www.melillahoy.es

Bienvenido, de nuevo, Mr. Casado

miércoles 27 de marzo de 2019, 04:00h
Hoy llega a Melilla, de nuevo, Pablo Casado, el nuevo líder del Partido Popular. Otra vez una corta visita, programada al modo de baño de masas afines. Lo esperable, cerca de unas elecciones generales que para España son extraordinariamente importantes y que, si no predomina el sentido común, pueden resultar en una catástrofe para nuestro país.

El peso de Melilla en las elecciones generales es pequeño. La batalla más importante de las elecciones del 28 del próximo mes será la del Congreso, donde se apoya y decide el poder ejecutivo, el Gobierno, y a esa batalla Melilla aporta un solo efectivo, un diputado que, según todos los sondeos y la mayoría de las opiniones al día de hoy será el candidato del PP, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu, un militar -por mucho que les pese a socialistas y/o comunistas que los militares se presenten por otro partido- que dejó una gran imagen y muchos amigos durante sus estancias en nuestra ciudad.




Hoy llega a Melilla, de nuevo, Pablo Casado, el nuevo líder del Partido Popular. Otra vez una corta visita, programada al modo de baño de masas afines. Lo esperable, cerca de unas elecciones generales que para España son extraordinariamente importantes y que, si no predomina el sentido común, pueden resultar en una catástrofe para nuestro país.

El peso de Melilla en las elecciones generales es pequeño. La batalla más importante de las elecciones del 28 del próximo mes será la del Congreso, donde se apoya y decide el poder ejecutivo, el Gobierno, y a esa batalla Melilla aporta un solo efectivo, un diputado que, según todos los sondeos y la mayoría de las opiniones al día de hoy será el candidato del PP, Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu, un militar -por mucho que les pese a socialistas y/o comunistas que los militares se presenten por otro partido- que dejó una gran imagen y muchos amigos durante sus estancias en nuestra ciudad. Una persona muy valiosa que representa el único cambio en las filas del PP de cara a estas elecciones generales. Un cambio que ha venido de fuera de Melilla, lo que representa un hecho que hay que tener muy en cuenta y que, hay que esperar y desear, Pablo Casado habrá de considerar muy especialmente, de cara a las, esas sí, vitales para Melilla elecciones locales del 26 de mayo.

Lo interesante de la pugna electoral del 28/A para el Congreso será la diferencia de votos, si finalmente la hay, entre el candidato del PP y el de Coalición por Melilla, el mismo Mustafa Aberchán. Interesante no tanto por saber quién va a ganar, que nos parece claro, sino en saber por cuánto, lo que va a ser muy importante de cara a las elecciones locales de mayo, en las que hay unanimidad, hoy y a la espera de conocer candidaturas, sobre que ningún partido logrará mayoría absoluta. Habrá que pactar y, según quienes sean los candidatos, es posible, e incluso deseable, que se pueda producir una gran coalición.

Lo del Senado es otra cuestión. Aquí sí ha habido un cambio muy importante en las listas, la aparición de Emilio Guerra en la de Coalición por Melilla o, dicho de otra manera, el intento materializado de empezar a abandonar la etnia como filosofía política o intentar ser un partido local, en lugar de uno de una sola etnia/religión.

En una ciudad tan estancada como la nuestra, con tantas posibilidades de desarrollo como Melilla tiene y cuyo desaprovechamiento padece, entienda Pablo, aunque esté tan ocupado como para a veces no poder ni oír, entienda y actúe, Mr. Casado, porque, como ocurrió con su partido cuando usted fue elegido y como acaba de hacer usted en las listas de Madrid, el PP de Melilla necesita un cambio, un cambio radical, y para muchos melillenses usted viene a ser una última esperanza, una especie de nuevo “Bienvenido, Mr. Marshall”.