www.melillahoy.es

Nervios, escaso diálogo y sin sobresaltos en el primer debate electoral ‘a seis’

Los candidatos, momentos antes del debate
Los candidatos, momentos antes del debate

La iniciativa de la Cadena SER concitó ayer a los candidatos de las seis principales formaciones políticas que concurren a las elecciones generales por Melilla

martes 23 de abril de 2019, 04:00h
Por espacio de hora y media se desarrolló ayer el primer debate electoral a seis que se organiza en Melilla, en esta ocasión en las instalaciones de la Cadena SER en el que los candidatos al Congreso por PP, PSOE, Cs, Podemos, VOX y CPM intentaron medir fuerzas y dar a conocer sus propuestas en materias como empleo, economía e inmigración, sin que se produjera ningún sobresalto o salida de tono. A destacar, la coincidencia en puntos como la necesidad de que Marruecos asuma sus responsabilidades en materia de inmigración y sanidad, así como en la urgencia de aumentar los efectivos humanos y técnicos al hablar de seguridad.
La directora de la Cadena SER, Toñy Ramos fue la encargada de moderar el debate en el que tomaron parte Justo Sancho-Miñano de Ciudadanos; Gema Aguilar de Podemos; Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu del PP; José Antonio Herraiz de VOX; Mustafa Aberchan por CPM y Jaime Bustillo por el PSOE. El objetivo, dar a conocer las propuestas que estas formaciones plantean ante problemas como el desempleo o la inmigración.

Empleo y economía
Sancho Miñano abrió el debate dejado de manifiesto que el desempleo es un problema “endémico y estructural que se acucia en los eslabones débiles”. Dejó patente que Cs defiende que “hay que dejar de asfixiar a la clase media”, a los autónomos y a la PYMES. Por ese motivo proponen derogar los contratos en precario y apostar por las contrataciones indefinidas, y “premiar a las empresas que más contraten y menos despidan”.

Podemos, por su parte, apuesta por políticas enfocadas a la defensa del medio ambiente que generen empleo. Asimismo, defendió una subida del salario mínimo interprofesional a 1.200 euros porque “al tener buen salario, la gente puede gastar y contribuir a la economía de la ciudad”.

El candidato del PP indicó que, para distribuir la riqueza, generar empleo y hacer posible que las personas se puedan desarrollar, “hay que promover la iniciativa privada”, por lo que defiende que “no se puede machacar con impuestos a los autónomos ni acometer políticas de carga fiscal que reduzcan las posibilidades para crear empresas”. En este sentido, afirmó que el PP se compromete a reducir impuestos como el de sociedades y donaciones.

El portavoz de VOX indicó que su partido busca lograr “el paro cero” tanto a nivel nacional como en Melilla, a través de iniciativas como fomentar la reindustrialización de España, la supresión del impuesto de donaciones, la simplificación de la norma para la creación de empresas y reducir el gasto público eliminando las estructuras administrativas paralelas, las televisiones autonómicas e incluso el Defensor del Pueblo.

Por su parte Mustafa Aberchán afirmó que “las cosas van mal” y que PP y PSOE en sus años de gobierno “no han hecho nada”, por ese motivo entiende que era preciso en estas elecciones concurrir con un proyecto localista como CPM con el que defender los intereses melillenses. Dijo que había que reivindicar el principio de “solidaridad que viene recogido en la Constitución, y el compromiso del Gobierno a la hora de priorizar y acabar con los desequilibrios entre comunidades” como las que padece Melilla, cuestiones que entiende que los partidos nacionales “se olvidan”.

Jaime Bustillo, del PSOE, aseguró que su partido conoce los problemas melillenses en materia de empleo y señaló que, con el devenir de los tiempos, la ciudad ha perdido aquella industria pesquera y de salazones y los atractivos como puerto franco para la exportación, y “nos hemos quedado limitado a un acceso a un mercado reducido que es Marruecos y la propia ciudad”. El PSOE “abrirá a Melilla a nuevas actividades y mercados” porque “ese es el camino”.

Saturación sanitaria
El segundo gran asunto tratado fue el de la sanidad en Melilla. El candidato de Ciudadanos aseguró que está “infrafinanciada” y que no se tiene en cuenta el importante volumen de población flotante, principalmente marroquí, que acuden a los servicios sanitarios melillenses. Dijo que el tema no se soluciona con un nuevo hospital, sino “con un plan de inversión urgente para atajar un problema que se nos puede ir de las manos”.

