www.melillahoy.es
El consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo
Ampliar
El consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo

Hasta 5.500 euros de ayuda para comprar un vehículo alternativo y 300 para el punto de recarga

Gracias al Plan Moves, por el que Melilla recibirá 83.212 euros para la concesión de subvenciones.- El plazo está abierto hasta el 31 de diciembre

miércoles 17 de abril de 2019, 04:00h
La Ciudad Autónoma de Melilla recibirá 83.212 euros en el Programa de Incentivos de Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves), por el cual los beneficiarios melillenses pueden obtener una subvención de 5.500 euros por la compra de un vehículo, a la que se sumará otra de mil por parte del concesionario, y 300 euros por instalar un punto de recarga.
En rueda de prensa, el consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, explicó que la Ciudad Autónoma destinará la mitad de lo que le ha correspondido en el reparto nacional del Plan Moves a la concesión de ayudas para la adquisición de vehículos impulsados por energías alternativas, lo que supone 41.606 euros.
El resto de la cuantía que recibirá Melilla se repartirá entre el 45 % para subvencionar la instalación de infraestructuras de recarga, lo que supone 37.445 euros, y el 5 %, 4.161 euros, para ayudar a la implantación de un sistema de préstamo de bicicletas eléctricas.
Quevedo argumentó ese escaso 5 % porque la Ciudad Autónoma considera que en Melilla no tendrá éxito esta línea de ayudas porque cree que no hay nadie en la ciudad que quiera instalar un sistema de alquiler de bicicletas, y avanzó que, en caso de que sea así, antes de que finalice el plazo de esta convocatoria, el 31 de diciembre, se puede destinar a las otras líneas de actuación.
Indicó que los beneficiarios de la primera línea de ayudas pueden obtener una ayuda de 5.500 euros, a la que, de manera obligatoria, se deberá sumar otra de mil euros por parte del concesionario, por lo que se trata de una reducción “notable” de 6.500 euros en la compra de cada vehículo, siempre que tenga más de 72 km de autonomía. En el caso de las motocicletas, las ayudas pueden alcanzar los 750 euros, y en las furgonetas, hasta 15.000 euros.
Ello, indicó Quevedo, siempre que se cumpla como primera condición que el beneficiario desguace su vehículo de más de diez años, de manera que se puedan ir suprimiendo del parque móvil aquellos más contaminantes para sustituirlos por otros que contaminen menos o nada.
En cuanto a las ayudas para la instalación de puntos de recarga, que suelen tener un coste de 750 euros si tiene menos de 7 kw, el consejero explicó que serán del 40 % del coste si se trata de particulares o comunidades de vecinos, o un 30 % si los solicitantes son empresas, lo que en dos años permitiría amortizar la inversión, ya que el consumo sería de 0,80 euros por 100 km, frente a los 5,5 euros de un diesel medio.
Las solicitudes de ayuda serán seleccionadas por orden estricto de presentación, y la inversión debe ser siempre posterior a la presentación de las peticiones, informó Quevedo, que también concretó que estas subvenciones son incompatibles con otras que ya tiene la Ciudad Autónoma.
El registro de la petición es telemática, si bien el servicio de Industria de la Ciudad Autónoma, ubicado en la planta baja del Palacio de la Asamblea, prestará toda la colaboración a las personas interesadas. Las bases fueron publicadas el pasado viernes en el BOME.