal suficiente” para evitar lo que está ocurriendo. Esta labor, dejó claro, corresponde a la Delegación del Gobierno.
El SUP subrayó que la delegada, Sabrina Moh, debería convocar ya a la Junta Local de Seguridad, y si es necesario, también tendría que reunirse con el presidente de la Ciudad Autónoma para abordar este problema. Sin embargo, lamentó que “estamos en campaña para ver quién puede más”. “Que se dejen de politiqueos, porque esto afecta a los ciudadanos y a los policías”, dejó claro.
Ruiz Barranco mostró su deseo de que “haya una verdadera implicación de todas las partes” para resolver este problema por las consecuencias que está teniendo. Además de los incidentes que ponen en riesgo la integridad de quienes prestan servicio, también “se está acabando con el negocio” del comercio atípico y no se acaba con otro enorme problema, que es “la cantidad de efectivos que se está llevando la frontera”. Conclusión para el SUP: “la ciudad está hecha un desastre”.