Gema Aguilar (Podemos) cifró en 150 los profesionales médicos que precisa Melilla, y acusó a PP y PSOE de no aportar soluciones. Habló de “constantes casos de negligencia en el hospital comarcal” y dijo que hay que acabar con la externalización de servicios y aumentar las infraestructuras.

Díaz de Otazu (PP) incidió también en la saturación de la asistencia sanitaria melillense, en especial por la carga de los pacientes marroquíes a los que “por una cuestión de Derechos Humanos no se les puede denegar esta atención”. Pero considera que “hay que hablar con Marruecos de esta realidad”. También defiende la apertura del nuevo hospital y de incentivar la venida de especialistas.

José Antonio Herraiz (VOX), expuso que su formación apuesta por una cartilla sanitaria única y evitar que la atención de los pacientes difiera según el lugar de residencia. Indicó que la atención asistencial a los inmigrantes “no se puede producir en detrimento de la atención a los españoles”.

Aberchán afirmó que existe una deuda histórica con Melilla en materia de financiación sanitaria que se eleva a 700 millones de euros, y entiende que Marruecos debe abonar los costes de la atención de sus ciudadanos en la sanidad pública española. “En Melilla tenemos una asistencia sanitaria poco saludable gracias a la poca atención del PP y el PSOE”, dijo, para asegurar seguidamente que la ciudad “cuenta con menos camas hospitalarias que Camerún”.

Bustillo (PSOE), compartió con el resto de contertulios los problemas de saturación, el que los profesionales “se muerden los puños por la impotencia de no poder hacer más de lo que hacen”, pero recordó que en el nuevo hospital “estará listo en la fecha prevista”, el gasto sanitario “se compensará” y que, de seguir en el Gobierno, el PSOE apuesta por abrir un nuevo centro de salud en Cabrerizas.

Inmigración
El candidato de Ciudadanos, Sancho Miñano, indicó que es necesario contar con una frontera “que funcione mejor” y que es necesario “escuchar a los profesionales” que desarrollan su labor en estos destinos de cara solventar las deficiencias que denuncian.

La portavoz de Podemos acusó a PP y PSOE de no haber aportado los medios técnicos y humanos que precisan guardias civiles y policías nacionales en la frontera. Considera que hay que acabar con esta situación y demandó que se den “instrucciones claras por escrito” de como desarrollar su trabajo en materia de inmigración.

El PP defiende “una frontera inteligente moderna que regule el tránsito de personas”, y el mantenimiento del rechazo en frontera sin perjuicio de dar las facilidades oportunas a los demandantes de asilo y refugio. Asimismo, propone la negociación con los países de origen y tránsito de la inmigración para frenar este éxodo con acciones y proyectos laborales que permitan a los jóvenes quedarse y no emigrar de sus países.

El portavoz de VOX no habló de construir muros, pero sí incidió en la importancia de la seguridad como elemento para el desarrollo de las sociedades. Proponen “acabar con el efecto llamada, que los que acceden de forma ilegal no puedan regular nunca su situación en España, ayudar a los países en desarrollo a combatir a las mafias dedicadas al tráfico de personas y apostar por una inmigración reglada y en origen”.

El candidato de CPM incidió en la necesidad de aportar los recursos técnicos y humanos necesarios para “garantizar la seguridad que precisan los melillenses”. Además, defendió la especialización de los cuerpos de seguridad, con la figura del agente fronterizo, con sus complementos económicos incluidos.

En relación a este tema, el portavoz del PSOE, aseguró que la frontera es más fluida, que se ha pasado de quince mil a veinte mil entradas diarias, y afirmó que, en siete meses de Gobierno, Sánchez ha aumentado en 34 el número de agentes. De continuar en el poder, afirmó que continuaría este refuerzo, y aunque “no se llegarían a los 500 que demanda Podemos, sí que estaríamos cerca”.

MENA
Los menores extranjeros no acompañados (MENA), recibió un capítulo aparte en este debate. Justo Sancho Miñano afirmó que es un asunto “que no tiene fácil solución, porque exige que Marruecos cumpla su parte y reciba a sus menores”. Por su parte la candidata de Podemos indicó que es un asunto de “derechos humanos” y pidió auditar las cuentas de la Consejería de Bienestar Social de la que dijo recibe “entre 10 y 15 millones de euros al año del Estado para el tema de menores” sin que vea resultados.

