www.melillahoy.es

VÓLEY PLAYA-MADISON BEACH VOLLEY TOUR

Imagen de uno de los encuentros disputados en la Playa de San Lorenzo
Imagen de uno de los encuentros disputados en la Playa de San Lorenzo

Melilla pone el broche de oro a cuatro días del mejor vóley playa de España

El evento melillense, que se celebró desde los días 30 de mayo al 2 de junio, ha servido para inaugurar el circuito nacional

jueves 06 de junio de 2019, 04:00h
La Playa de San Lorenzo puso, el pasado domingo, el broche de oro a cuatro días intensos de vóley playa y espectáculo, en el que deportistas y aficionados han podido vivir cuatro intensas jornadas del mejor deporte, unidos a la mejor diversión posible en un entorno envidiable como es la costa y la playa. El evento melillense, que se celebró desde el jueves día 30 de mayo al pasado domingo 2 de junio, ha servido para inaugurar el circuito nacional del Madison Beach Volley Tour 2019. La temporada comenzó en Maspalomas, a finales de abril con la Copa del Rey y de la Reina, pero la prueba de Melilla servía para arrancar un circuito que va a llevar todo el espectáculo del vóley playa por la geografía española durante todo el verano.
Los aficionados disfrutaron también, además de deporte en directo, de las diferentes actividades que se celebraron en la Playa de San Lorenzo. Con speaker y animación, las más de 6.000 personas que pasaron por las instalaciones durante los días del evento pudieron bailar, recibir premios, visitar la tienda instalada en las inmediaciones de la pista y acudir a las carpas de los patrocinadores del evento y del circuito.
En lo que se refiere a la parte deportiva, los jugadores se emplearon a fondo y demostraron con hechos la importancia que tenía para ellos esta primera prueba del Madison Beach Volley Tour. Se entregaron a fondo en la arena en cada punto y eso lo pudieron percibir los aficionados, que aplaudieron y se rindieron a todo el repertorio de jugadas y acciones que ofrecieron los jugadores.
En el cuadro femenino, las vencedoras fueron Paula Soria y Belén Carro, que se impusieron por 2-1 en la final a Tania Moreno y Daniela Álvarez. De esta manera, Paula y Belén se llevaron el título que se les resistió el año pasado y Tania y Daniela no pudieron reeditar el triunfo de hace apenas un mes en Maspalomas. En las semifinales se quedaron tanto Marina Saucedo y Nazaret Florián como Sofía González y Aina Munar, que lucharon como nunca en todos sus encuentros, pero se quedaron a un paso de disputar la finalísima de Melilla.
En el lado masculino, Ino Lario y Christian García se sacaron la espina de la final de la Copa del Rey, llevándose el triunfo en Melilla en una final muy intensa ante unos dignísimos competidores como son Hernán Tovar y Nico Zanotta. El venezolano y el uruguayo hicieron méritos para llegar a la final, ya que tuvieron que vencer sus partidos por el cuadro de repesca sin margen de error, pues de haber caído derrotados en alguno de esos encuentros no habrían llegado a la final ni a la semifinal.
En esta misma ronda se quedaron tanto Manu de Amo y Nacho Batallán como los hermanos Javier y Vicente Monfort, unos de los principales favoritos a llevarse el triunfo, ya que eran los vigentes campeones. Además, era un torneo muy especial para ellos, ya que ambos jugaron en las filas del Club Voleibol Melilla.
Además de la actividad deportiva y lúdica, también ha habido tiempo para otras acciones que componen el circuito MBVT. Durante la mañana del pasado viernes, más de 200 niños y niñas acudieron a las pistas de la Playa de San Lorenzo, gracias a CEPAFD (Centros Escolares Promotores de la Actividad Física y el Deporte). Este programa, que se celebra desde 2016 a través de ‘Crecemos Juntos’, apoya el desarrollo del vóley playa entre los más pequeños, que pudieron realizar múltiples actividades, como jugar al vóley playa, hacerse fotos con los jugadores, presenciar en directo algunos de los partidos e incluso participar activamente como recogepelotas. Además de jugar y de hacer letras con el cuerpo en la arena, participaron de diversos talleres y charlas sobre reciclaje y limpieza del entorno.
En este sentido, el proyecto ‘Olas Vivas’ también estuvo muy presente en todo el torneo y en las actividades de los niños. ‘Olas Vivas’, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad para el Ministerio para la Transición Ecológica y con la contribución de Intermares, busca concienciar a todos del cuidado que debemos tener de las playas, mares, océanos y el litoral para preservar el medio ambiente y también busca fomentar prácticas deportivas ecoeficientes aportando soluciones innovadoras con foco en el entorno. De esta manera, los más pequeños aprendieron a recoger restos y plásticos de la playa y pudieron tirar cada tipo de residuo al recipiente correspondiente.
Entre todas las actividades que hubo durante el torneo, también se pudo vivir en la mañana del sábado una clase de Strong by Zumba, impartida por el gimnasio Intergym Fitness de Melilla. Guiados por una instructora de este centro, la gente y algunos jugadores lo pasaron en grande bailando en la arena y en las gradas y siguiendo los movimientos de la monitora.
De esta manera, el torneo de Melilla echa el cierre en 2019 deseando volver en 2020. Aún así, aquí no acaba todo porque el circuito no para su actividad. En julio habrá que abrocharse los cinturones porque vienen emociones fuertes y muy seguidas. Del 18 al 21 trasladará toda la emoción del vóley playa a Ayamonte por tercer año y la semana siguiente se dará cita en uno de los torneos más especiales del año. Laredo y su incomparable Playa de La Salvé recibirá otro año más al Madison Beach Volley Tour en la ‘catedral del vóley playa’ en España del 25 al 28 del mismo mes.