www.melillahoy.es

Ventana pública

Villa Sanjurjo (Alhucemas), sigue viva en el corazón de sus villeros/as

Villa Sanjurjo (Alhucemas), sigue viva en el corazón de sus villeros/as

Por Fª Peinado (artista melillense)

domingo 19 de mayo de 2019, 04:00h
Hace tres décadas, un grupo de villeros/as, se reunían en una cafetería de Madrid-España- y comentaban su vida en Villa Sanjurjo, en tiempo del protectorado español. De estas reuniones surgió la idea de fundar la Asociación de Antiguos Residentes en Villa Sanjurjo. Iniciando su andadura oficialmente en el año de 1988.

La organización comenzó con las asambleas anuales para verse y recordar parte de sus vidas en una ciudad que hoy por hoy adoran y recuerdan como si el tiempo no se hubiera movido y fuera hoy mismo. De aquí también surgió la idea de fundar una revista donde cada villero puede escribir y mandar esos recuerdos tan vivos en ellos, los cuales son reflejados en el “HERALDO DE ALHUCEMAS”, dirigida por nuestro amigo Paco León. Y lo más curioso de todo; no tienen subvención de ayuntamientos, Comercios u otras entidades que se le parezca, ellos se lo financian todo de sus bolsillos. Sois formidables.

Y como no, tras su primera reunión decidieron seguir cada año. Villeros, villeras, familiares y amigos se fusionan para recordar que aun siguen en sus corazones aquella Villa Sanjurjo legendaria, amable y cariñosa de sus amores.

El 28 de abril de este año de 2019, la concentración fue en platja d´Aro (Barcelona), como en otros años, siempre procuran que el evento sea sobre el mes de abril, de esta forma mantienen viva sus vidas en una ciudad en la cual muchos de ellos nacieron y otros llegaron muy jóvenes, pero que todos añoran aquella época vivida con amigos, vecinos, familiares… y personas que en su tiempo fueron componentes de una realidad tocada con las manos y vivida con el corazón. Es la tercera vez, creo recordar, que asisto a este evento; mi motivo es que mi esposa Juana Mira Carmona nació en Villa Sanjurjo y como villera, no ha faltado a ninguna de estas reuniones, yo diría, familiares.

La llegada al hotel es extraordinaria pues todos se abrazan y saludan, ha pasado un año y se alegran de verse nuevamente, como es natural; aunque debo decir que en unos momentos y después del saludo correspondiente, el hotel “La Terrassa”, de Platja d´Aro en Barcelona, se transforma en una embajada durante cuarenta y ocho horas “La Embajada de Villa Sanjurjo”. Anécdotas, recuerdos, vivencias del colegio, las monjitas de Villa, la playa del Quemado… etc., etc., es un no terminar de historias autenticas y hablan de ellas como si hubiese pasado ayer o antes de ayer, lo dicho sois Fantásticos.

De este evento de Playa de Aro, son varios los encargados de su organización, Antonio Gómez Sánchez (Santana), porque eso sí, casi todos tiene un apodo, llevado con alegría y orgullo. Santana es uno de aquellos mecánicos que vivía y trabajaba como tal en Villa Sanjurjo, hoy su casa la tiene en Granollers. El delegado de la asociación en Cataluña es: Juan Gómez Pretel (Titi), su experiencia de vida no le merman para moverse al son de la música, sus piernas siempre están jóvenes para marcarse un pasodoble y pasar un buen rato con sus amigos. Otro de ellos es: José Sánchez Chacón (El Curro), por muchos años encargado de la tesorería y de esas cuentas tan difíciles de llevar cuando el dinero no es tuyo. Y algunos más que se unen para ayudar. Todos colaboran, el ser villero es suficiente para aporta su granito de arena. Es una gran familia.
“Hay que acomodar a los villeros/as y estar pendiente de ellos, son casi 150 y nos gusta que se sientan cómodos” me dice el amigo Santana. Uno de los momentos clave fue la elección del nuevo presidente de la entidad. Aunque no he visto cosa igual, fue elegido por unanimidad sin ningún voto en contra y a mano alzada y en menos de 10 minutos, la verdad es que se llevan muy bien y tienen las ideas muy claras. Tengo que decir que se expusieron ideas, alguna que otra queja, pero sin acritud y siempre en tono positivo.

Salió elegido Don José Fº Molina Saet y de Vicepresidente Antonio Gómez Sánchez (Santana), ellos serán los encargados de darle continuidad a una historia que empezó un día D de 1925 y que un grupo de villeras/os ya en Madrid, en 1988 tomaron la decisión de continuar con la cronología viva de un pueblo que fue en tiempos del protectorado español la vida de los villeros y se resisten al olvido y a la desidia, reuniéndose cada año y manteniendo el contacto vivo entre ellos y la historia.

Es posible que el polvo y la arena del tiempo tapen parte de esta semblanza real, pero mientras quede un villero o una villera, estoy seguro que la crónica continuará y aun mas allá.

Pienso que se debería proponer un pequeño busto o monumento al villero/a, no sé donde la colocaría, ni en qué ciudad, eso sería lo de menos. Seguramente el devenir de los tiempos alguien preguntaría quienes fueron esos villeros y estoy seguro que algún historiador se lo explicaría. Es solo una idea muy personal.

Ellos son felices y lo demuestran continuamente, sus excursiones a la antigua Villa Sanjurjo, hoy Alhucemas –Marruecos- son muy continuadas. Pero una vez en el lugar, sus pensamientos van dirigidos para aquellos años de vida propia y felicidad compartida y aunque disfrutan de la modernidad de la ciudad en este tiempo actual y de sus gentes amables, sus mentes están en: “Allí estaba el fotógrafo”, “Por aquí pasaba la cabalgata”, Te acuerdas de aquel partido de futbol”, y así un cumulo de actos que ellos pensaban en aquellos momentos felices de sus vidas en su Villa Sanjurjo que no acabaría nunca, pero ocurrió.

De verdad si me lo permitís sois extraordinarios, gracias por admitirme entre vosotros cada año compartiendo cariño, experiencia, conocimiento y aprendizaje de una tierra que fue española durante treinta y un año y aun hoy día la mantenéis viva y la dais a conocer como si de ayer se tratara, como si aun estuvierais viviendo en ella físicamente.

Tuvo que ser un tiempo muy bonito el que vivisteis en Villa. Cuando la nombráis vuestro rostro se ilumina dando una sensación muy dulce a quien os escucha y un interés de saber más de aquella Villa Sanjurjo legendaria, amable y acogedora.
“Que el tiempo y la distancia no os hagan olvidar nunca vuestras vivencias y vuestros recuerdos. Chapo por vosotros/as”