Díaz de Otazu cifró en 900 los menores que acoge la Ciudad Autónoma, que 600 están en Purísima y 450 cuentan con documentación y se conoce donde viven sus padres. “No se puede frivolizar con este tema, sino que hay que sacar a estos niños de las redes que los explotan y que no sigan en la calle”, afirmó.

VOX señala que hay que exigir a Marruecos que cumpla su parte del tratado de buena vecindad y anunció que, si llegan a gobernar, se eliminará la figura del MENA.

CPM no quiere “una ciudad jaula como la que construyen el PP y el PSOE en temas de inmigración” y recordó que el derecho internacional compromete a España a dar acogimiento a los menores y a prestar atención sanitaria a extranjeros.

Bustillo, del PSOE, aseguró que, según la Policía Nacional, se ha producido un descenso del 34% en el número de entradas de menores. En cuanto a aquellos que llegan documentados, señaló, ante una posible repatriación que, aunque se conoce quienes son sus padres, “no sabemos si las condiciones son adecuadas para el retorno de sus hijos”.

Petición del voto
En el último turno de intervenciones, la moderadora dio la oportunidad a los candidatos de pedir el voto y explicar los motivos por los que los melillenses debían respaldarles. Justo Sancho Miñano, de Ciudadanos, se comprometió a trabajar por la ciudad y a no callarse. Afirmó que el proyecto que tiene su partido para España es el de “la unión entre los españoles”, y se mostró convencido de que “hace falta unión, trabajo, justicia, igualdad de oportunidades y una España mejor”.

Gema Aguilar de Unidas Podemos, afirmó que su formación es “la alternativa a la derecha más reaccionaria y al PSOE inmovilista. Somos el voto útil para impedir que vuelva el PP”, apostilló.

Díaz de Otazu, del PP, afirmó que Pedro Sánchez pactó con independentistas y con los “enemigos de la convivencia, dispuesto a hacer una España desequilibrada para mantenerse en el poder”. Por el contrario, el PP “apuesta por la concordia, por abandonar mirar a Franco para gobernar como hacen otros, y apoyamos la solidaridad interterritorial, sin autonomías de primera y segunda”.

José Antonio Herraiz de VOX, aseguró que el suyo es un partido que está “por España y por todos los españoles”, una formación con vocación de servicio.

Mustafa Aberchán, de CPM, manifestó: “Estamos comprometidos con la ciudadanía melillense, con su diversidad cultural, social y religiosa”, y aseguró que lo que defienden es que se apliquen en Melilla los derechos que recoge la Carta Magna a todos los niveles.

Cerró el turno el candidato del PSOE, Jaime Bustillo, que afirmó que los socialistas “queremos hacer real el tipo de país en el que nos gustaría vivir, en el que las opciones personales no se impongan, sino que cada quien pueda vivir como quiera o con quien quiera, y mirar hacia el futuro”, apuntó.

Críticas, reproches y buenas formas
A lo largo del debate se vivieron algunos conatos de enfrentamiento, que quedaron en nada. Como por ejemplo cuando la portavoz de Podemos afirmó que “el PP miente”, que ha sido “condenado por corrupción”, y que junto a VOX forman parte de la “ultraderecha más recalcitrante”. En la réplica, Díaz de Otazu explicó que “un argumento puede ser falso, pero decir que alguien miente es un juicio de valor a evitar”. Aseguró que el PP apuesta por “la cohesión y no por el enfrentamiento entre comunidades”.

Sancho Miñano dejó patente que con el enfrentamiento nada se logra y afirmó que, “evidentemente, hace falta más voluntad de acuerdo y diálogo”. “Hay que buscar lo que nos une y no lo que nos separada o no vamos a llegar a nada”, sentenció.

Bustillo criticó las propuestas de bajar los impuestos porque se pone en peligro la recaudación que hace posible el sostenimiento de servicios como la sanidad o la educación: “Hundir la recaudación del Estado me da miedo”, aseguró.

Mustafa Aberchan y Díaz de Otazu protagonizaron uno de los momentos más distendidos del debate cuando el presidente de CPM se dirigió en dos ocasiones al candidato del PP por su cargo de general, a lo que el popular le recordó que también podía dirigirse a él por su nombre de pila. Aberchán indicó que con la entrada de militares en las candidaturas políticas se había acabado con una situación incomprensible.

A pesar de todo, se mantuvieron las buenas formas, aunque los nervios delataron a más de uno la inexperiencia.