www.melillahoy.es

Estamos de enhorabuena

jueves 02 de mayo de 2019, 04:00h
Estamos de enhorabuena porque nuestro aeropuerto pasa de los tres destinos que tenía, a siete de un día a otro, y pronto serán nueve, ya que este verano volverán a operar las rutas vacacionales a Gran Canaria y Mallorca. Es, sin duda, una gran noticia en un sector clave para nuestra ciudad como es el transporte
El aeropuerto de Melilla acaba de dar un salto cuantitativo en el número de destinos con la recuperación de líneas aéreas que tuvo antaño, pero que se perdieron por falta de rentabilidad. Desde ya, los melillenses podemos volar directamente a Barcelona, Sevilla, Almería y Granada, además de a Málaga, Madrid y Ceuta, destinos con los que ya contaba nuestro aeródromo.
El regreso de las líneas de Almería, Granada y Sevilla ha venido de la mano de su declaración como Obligación de Servicio Público (OSP), una realidad que se ha hecho esperar unos meses más de lo que estaba previsto, ya que hay que recordar que todos los pasos administrativos se habían dado con la idea de que echaran a volar a finales del año pasado. Finalmente ha sido en mayo, pero nunca es tarde si la dicha es buena, porque devolver a Melilla estos tres puentes que había perdido en el pasado es muy importante no solo porque nos acerca al resto del territorio nacional, sino también por lo que significa para las posibilidades de desarrollo turístico en esta ciudad.
Y decimos esto porque los precios máximos que se han fijado para estas rutas no son inalcanzables, ni mucho menos, para el conjunto de la población. Los residentes en Melilla podrán coger el avión que les llevará a Almería y Granada por 85 euros ida y vuelta. El de Sevilla, por estar algo más lejos, costará 105 euros ida y vuelta. Son buenos precios, pero lo más interesante es el hecho de que esas tarifas no puedan superar nunca esos límites por estar fijados en un pliego de condiciones, algo muy importante por el sablazo que supone a los melillenses ir a la península en avión en un viaje de urgencia.
Con este panorama, se abre una enorme brecha entre estas tres líneas de OSP y las líneas de Málaga y Madrid, que son las más demandadas por los melillenses. Dos rutas que, al estar en el libre mercado, dependen de las tarifas que pongan las compañías que las operan, al contrario de las rutas de OSP de Almería, Granada y Sevilla. De ahí los precios prohibitivos en los viajes de última hora, la mayoría de los cuales no se pueden prever por responder a causas de fuerza mayor.
Lo deseable sería que esa declaración de las líneas OSP, subvencionadas por el Estado con tres millones de euros en los presupuestos de 2018, también se extendiera a las líneas de Málaga y Madrid, por ser las más estratégicas para los melillenses. Es cierto que estas dos conexiones aéreas ya están siendo prestadas en el libre mercado y no puede darse una intervención estatal, pero no deja de ser paradójico que volar a Almería, Granada y Sevilla, tres líneas que está bien que tengamos, pero que son las menos utilizadas (y por eso fueron suprimidas), sea más barato que hacerlo a Málaga y Madrid, los dos destinos que más interesan a los melillenses. Por eso, no estaría de más que se intente buscar la manera de que las rutas de Málaga y Madrid no salgan perdiendo porque son, como demuestran los números, las más importantes en nuestro aeropuerto.
En cualquier caso, estamos de enhorabuena porque nuestro aeropuerto pasa de los tres destinos que tenía, a siete de un día a otro, y pronto serán nueve, ya que este verano volverán a operar las rutas vacacionales a Gran Canaria y Mallorca. Es, sin duda, una gran noticia en un sector clave para nuestra ciudad como es el transporte.