www.melillahoy.es

Daniel Ventura reitera que es necesario abrir un corredor humanitario para bajar la presión de menores extranjeros

Varios menores en uno de los intentos de acceder a un buque el pasado verano
Varios menores en uno de los intentos de acceder a un buque el pasado verano

Anuncia que en junio se celebrará una nueva reunión del tratado Share sobre corresponsabilidad en el tema migratorio

domingo 19 de mayo de 2019, 04:00h
El consejero de Bienestar Social del Gobierno de Melilla, Daniel Ventura, reitera que es “urgente y necesario establecer un corredor humanitario para bajar la presión migratoria” que padece la ciudad, en especial con los menores extranjeros no acompañados (MENA), con entre 3 y 4 nuevas incorporaciones diarias y una población contabilizada, sin contar los que malviven en la calle, que supera el millar.
En declaraciones a la prensa el consejero señaló que este lunes dará a conocer finalmente cuántos menores, de los quince previstos en principios, han podido ser trasladados a centros de acogida de la península a costa de las arcas municipales, pero “es necesario y urgente un corredor humanitario” entre la ciudad y la península.

Afirma que es una medida “muy necesaria porque la presión que tenemos aquí no la soporta ninguna otra comunidad, ni Andalucía o País Vasco, y no hay ninguna otra región en Europa que tenga que ver con lo que tenemos aquí en todos los sentidos, por lo que de manera urgente tenemos que tener la atención de la Unión Europea y España”.

Detalló el consejero que en estos momentos en el programa de protección se atienden a unos 1.030 menores extranjeros no acompañados, sin incluir los que viven en la calle porque se desconoce su cifra, pero sí que confirma que se produce una media de entre 3 y 4 nuevas incorporaciones al día de niños del país vecino.

Un dato “que nos tranquiliza, es que gracias a la impermeabilización del puerto y a la labor magnífica de la Guardia Civil en este sentido, se ha conseguido reducir considerablemente la presión” que padecían estas instalaciones por parte de adultos y menores extranjeros en su objetivo de marcharse como polizones. “Se siguen viendo, pero menos que en meses anteriores y esto puede ser tan positivo como que no haya tanto interés por parte de ciertos perfiles de personas que venían a Melilla e intentar entrar como polizones y tendrán que buscar otra ruta alternativa”, dijo.

El consejero reconoce que seguirán llegando a Melilla menores extranjeros no acompañados y lo harán porque “lo que quieren es documentarse y llegar a la península con otros medios”, y a estos dijo que hay sumar el nuevo fenómeno de los jóvenes marroquíes que abandonan su país para no realizar el servicio militar.

Melilla, con la proposición SHARE
Ventura, que reitera que tanto el Gobierno central como la Unión Europea tienen que “arreglar esta situación”, anunció que en junio se ha previsto una nueva reunión en Bruselas, probablemente en la sede del País Vasco, para seguir profundizando en la propuesta SHARE que busca, desde la corresponsabilidad, responder al reto migratorio.

Melilla se ha adscrito, junto a otras comunidades autónomas españolas a esta iniciativa a la que se espera se adhieran, próximamente, otra veintena de comunidades y regiones europeas, según señaló el consejero de Bienestar Social.

Afirma que SHARE “es una propuesta razonable porque el problema de la inmigración, tanto de adultos como de menores, tiene que ser compartido por Europa, porque si queremos dar la atención a las personas que por derechos humanos se merece, es necesario que la responsabilidad se comparta”.

Apostilla que la Unión Europea “tiene que implicarse, todas las regiones y no seguir con la hipocresía barata de algunos que hablan de tolerancia, integración y solidaridad, pero no quieren en sus regiones a inmigrantes o menores, como me han demostrado en algunas ocasiones”.
“Todos hablan al respecto, pero pocos son los que actúan para que la vida de estos niños y los inmigrantes que llegan en situación desesperada puedan arriban a lugares donde sean atendidos y se pueda hacer una verdadera integración, pero por eso no se pueden saturar determinadas zonas de determinados países”, en referencia a la saturación que padece Melilla.