www.melillahoy.es

Últimas horas de campaña

viernes 26 de abril de 2019, 04:00h
Es importante que los melillenses participen en las elecciones y que este domingo la protagonista no sea, una vez más, la abstención. Los problemas de nuestro país, y de nuestra ciudad en concreto, nos afectan a todos, y por ello ir a votar debe ser tomado como una obligación moral más que como un derecho
Esta noche, cuando las manecillas del reloj marquen las doce, se pondrá fin a una campaña electoral muy intensa para todos, pero especialmente para los partidos en liza, ocho en total en el caso de la circunscripción de Melilla, que en los últimos quince días han recorrido la ciudad de cabo a rabo para intentar hacer llegar sus propuestas electorales a todos los melillenses.
Aunque todo el mundo coincide en que la campaña electoral de los comicios autonómicos que está a la vuelta de la esquina será más intensa y tendrá una mayor repercusión en nuestras calles, cierto es que la antesala de estas elecciones generales tampoco se ha quedado atrás y ha dejado patente que ninguno de los partidos, y muy especialmente PP, PSOE, Coalición por Melilla y Ciudadanos, ha estado dispuesto a ponérselo fácil al contrincante.
La campaña del 28-A, que esta medianoche echará abajo el telón para dar paso a la jornada de reflexión, no ha estado exenta de polémicas, con el voto por correo como cuestión de fondo. Tal ha sido la afluencia de electores que han querido ejercer su derecho por correspondencia, que la Junta Electoral Central ha tenido que ampliar el plazo en toda España hasta hoy a las 14:00 horas, dada la imposibilidad de dar respuesta a tanta demanda. Las carencias que sufre el servicio postal por la falta de medios, que tantas veces han denunciado los sindicatos y trabajadores, han quedado demostradas en un periodo clave como son unas elecciones. Pero en Melilla, además, la cuestión del voto por correo ha vuelto a estar en el centro de la diana por aquellos que han querido levantar sospechas sobre el uso que se ejerce sobre esta alternativa que se nos da a los españoles de acudir de forma presencial a las urnas. Esto se ha convertido ya en un triste clásico, al igual que las denuncias acerca de presiones al electorado en los barrios periféricos. Con más seguridad, probablemente, se daría solución a estas cuestiones que echan leña al lema de “Melilla is different”.
En cualquier caso, esta medianoche la suerte estará echada para los distintos partidos políticos, que el próximo domingo se enfrentarán a una importante jornada electoral en la que se decidirá no sólo el color político de los tres escaños de Melilla, sino también el del Gobierno que liderará nuestro país en los próximos cuatro años. Es importante que los melillenses participen en las elecciones y que este domingo la protagonista no sea, una vez más, la abstención. Los problemas de nuestro país, y de nuestra ciudad en concreto, nos afectan a todos, y por ello ir a votar debe ser tomado como una obligación moral más que como un derecho.