www.melillahoy.es
Quevedo señaló que el Pantano de las Adelfas, dependiente de la CGH a cargo del Gobierno de la Nación, lleva varios meses inoperativo por averías en algunas piezas
Ampliar
Quevedo señaló que el Pantano de las Adelfas, dependiente de la CGH a cargo del Gobierno de la Nación, lleva varios meses inoperativo por averías en algunas piezas

Los pozos que suministran agua a la red trabajan a su máxima capacidad para asegurar el agua en Ramadán

Quevedo subraya que la Ciudad intentará evitar las restricciones de agua en las madrugadas aunque recuerda que este año, a diferencia del anterior, Melilla no puede contar con reservas de agua en el Pantano de las Adelfas

jueves 09 de mayo de 2019, 04:00h
El Gobierno de Melilla avanzó ayer que durante el mes sagrado de Ramadán, que empezó el lunes en la ciudad, hará un esfuerzo importante para intentar evitar que se puedan dar restricciones en el suministro de agua durante las madrugadas, al aumentar la actividad de la población musulmana en ese periodo. El consejero de Coordinación y Medio Ambiente, Manuel Ángel Quevedo, informó de que todos los pozos que suministran agua a la red están trabajando a su máxima capacidad para que prácticamente ninguna vivienda de Melilla sufra restricciones de agua durante la noche.
Si no fuera imposible evitar los cortes de agua, Quevedo indicó que se producirán entre las 3.00 y las 5.00 horas, periodo en el que apenas hay demanda. En cualquier caso, aclaró que se trata de una intención y que la Ciudad Autónoma hará todo lo posible para conseguirlo, para lo cual ha cambiado bombas y tuberías de distintos pozos para que tengan el máximo caudal posible y trabajen con el mayor rendimiento en este mes sagrado.
Quevedo señaló que estas medidas son necesarias debido a que este año, a diferencia del anterior, Melilla no puede contar con reservas de agua en el Pantano de las Adelfas, dependiente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), que lleva varios meses inoperativo por averías en algunas piezas.
El consejero indicó que el año pasado era más fácil compensar con agua del pantano alguna posible restricción, algo que no ocurrirá en este, si bien insistió en el esfuerzo que se ha hecho para intentar que no les falte agua a aquellas familias que no tienen depósitos de agua en sus viviendas en estas semanas de Ramadán, en las que gran parte de la población hace vida por la noche.