www.melillahoy.es
Casado subrayó que el PP apoya una política de inmigración responsable y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) en su custodia de las fronteras
Ampliar
Casado subrayó que el PP apoya una política de inmigración responsable y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) en su custodia de las fronteras (Foto: Guerrero)

Casado pide un Plan Marshall para ayudar a África como hace años se hizo con Oriente

El presidente del PP dice que su partido “es el que más ha hecho por la inmigración regular en España”.- En cambio, acusa al PSOE de abanderar la “política de papeles para todos”, provocando efecto llamada para beneficio de las mafias

jueves 28 de marzo de 2019, 04:00h
El presidente del PP, Pablo Casado, defendió ayer que su partido es el que más ha hecho por la inmigración regular en la historia democrática de España, frente a “las apelaciones irresponsables de papeles para todos”, que además de provocar un efecto llamada de la inmigración ilegal, son aprovechadas por las mafias. Casado, durante la visita que realizó ayer a Melilla, argumentó que con el PP llegaron de forma regular 5 millones de inmigrantes a España en los años 90 sin que se dieran problemas de integración, y en los años de la crisis pudieron volver a sus países. Por ello, dejó claro que “no se trata de decir que España es un país insolidario ni que el PP no quiere una España consciente de su papel en el mundo y con los países vecinos que tienen una renta per cápita tan distinta”, sino de tener en cuenta que las fronteras de España en Ceuta y Melilla son las que tienen mayor desigualdad en el mundo, solo por detrás de las dos Coreas.
Defendió que este país sabe “hacer solidaridad” con los países de origen, algo que ya hizo y “volverá a hacer” mediante la puesta en marcha de un Plan Marshall para África con un plan de cooperación en escuelas, formación y la apertura de oficinas de inserción laboral para las campañas agrícolas y turísticas en los países magrebíes y del Sahel.
De esta manera, Casado propuso seguir los mismos pasos que ya se hizo con Oriente hace décadas. “El despegue de India y China fue dejarles comerciar”, en palabras de Casado, que recordó que después estos países instalaron industrias, logrando salir de la pobreza.
En este sentido, rechazó las “lecciones de solidaridad” de la izquierda, ya que “siempre son gobiernos de centro derecha liberal conservadores los que más eficazmente han hecho progresar a países en vías de desarrollo”, lo cual “no debe ser incompatible con la defensa de las fronteras”.
Así, rechazó los “insultos de racismo” hacia el PP y ha insistido en su rechazo de “políticas demagógicas de papeles para todos”, porque “esto al final enriquece a las mafias de trata de seres humanos”, que “cada año explotan a dos millones de personas”, entre ellas mujeres y niños, a veces agrediéndoles sexualmente”, con un beneficio de 7.000 millones de euros.

Apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado
Además de la solidaridad, Casado subrayó que el PP apoya una política de inmigración responsable y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) en su custodia de las fronteras, ya que su papel es “esencial” y “el Estado del Bienestar no es ilimitado”. “Yo sí voy a apoyar a las FCSE cuando les tiran ácido, excrementos o les intentan pinchar con lanzas en asaltos violentos a la valla, porque defienden nuestra seguridad, la frontera y nuestra libertad”, dijo minutos después de haber estado visitando la frontera para dar “una palmada” a los agentes que prestaban allí servicio.
Por el contrario, criticó al PSOE porque ni ha reforzado los medios de la Policía Nacional y la Guardia Civil en la frontera, ni llega a acuerdos con los países europeos para coordinar con Frontex el control de la frontera española, ni tampoco ayuda a que la cooperación de solidaridad en África ayude a disminuir la presión migratoria.
En cambio, le responsabilizó de causar un efecto llamada con actuaciones como la del barco Aquarius, algo que a su juicio es evidente con las cifras de inmigración irregular de 2018, que “no admiten interpretaciones” con un incremento del 173 % de las entradas de inmigrantes irregulares, el doble que en 2017 y el cuádruple de 2016.
“En cayucos y pateras en Andalucía y Canarias estamos ante la peor ola de inmigración irregular de la última década, cuando gobernaba Zapatero”, insistió para señalar que lo que venía diciendo el PP “se ha cumplido”, porque los flujos migratorios que antes llegaban a Europa por Libia, ahora lo hacen por Marruecos, afectando a Ceuta y Melilla.
Frente a ello, expresó su rechazo a que el Gobierno socialista lleve a cabo “devoluciones en frío”, y dejó claro que “quien quiera un Ejecutivo responsable, que este drama cese y España sea una tierra de oportunidades de forma ordenada y sin poner en riesgo el Estado de Bienestar, solo puede votar al PP, que trae soluciones creíbles”.