www.melillahoy.es

BALONCESTO - LEB ORO

Caleb Agada fue el máximo anotador del encuentro, con 21 puntos
Caleb Agada fue el máximo anotador del encuentro, con 21 puntos (Foto: Guerrero)

El decano gana y viaja a Pucela con todo por decidir

MELILLA BALONCESTO 76-70 CAMAMBERRI VALLADOLID

domingo 12 de mayo de 2019, 04:00h

El Melilla Baloncesto logró ayer un importante triunfo al imponerse al Carramimbre Valladolid por 76-70, en el segundo partido de la eliminatoria de cuartos de final de los Play-Offs de ascenso a la Liga ACB. Los hombres de Alejandro Alcoba, tras un comienzo algo titubeante, supieron defender mejor a los hombres importantes del cuadro pucelano, que aunque estuvieron acertados, no fue suficiente como para que al decano se le escapase la victoria, aunque hubo que esperar al último cuarto para que los melillenses sentenciasen un partido que iguala la eliminatoria para viajar a Valladolid con todo por decidir, si bien ahora con el factor cancha en contra.

El partido comenzó con una canasta de Gjuroski, que se estrenó como anotador del Melilla Baloncesto, pero rápidamente los de Paco García cogieron ventaja en el marcador para poner el 2-4, respondiendo Urtasun con un triple, pero los visitantes, con un parcial de 0-8, se colocaron 5-12, teniendo que solicitar tiempo muerto el entrenador melillense a falta de 5’57” para el final del primer cuarto.

Un triple de Gjuroski, que ayer sí que estuvo entonado, y una canasta de Rubio rompieron la mala racha local (10-12), pero el Valladolid respondió con un 0-4 de parcial y puso el 10-16 a 2’45” para el término del primer acto, aunque el decano reaccionó y se colocó por delante a 20” de la conclusión. Un triple de Gantt dejó el electrónico con ventaja pucelana al final del primer acto (17-19).

El comienzo del segundo cuarto comenzó con un triple Gantt, al que respondió Agada. Tras un intercambio de canastas, el marcador reflejó un 24-25 a 6’50” para el descanso. Los de Alcoba lograron ponerse por delante (30-28) y Paco García solicitó tiempo muerto a 5’55” para llegar al intermedio, rebajando la diferencia en un puntos (36-35), manteniendo la misma hasta el descanso (38-37).

El tercer cuarto se inició con una canasta de Rubio a la que respondió Gantt con un triple y otro de Gjuroski. El decano alcanzó la máxima diferencia a 5’40” (49-42), pero una reacción pucelana apretó el electrónico hasta empatar el partido (51-51), que deshizo Urtasun con un triple a dos minutos del final llegándose a la conclusión del tercer parcial con ventaja melillense (56-53).

El último cuarto, y con todo por decidir, comenzó con un parcial de 5-0 para el decano, tras un triple y una canasta de Gjuroski (61-53), aunque Torres se encargó de romper la racha local.

Pero en esta ocasión, al contrario que el pasado jueves, el Melilla Baloncesto supo gestionar mejor las jugadas, manteniendo las diferencias a falta de 6’36” para el final del partido (65-57), entrando en los últimos cinco minutos con 67-61 para los de Alcoba. Una canasta de Agada puso el 69-61 a 4’54”, con el consiguiente tiempo muerto de Paco García, y un triple Reyes apretó el marcador hasta el 69-64, aunque tras un intercambio de canastas, Alcoba solicitó tiempo muerto a 3’12” para el final (71-66). El Melilla Baloncesto supo mantener la ventaja e incluso aumentarla, para finalizar el choque con un merecido 76-70. La próxima cita, el jueves, en Valladolid, a partir de las 21’00 horas.