www.melillahoy.es

Educación destina 250.000 euros en ayudas a los centros concertados de La Salle, Buen Consejo y Enrique Soler

Momento de la firma entre La Salle, Comamel, Buen Consejo y el consejero Miranda
Momento de la firma entre La Salle, Comamel, Buen Consejo y el consejero Miranda (Foto: Guerrero)

El dinero se destinará a actuaciones que van desde la instalación de pizarras digitales, a obras de techado y megafonía

jueves 16 de mayo de 2019, 04:00h
El consejero de Educación, Antonio Miranda, firmó ayer los convenios de colaboración por los que el Buen Consejo, Enrique Soler y La Salle-El Carmen se repartirán una partida de 250.000 euros para distintas actuaciones. Los responsables de estos centros concertados agradecieron la ayuda de la Consejería que les permitirá llevar a cabo distintas actuaciones de mejora. Consideran que colaborar con la escuela concertada es apostar también por la libertad educativa.
Miranda explicó que este convenio se mantiene desde hace años y lo justificó alegando que los estudiantes que acuden a estos centros concertados son también niños de Melilla que merecen recibir una educación de calidad. “Es una satisfacción ayudarles”, manifestó el consejero de Educación.

Además de felicitarles por la labor que realizan, detalló que la partida de 250.000 euros prevista para los centros concertados se distribuye en los 90.000 euros que recibirá el Enrique Soler y los 80.000 euros que La Salle y el Buen Consejo percibirán cada uno. Aclaró Miranda que los centros públicos también cuentan con el apoyo económico de la Consejería y de la Ciudad.

Enrique Soler
El presidente de la cooperativa Comamel que gestiona el Enrique Soler, Álvaro González, explicó que este convenio nació en 2013, año en el que, como consecuencia de la crisis económica, el Ejecutivo central aplicó una serie de recortes económicos que afectaron también a los centros concertados.

En el caso del Enrique Soler, el recorte fue de 396.000 euros que afectaban tanto a los salarios de los profesores como a los gastos corrientes. Se promovió un encuentro con los otros dos centros concertados de Melilla que decidieron acudir a la Ciudad Autónoma en busca de ayuda para poder seguir funcionando.

En el caso del Enrique Soler, la partida de este año se destinará, entre otras actuaciones, a la renovación e instalación de pizarras digitales en todo el centro.

Próspero Bassets, director de la Salle, agradeció a la Consejería “no solo la gestión y ayuda, sino la parte humana, que es la que aporta Antonio Miranda y su apuesta también por los centros concertados de la ciudad que nos sentimos apoyados”. Respecto al problema económico que tuvieron, “es justo decir que el presidente de Comamel ha hecho un trabajo excepcional abanderando este equipo” para lograr la “integración de los centros concertados en la educación melillense”.

La Salle
El director de La Salle, detalló que la subvención de este año se va a invertir en mejoras de climatización del colegio, una operación “costosa” cuando se trata de actuar sobre un edificio “antiguo, histórico y singular”. Ahora las aulas dispondrán también de este servicio, como ocurre con el resto de la red de centros.

Por otro lado, el dinero servirá para sufragar parte de la importante obra de restauración que se ha llevado a cabo en la capilla del centro, una instalación que sirve también como salón de actos. “Ha habido que hacer una reforma estructural por cuestiones de seguridad. El resultado es excepcional y lo presentaremos en breve”. Indicó que también se instalará una nueva megafonía y se renovarán las luminarias.

Buen Consejo
La hermana Matilde de Sena, directora del Buen Consejo, reiteró lo señalado por sus compañeros, en el sentido de que “no es tanto la ayuda económica, que tiene su relevancia, como el calor humano del consejero Miranda”. Afirmó que, como centro religioso, conjugar lo que es ofrecer una educación de calidad con unos valores determinados “no es fácil”, de ahí que la ayuda de la Ciudad Autónoma sea fundamental. Manifestó, en este sentido, que la subvención de la Consejería es “una clara apuesta por la libertad de enseñanza”.

En cuanto al destino de la subvención de este año, indicó que servirá para techar una galería que conecta con varias aulas, y se impermeabilizará el suelo. Se pretende mejorar la megafonía y el salón multiusos. En la medida de lo posible, se renovarán ordenadores, se cambiarán luminarias por sistema LED y se cambiarán algunas puertas.




Premio a la mejor nota de Selectividad
Por otra parte, el consejero de Educación anunció la convocatoria, un año más, de los premios extraordinarios de Bachillerato a los que pueden concurrir los estudiantes melillenses que se presenten este año a la prueba de acceso a la universidad, la antigua Selectividad. Se concederá, como en ediciones anteriores, un premio en metálico de tres mil euros al estudiante con la mejor nota de toda Melilla, al tiempo que se entregarán premios a la mejor primera y segunda nota de PAU en cada instituto, dotados con 1.200 y 800 euros respectivamente.

Miranda explicó que las bases de la convocatoria se remitirán a Intervención para su posterior fiscalización, antes de que puedan ser aprobadas por el Consejo de Gobierno. La Consejería destinará a este programa un presupuesto de 19.000 euros.