www.melillahoy.es

El capitán López Martín insta a seguir “el ejemplo de unión entre pueblo y ejército” del 2 de mayo de 1808

El capitán López Martín insta a seguir “el ejemplo de unión entre pueblo y ejército” del 2 de mayo de 1808
(Foto: Guerrero)

Ayer se conmemoró el 205 aniversario del levantamiento del pueblo de Madrid para expulsar a las tropas francesa de España

viernes 03 de mayo de 2019, 04:00h
La explanada Héroes de Melilla de la Base Alfonso XIII acogió ayer la parada militar con la conmemorar los hechos acaecidos el 2 de mayo de 1808 en el parque de Artillería de Monteleón, elogiando así a los héroes de la Independencia Española muertos en acto de servicio. Ayer se les recordó en el 205 aniversario de estos hechos. En el acto, el capitán Manuel López Martín instó a seguir “el ejemplo de unión entre pueblo y ejército” de aquella gloriosa jornada.
El acto se inició con el pase de revista del comandante general de Melilla, José Miguel de los Santos Granados, a la formación compuesta por la Plana Mayor de Mando del Regimiento de Artillería Mixto nº32 (RAMIX-32), Escuadra del Regimiento, Unidad de Música y Banda de Guerra de la Comandancia General de Melilla, un grupo del GACA I/32 y otro del GAAA VII/32 compuestos ambos por dos Baterías, y una sección de ornamentación con cuatro piezas clásicas. La formación estuvo al mando del teniente coronel Enrique Barrio Mellado, jefe de la Plana Mayor del Mando del RAMIX-32.

Tras recordar brevemente los inicios de la Artillería en Melilla, las autoridades procedieron a la imposición de condecoraciones. En concreto, se impusieron una Placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo; así como una Encomienda y dos Cruces de la mencionada orden; así como trece Cruces al Mérito Militar con Distintivo Blanco y ocho Cruces de Bronce de la Cruz de la Constancia en el Servicio.

Lección del 2 de Mayo
Justo después, el capitán Manuel López Martín, hizo lectura de la Lección del Dos de Mayo, con la que recordar la “heroica hazaña de los capitales de Artillería Luis Daoiz y Torres y Pedro Velarde y Santillán”. Recordó que España había sido invadida por el Ejército francés y la mañana del 2 de mayo de 1808, una multitud se encontrada congregada en la Plaza de la Armería del Palacio de Oriente.

La agitación iba en aumento y el general francés Murat decidió evitar el posible intento de rebelión disparando sin previo aviso a la multitud provocando una masacre y el pánico. Los madrileños habían salido a la calle armados con cualquier utensilio para enfrentarse a los franceses. Conscientes de que tenían que armarse, acudieron al Parque de Artillería, donde se encontraba una compañía al mando del capitán Daoiz. El capitán Velarde se encontraba en el Estado Mayor, pero bajó al Parque y por el camino hizo un alto en el Cuartel del Regimiento de Voluntarios del Estado, donde su coronel le cedió una compañía con 33 fusileros y así marchar unidos, para defender España.

Al llegar al Parque, se dirigió a Daoiz y le solicitó que entregase armas y éste no se resistió y gritó: “Las armas al pueblo”. Este ejemplo de unión entre pueblo y ejército “debemos mantenerlo hoy en día mediante nuestro esfuerzo diario de tal forma que nuestras fuerzas armadas continúen siendo una de las instituciones mejor valoradas por nuestra sociedad y un orgullo para la misma”, señaló el capitán Manuel López Martín.

Prosiguió con el relato de aquel 2 de mayo señalando que se presentó en el Parque de Artillería un batallón de infantería francés, que se dio a la fuga tras la lluvia de disparos de fusilería, lo que fue “un éxito inicial para los españoles”. Los intentos posteriores de los franceses de traspasar la línea de la artillería española fracasaron, aunque el último disparo de los defensores se tuvo que hacer con piedras.

Valor y Honor
“Quiero reseñar la determinación y la firmeza con la que se realizó la defensa por parte de los españoles. Sin estos valores, propios de nuestra forma de ser como españoles, y que están presenten en nuestros genes desde el principio de nuestra historia, no habría sido posible tal heroica resistencia”, dijo.

El capitán Manuel López Martín subraya de aquella gesta en la que perdieron la vida 410 españoles, entre ellos Daoiz y Velarde, los valores de “valor y honor” que legaron. “El valor es lo que da soporte al honor y fue lo que permitió que nuestros soldados llegaran a dar su propia vida por defender a su pueblo en aras de la libertad y así, de esta manera, la Patria su nombre engrandecer”.

Finalizó su discurso recordando a los “1.506 militares muertos en esta tierra africana, en defensa de nuestro pueblo a lo largo de las diversas contiendas que tuvieron lugar posteriormente a la Guerra de la Independencia y cuyos nombres tenemos inscritos en la Sala de Honor de esta unidad para que de esta manera se pueda perpetuar el legado que nos dejaron estos otros héroes españoles”.

Tras concluir la lección del 2 de Mayo, tuvo lugar el momento más emotivo del acto castrense. En concreto, el acto en honor a los que dieron su vida por España. Después, la formación entonó el Himno de Artillería incluyendo las salvas de cañones y, a continuación, se despidió al Estandarte y se llevó a cabo el desfile a pie.