www.melillahoy.es

CPM cree viable promover cada año una oferta de empleo de 180 nuevas plazas en la ciudad Autónoma

Coalición por Melilla presentó ayer a los integrantes de su lista electoral
Ampliar
Coalición por Melilla presentó ayer a los integrantes de su lista electoral

Es uno de los puntos del programa electoral, en el que se apuesta por la participación ciudadana

domingo 12 de mayo de 2019, 04:00h
El presidente de CPM y candidato a la Presidencia de la Ciudad, Mustafa Aberchán, afirmó que, según un estudio de viabilidad, se comprometen a promover cada año una oferta pública de 180 nuevos puestos de trabajo en la administración local, con lo que se podría ampliar la plantilla de la Policía Local y reforzar otras áreas. Esta es una de las iniciativas que recoge el programa electoral del partido, en el que se apuesta por la inversión en tecnologías limpias y la creación de empleo.
Aberchán aseguró que el programa electoral de CPM está hecho “por melillenses para los melillense” que además “garantiza la participación” ciudadana a través de la Consejería de Juventud, la Consejería de Frontera, Comercio y Turismo y los concejales de distrito.

Propuestas
Según dijo, uno de los elementos fundamentales del programa es su capítulo de inversiones, que contempla distintas medidas encaminadas a la creación de puestos de trabajo, como por ejemplo llevar a cabo un cambio de acerado en toda la ciudad, posibilitando además la creación en Melilla de una empresa que se dedique a la confección de baldosas, con lo que además se generaría empleo y un nuevo tejido productivo.

Afirmó Aberchán que, según un estudio económico que han realizado, sería “viable que cada año salgan 180 plazas de oferta pública, pensadas en especial “para los jóvenes que no tienen esperanza de poder quedarse en su tierra”. Afirma que el coste anual sería de unos 8 millones de euros. De esta forma se podría reforzar la plantilla de la policía local y otros servicios municipales.

Otra línea de actuación sería la liberación de terreno público para la implantación de una fábrica, incluyendo capital melillense, dedicada al montaje de vehículos eléctricos e híbridos. La disponibilidad de suelo en zonas cercanas al mar permitiría poner en marcha iniciativas que contribuirían a “dibujar una ciudad distinta a la que tenemos, posibilitando la construcción de nuevas promociones de viviendas”.

Energías limpias
CPM propone también “invertir en energías limpias y lograr, de paso, abaratar el consumo eléctrico de los melillenses”. Propone seguir el ejemplo de Andalucía, “que es una de las primeras comunidades en producir energía limpia y abaratar los recibos de la luz, y de hecho en Cádiz se ha abaratado en un 60% la factura eléctrica”. Defiende que Melilla también puede apostar por esta línea de actuación.

Los cepemistas incluyen en su programa otras iniciativas ya expuestas que buscan generar empleo y mover la economía local. Una de esas propuestas es el aeropuerto intercontinental en el mar, que sin duda contribuiría a que Melilla fuese de verdad “una capital europea, puente de políticas de desarrollo”. En materia de infraestructuras, el programa electoral no olvida las deficiencias del servicio de agua de la ciudad.
“No solo debemos garantiza cantidad, sino la calidad y hacerlo de forma inmediata. No podemos trabajar en legras, sino en obras reales. Y pensamos que lo que fue una medida acertada hace 20 años lo sigue siendo, a la hora de facilitar agua de calidad a los ciudadanos antes de que el cuarto modulo de la desaladora produzca esa agua que estamos buscando”, dijo el presidente de Coalición.

“La granja particular de Imbroda”
Por otra parte, Aberchán acusó al presidente Imbroda de convertir la Ciudad en “una granja particular”, porque afirma que “no es posible que el 80% de los trabajadores del Ayuntamiento dejen sus funciones de servicio al pueblo para dedicarse a la ambición de Imbroda”.

Por ese motivo dijo que la Delegación del Gobierno “tiene que investigar esta ofensa para los melillenses, porque no se puede tolerar que secuestre el servicio de los melillenses para una ambición personal”.

Le preguntó también a Imbroda que, si al querer explicar que en las elecciones municipales no se vota a Pablo Casado, Pedro Sánchez o Albert Rivera, “si ha recuperado la memoria de la UPM o si se avergüenza del que hoy es su partido”. Señala el cepemista que quienes representan unas siglas nacionales “no deben avergonzarse de las siglas o estructura de su partido, salvo que pretenda otra cosa”.