www.melillahoy.es

Ventura alerta de la llegada de numerosos adolescentes marroquíes huyendo de la mili

Instalaciones del Centro Purísima
Instalaciones del Centro Purísima

También señala el consejero que se ja proyectado la construcción de una segunda ala en el centro de reforma y un nuevo módulo de primera acogida en purísima

sábado 04 de mayo de 2019, 04:00h
El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, asegura que se está “intensificando” la llegada a la ciudad de adolescentes marroquíes, en torno a los 17, que dicen huir de su país, “alentados por sus familias” para no ser llamados a filas una vez se ha reinstaurado el servicio militar obligatorio para hombres y mujeres de entre 19 y 25 años. La pena es de un mes a un año de cárcel para los que no atiendan la orden.
En rueda de prensa, denunció el consejero que el fenómeno de la inmigración de menores marroquíes “que venía ocurriendo, se va intensificando porque hay jóvenes de unos 17 años que salen del país porque los llaman a filas y cuando les llega la carta de ingreso, se marchan” de Marruecos, y “esto ocurre cada vez más”.

Servicio Militar
Son los propios adolescentes cuando llegan a los centros de acogida de Melilla los que alegan este motivo para dejar su país, porque “no quieren hacer el servicio militar y algunos salen animados por sus padres”.

Reconoce el consejero que por el momento no cuentan con cifras estadísticas que detallen este fenómeno, pero sí que “los directores de los centros de protección nos dicen que se está dando un aumento de jóvenes con este perfil”.

Marruecos ha reinstaurado el servicio militar obligatorio para hombres y mujeres de entre los 19 y los 25 años y la pena es de un mes a un año de cárcel para aquellos que traten de escapar a esta nueva obligación.

Señala el consejero que la llegada de menores marroquíes continúa, que la media es de entre 3 y 4 entradas diarias, y que el centro de acogida de Purísima mantiene la cifra de residentes entre 650 y 670.
“Parece que en la calle hay algo menos, aunque se ven, pero no son los grandes movimientos de masas que había antes, sino que parece ser que la impermeabilidad del puerto comercial, ha hecho que las opciones que tenían de irse de polizones se han minimizado, y han provocado que tengan menos interés en llegar a Melilla”, dijo.

Devoluciones
Daniel Ventura mostró sus dudas sobre que Marruecos vaya a aplicar el acuerdo de repatriación suscrito con España y que sean reintegrados a su país los “ocho mil menores marroquíes” que acogen las comunidades autónomas.

El consejero negó, por tanto, que se vaya a repatriar a 23 menores acogidos en Madrid y aclara al respecto que una comisión marroquí estudia en la capital, junto a la Fiscalía, los expedientes de estos jóvenes que cuentan con antecedentes penales para decir si se regresan a casa o no, por lo que “no es cierto que Marruecos empiece a repatriar”.

Indicó desconocer si esa comisión marroquí se desplazará a otras comunidades españolas pero recuerda que fue el ministro del Interior el que habló de conversaciones con el reino alauita para poner en marcha un proceso de repatriación que “aún no se ha activado” y reitera “que lo adecuado” es que los jóvenes vuelvan a su país.

El centro de reforma contará con una nueva ala
El consejero de Bienestar Social, Daniel Ventura, anunció ayer que junto a los técnicos de la Consejería de Fomento se han estudiado varios proyectos de mejora y actuación centrados en el colectivo de menores. El primero de ellos apuesta por dotar al centro de reforma de menores infractores de una nueva ala, al objeto de atender a las actuales necesidades. “Cuando se creó el centro en su momento se pensó que no era necesario hacer un ala más, pero ahora con la experiencia de años de la llegada de tantos menores extranjeros no acompañados que ha supuesto un aumento en los casos de menores que cometen delitos, se nos plantea la necesidad de crear esta nueva ala”, explicó. Fomento ha comenzado el diseño.

El segundo proyecto en el que se trabaja es el de crear un nuevo módulo de primera acogida en el centro de Purísima, “que sabemos que va a servir poco tiempo para ello, porque la llegada de menore es continua porque la frontera es un coladero”. Es decir, que está convencido de que aunque el nuevo módulo se abra con capacidad para 30 o 40 niños en primera acogida, “en poco tiempo serán 70, con lo que se demuestra lo que decimos del fenómeno de la migración de menores, de que su número crece cada día”.