www.melillahoy.es
La zona canina estará situada en la parte final de la playa, que está más próxima a la zona de seguridad por estar cerca de un polvorín militar
Ampliar
La zona canina estará situada en la parte final de la playa, que está más próxima a la zona de seguridad por estar cerca de un polvorín militar

La playa de Horcas 2 tendrá una zona para perros de 900 metros cuadrados desde el próximo mes

Solo se permitirá el acceso de un perro por persona, que podrá utilizar servicios como un pipican o una ducha canina

viernes 12 de abril de 2019, 04:00h
Melilla tendrá en esta temporada de playas, que comienza el próximo mes de mayo, una zona canina de 900 metros cuadrados en la playa de Horcas Coloradas 2, en la que se permitirá el acceso de un perro por persona, y donde se habilitarán diferentes servicios para que puedan ser utilizados de forma exclusiva para estos usuarios.
El portavoz de la Ciudad Autónoma, Manuel Ángel Quevedo, explicó que esta propuesta ha sido aprobada por unanimidad de todos los grupos políticos en la Comisión de Fomento y Medio Ambiente, lo que conlleva la modificación del artículo 12.6 del Reglamento de Playas para permitir el acceso de un perro por persona en las playas designadas.
Por el momento, tal y como indicó Quevedo, se permitirá el acceso de perros en una zona delimitada con vallas en la playa de Horcas Coloradas 2, situada en su parte final, más próxima a la zona de seguridad por estar cerca de un polvorín militar, donde se instalará un pipican y una ducha canina.
El también consejero de Medio Ambiente aclaró que esta medida no tiene nada que ver con electoralismo, como afirmó Ciudadanos (Cs), sino que es una propuesta que el Gobierno local se había comprometido a llevar a cabo y finalmente ha adoptado esta decisión tras estudiar cómo se ha realizado en otros lugares de España y descartar otras alternativas, como reservar una playa entera para perros o destinar a este uso la mitad de la playa de la Alcazaba.
De momento, la única zona canina en las playas de Melilla será esta, aunque Quevedo no descarta que más adelante se puedan habilitar otras en las playas de la zona sur “si todo va bien y se usa con la educación adecuada y correcta”.