www.melillahoy.es
El candidato a Presidencia local del partido de Ciudadanos Melilla, Eduardo De Castro.
El candidato a Presidencia local del partido de Ciudadanos Melilla, Eduardo De Castro.

“C’s tiene muy claro que con nuestro voto no se va a hacer presidente ni al señor Imbroda, ni al señor Arbechan”

Eduardo De Castro, candidato a la Presidencia local, mantiene que su partido “tiene los pies en el suelo y no está proponiendo historias que pertenecen a otras épocas”, además añade que la agrupación naranja “sigue creciendo”

domingo 19 de mayo de 2019, 04:00h
El candidato a la Presidencia de la Ciudad Autónoma de Ciudadanos, Eduardo De Castro, deja claro que su grupo político “no va a pactar ni con PP, ni con CPM”, en caso de que fuese necesario tras los resultados del próximo 26 de mayo. Por otro lado, destaca que “la campaña electoral no ha sido limpia”. En cuestiones de Economía, Educación y Seguridad, el responsable naranja apuesta por “cambios” que mejoren Melilla.

- ¿Ha sido una campaña electoral limpia?
- Nosotros al principio esperábamos una campaña limpia por parte de los demás, porque nosotros no entramos en el barro. No entramos en el barro por una razón sencilla, porque tenemos educación, porque tenemos otra manera de ver la política y, sobre todo, porque en el barro siempre nos van a ganar. Los que hacen política en el insulto, en el descrédito, en la calumnia, en la mentira, etc., llevan tantos años haciendo eso que son expertos y no podemos, ni queremos porque no es nuestra condición.
Hay que dignificar la política. La gente está cansada de los políticos por ese tipo de actitudes, nosotros no vamos a entrar ni en insultos, ni es historias de este tipo. La gente tiene que ver eso, quien juega limpio y quien no. Es más, el insulto sube de tono conforme el nerviosismo se mete en el cuerpo de los que están viendo que pueden perder, si en esta semana sube el tono, es una indicación clara de que saben que están perdiendo.
Desde luego, si la gente elige por insulto gana el PP, seguro, esperemos que no.


- ¿Cree que los resultados de las elecciones generales se puedan repetir en las del 26 de mayo?
- La gente parece que juega con el miedo. Está demostrado que los ciudadanos no votan igual en las generales que en las locales, y aún con esa norma Ciudadanos sigue creciendo. Yo creo que vota de forma distinta, su voto es diferente y, por ello, solemos sacar más respaldo en las locales que en las generales.


- En las elecciones generales obtuvieron 1.000 votos más, ¿Cree que esto también se reflejará en las del 26 de mayo?
- Estoy convencido de que sí. Hemos crecido porcentualmente un 30% con respecto a las anteriores elecciones. Hemos aumentado 1.000 votos, a pesar de la evolución de este partido. Creo que la gente intenta o quiere más seriedad en la política y, con todos mis respetos a los demás, creo que somos los más serios. Estamos con los pies en el suelo y no estamos proponiendo historias que pertenecen a otras épocas y que no tienen nada que ver.
Además, creo que no es lo más conveniente para esta ciudad, sinceramente; ya está bastante radicalizado el tema para que venga más gente y siga empeorándolo aún más. Melilla necesita todo lo contrario: sentido común, centralizarse y hacer de ella una ciudad inclusiva y no exclusiva de cierta gente.


- ¿Puede haber una fracturación del voto con la aparición de nuevos partidos?
- Puede ser, aunque yo creo que los nuevos partidos no van a llegar y si llega alguno será a costa del Partido Popular que está evidentemente muy desgastado. Pero no creo que la cosa vaya a cambiar en este sentido, yo veo que esto estará más o menos igual.


- Esta semana pasada, se celebró la primera mesa redonda con diferentes AMPA, donde se puso en relieve la situación de la Educación en Melilla ¿Cómo va a afrontar Ciudadanos esta cuestión si entrase en el Gobierno local?
- Esta cuestión compete principalmente al Ministerio de Educación. Pero es evidente que no se puede tener esas ratios tan altas, es evidente que lo que hace falta, para bajar esos índices, es construir nuevos centros. Hace falta tener más profesorado y controlar la escolarización de los niños.
El derecho a la Educación es algo básico, pero hay que medir, hay que ajustarnos a las medidas que tenemos. Tenemos que buscar la fórmula y desde la Ciudad lo que podemos hacer es convenios y un gran contrato para reparar todos los defectos que hay en los colegios y que no se han reparado con el paso de los años. Todas esas obras hay que retomarlas y hay que renovar todo lo que hay. Además de hacer todo lo posible para liberar terreno, algo que no se ha hecho, absolutamente nada, durante esta legislatura. Lo único que se ha hecho, por parte del Ministerio y de la Ciudad Autónoma son unas aulas modulares, que precisamente no es lo más cómodo para impartir clase.
Por lo tanto, nuestro compromiso sería fomentar la construcción de nuevos centros y lo que hay mantenerlo y reformarlo, porque todos los directores se quejan de la situación de sus centros.


- ¿Cree usted que va a haber una marroquinización, como denuncian algunos padres, si se acepa a los niños inmigrantes en los diferentes centros?
- Yo creo que, en esta cuestión, ni políticos, ni padres, tienen toda la razón. Ni esto se marroquinizar, ni se van a abrir las puertas a todo el mundo. El inmigrante que es residente en Melilla tiene derecho a estar escolarizado, por ley. Esa residencia se tiene que demostrar en base al padrón, que es municipal y que no depende del Ministerio. Lo que no se puede hacer es, por un lado, el municipio olvidarse del Padrón, y el Ministerio olvidarse de que el control de la residencia caiga en manos de los directores de los centros, porque estos se están convirtiendo en aduaneros o fiscalizadores de esta residencia, y eso no puede ser, no es su función.
Si usted tiene residencia tiene derecho, si no es así, no. Es un tema legal y lo que hay que hacer es lo que establece el reglamento. Pero, de cualquier forma, también hay que tener en cuenta que, aún teniendo derecho, caben los que caben.
El Ministerio tendrá que habilitar alguna fórmula de urgencia. No arreglamos el problema de las ratios de las aulas convirtiéndolas en 38 o 40 alumnos. Así no puede ser. Hay que hacer más plazas, porque todos tienen derecho a la Educación. Pero también, los que viven aquí, viven aquí, y tienen prioridad sobre los siguientes. Es algo que se debe entender.


- Melilla cuenta con altas cifras de desempleo juvenil, por lo que los jóvenes deciden irse fuera de la Ciudad ¿Cuál es el plan de Ciudadanos para evitar esto?
Los jóvenes es una cuestión muy compleja. Melilla es una de las comunidades autónomas con más desempleo juvenil de Europa. Eso ha sucedido porque durante todos estos años no se han tomado medidas y ahora resulta que, tras varias legislaturas del PP en esta Ciudad, nos encontramos con este problema y ahora nos piden las soluciones.
La varita mágica no la tiene nadie para solucionarlo, pero evidentemente hay que hacer algo. Hay que insistir muchísimo en una preparación profesional, en una formación en la que se hagan a través de empresas como Promesa, orientadas a lo que nos haga falta. Tenemos que cambiar todo el nicho empresarial de Melilla. Esta Ciudad tiene que dar un vuelco, y eso está alrededor de la frontera.
El modelo económico hay que cambiarlo, hay que pensar en empresa tecnológicas, hay que pensar en I+D+I, en servicios que requieran a la otra parte de la frontera, no solo en Marruecos, sino en países que tienen deficiencias en cuestiones tecnológicas. Para ello hay que ayudar a las empresas y emprendedores en cuestiones fiscales, y que montar una empresa no sea un calvario.
Nosotros proponemos un nuevo campus, alrededor del nuevo hospital y potenciar carreras necesarias y que sean demandas, no se trata de ofrecer muchas, sino la pertinentes dando calidad y excelencia.


- Usted, en rueda de prensa, manifestó que “Melilla tiene que tener una seguridad de verdad”. ¿Cuáles son las principales carencias?
- Hay que hablar de dos seguridades en Melilla. La primera la que llevan a cabo los cuerpos de Policía Nacional y Guardia Civil en la frontera y la segunda, la ciudadana, la de la Policía Local. Con la primera, hay que tener en cuenta que nuestra Ciudad tiene varios puestos fronterizos, pero el que hay que cuidar, mimar y asegurar es el principal de ellos, el de Beni Enzar, que tiene ser internacional, en el que más que para mercancía, debería ser para personas que vengan a disfrutar de una ciudad española y europea.
Por lo tanto, estos cuerpos de seguridad tienen que tener más medios materiales, de logística y humanos. Hay que ponerles unas condiciones económicas ajustadas a su trabajo.
En cuanto a la Policía local, hay que hacer de una vez la comisaría con una revisión del proyecto. Hay que dar una formación específica y hay que aumentar la plantilla. Para ello hay que ofrecer plazas y oposiciones, basándose y respetando el principio constitucional.
Una vez con todo esto, hay que reordenar la Consejería de Seguridad Ciudadana, porque hay que replantear puestos de trabajo, lo que se cobra, etc.
No es tan difícil, hay que aplicar políticas. En estas cuestiones de seguridad no hay color político.

“Si quieren corrupción, que voten igual; si quieren cambio, es con C’s”

- La política melillense se está viendo envuelta en diferentes polémicas con representantes políticos inmersos en cuestiones judiciales. ¿Qué opina de ello?
- Opino que todo lo que esté pendiente hay que esperar a la resolución. Pero verse metido en estas historias, con múltiples causas en el PP, por ejemplo, con casos de corrupción que salpican a sus candidatos, con un CPM o un PSOE que han sido condenados presuntamente por la causa del voto por correo en anteriores elecciones, y con la desafortunada imputación de dos miembros, el número 10 del PP y el número 10 del PSOE; por otro lado, el nuevo partido, del que el presidente también está cuestionado por el Colegio de Médicos. Pues viendo todo esto, resulta que el único partido que concurre a las elecciones de manera limpia es Ciudadanos. Por lo tanto, los melillenses tendrán que hacer valer eso. Si quieren más corrupcióny lo de siempre, que voten igual, pero si quieren un cambio deben votar a Ciudadanos.

“Ciudadanos tiene un mensaje muy claro, y es que con nuestro voto no vamos a hacer presidente ni a Imbroda, ni a Arbechan”

- Si ciudadanos tuviese que pactar ¿Con qué partidos serían? ¿Con cuáles no?
- Ciudadanos tiene un mensaje muy claro, y es que con nuestro voto no vamos a hacer presidente ni al señor Imbroda, ni al señor Arbechan. Al señor Imbroda porque lleva 20 años haciendo una política que consideramos perjudicial para esta Ciudad, sobre todo en estas dos últimas legislaturas; y así de claro, Imbroda se tiene que ir, se tiene que marchar porque ha demostrado que sus políticas no son útiles para Melilla, sino todo lo contrario.
Con el señor Arbechan, por una razón elemental para nosotros, ya en 2015 le dijimos que no porque estaba imputado y aún sigue condenado, aunque la sentencia tenga que pasar por la Vía de Recursos, pero para nosotros, para nuestros principios, es una cuestión problemática y no podemos apoyar a alguien que se encuentre en esas circunstancias. Melilla tiene que cambiar, y para eso tiene que haber una variación en sus actores principales, porque si no, no vamos a cambiar nada. Hay que preguntar qué es lo que piensan los demás, porque nosotros no vamos a embestir a ninguno de los dos.
No vamos a hacer una composición previa, porque para poder hacerla primero hay que ver los resultados, luego habrá que negociar y poner sobre la mesa lo que quiere cada uno y llegar a un acuerdo con quien se pueda llegar, pues se hará. Nadie ha dicho con quien va a pactar, por ejemplo, el PP no ha dicho que no va a pactar con CPM, que no sería tan extraño a pesar del juego del “miedo al moro”, etc., ya pasó hace muchísimos años.
Por eso me pregunto porqué no dicen con quién pactarían o no, porque los votantes del PP también tienen derecho a saberlo. Aquí nadie ha dicho nada, los únicos que ha dicho a quién no vamos a investir somos nosotros. Los partidos son otra cuestión y habrá que poner encima de la mesa las opciones. Además, no es algo que yo decida finalmente, sino que la última decisión viene de arriba, que negociarán junto a mí. Pero repito, Imbroda y Arbechan con nuestro voto no van a ser presidentes.