www.melillahoy.es
El imam dirige la oración del día
El imam dirige la oración del día (Foto: Guerrero)

El Aid el Fitr, el día del amor fraterno y la devoción al Todopoderoso, enseña a mirar la “vida con esperanza”

Se calcula que unas diez mil personas, según los organizadores, tomaron parte en el rezo que organizó la CIM (Comisión Islámica de Melilla) junto a la Legión por el fin del Ramadán

jueves 06 de junio de 2019, 04:00h
Con la pascua chica, el Aid el Fitr, la comunidad musulmana melillense puso ayer el broche al mes sagrado del Ramadán; una jornada que según explicó el sociólogo de la CIM, Abdelasis Hamawui, tiene tres claras enseñanzas: la adoración a Dios, la hermandad entre los pueblos y “vivir la vida con optimismo”. Ese fue el mensaje que se trasladó ayer en el rezo conjunto que unos diez mil melillenses protagonizaron por el fin del mes del ayuno, en la explanada junto al Tercio Gran Capitán, antes de volver a sus hogares y compartir esta jornada de celebración.
Según explicó Abdelasis Hamawui, sociólogo de la CIM, el Aid el Fitr es una de las dos fiestas más importantes para la comunidad musulmana, una jornada en la que “celebramos el haber disfrutado de un Ramadán más en nuestras vidas, donde festejamos el nacimiento hace quince siglos de nuestra comunidad”.

Enseñanzas
Explicó que fue precisamente durante el mes del ayuno se produjo la revelación del Corán, de ahí que sea “un día de mucha alegría, de mucha comunidad y unión, y también de mucha espiritualidad, porque la fiesta empieza con un sermón”.

En esta oración especial, el imam vino a trasladar tres ideas y la primera es que no solo durante este mes se debe abordar a Dios, sino que hay que “realizar la misma entrega y amor a Dios durante todos los días del año, y no nos relajemos”. En segundo lugar, “la importancia de la hermandad, de la unión, del perdón entre los creyentes y conocer que el gran premio del Ramadán consiste en lograr la complacencia de Dios y un perdón condicionado a la limpieza de nuestros corazones, a perdonarnos unos a otros, a vivir como hermanos”.

La tercera enseñanza es el principio de la alegría en el Islam, porque “es una forma de adorar a Dios que debemos manifestarla, vivirla no solo hoy, sino todo el año, vivir la vida con alegría, optimismo, con una visión positiva”. Apuntó que estas tres grandes ideas son las que se recuerdan cada año al término del Ramadán en un día tan especial como el Aid el Fitr que se comparte entre felicitaciones con familiares, amigos y vecinos.

Corán
El día de la pascua chica es una jornada de “mucho recuerdo a Dios, porque se repite la fórmula de Alá es el más grande, que significa anteponerlo a nuestros intereses y deseos”, pero además “se lanzan mensajes de fraternidad en general, porque la humanidad constituye una única familia, de ahí que se busque la reconciliación y reforzar los lazos de fraternidad de la humanidad, seamos o no musulmanes”, dijo.

Abdelasis Hamawui, que señaló que los organizadores estiman en más de diez mil personas las asistentes al rezo, dejó de manifiesto que durante el Ramadán las actividades que se desarrollan son por lo general de carácter espiritual, además del ayuno.

Por las noches, “se celebran oraciones nocturnas en las mezquitas que duran una hora”, pero en general, los musulmanes “procuran tener un mayor contacto con el Corán” porque recuerdan que fue en Ramadán el periodo en el que se inició el Islam y se reveló el libro sagrado. “Por eso se pasa más tiempo en comunicación con Dios para pedirle y agradecerle lo que nos da”, afirmó. Claro está que durante este mes “se pasa mucho tiempo en familia”, por todo ello, el anuncio del fin del mes del ayuno “fue un día triste porque termina el Ramadán y todo lo que simboliza, aunque hoy es un día de fiesta y alegría”.

Acercamiento
Considera este sociólogo que debería promoverse el acercamiento entre comunidades, entre los melillenses, “el conocernos más como vecinos, como hermanos, como ciudadanos, compartir más la riqueza cultural de cada colectivo y no conformarnos con la coexistencia en bloques separados”. Reitera que el acercamiento permite “conocer en primera persona lo que significan los valores de cada comunidad y de esta forma vemos que no somos tan diferentes, que hay mucho más en común que las pequeñas diferencias que nos separan”.

A la pregunta de si se necesitan más mezquitas en Melilla, considera que “son suficientes” las que existen porque por lo general son los viernes cuando más gente acude a rezar, pero no así durante la semana o durante los cinco rezos del día, que cada uno realiza en su hogar.

De lo que sí es partidario es que las mezquitas “tengan un papel más social y cultural, porque a lo largo de la historia del Islam, las mezquitas nunca han sido lugares de culto, sino de enseñanza, educación, de intercambio y diálogo”, de ahí que apueste no por abrir más templos de culto, sino por “convertirlos en instrumento de acercamiento, diálogo y conocimiento”.

Desde su visión, los templos de culto de todas las religiones deberían estar abiertos a ese conocimiento mutuo entre comunidades, y desde este punto de vista, las mezquitas “deberían abrirse más, ser más acogedoras y ser lugares a los que acuda toda la población, y que además de ser lugares donde se prestan unos servicios religiosos para la comunidad, también tengan cabida todos los colectivos sociales de Melilla”.

Pascua del Cordero
Recordó que dentro de dos meses y diez días se celebrará la pascua grande, la del Sacrificio, en la que espera no se repitan las dificultades de los últimos años para poder sacrificar un cordero. Abdelasis Hamawui apuesta porque “aprendamos a gestionar las diferencias de forma más madura” y considera que “en los tiempos que corren, no hay margen para la crispación y los discursos radicales, sino tiempos en los que tiene que prevalecer la comprensión, el diálogo, para el bien de todos”.
“En una sociedad multicultural, los componentes son las piezas de un puzle en el que si falla uno, se pierde estabilidad, por lo tanto, todo lo que sea invertir en una buena gestión de la diversidad, la interculturalidad y los recursos para que cada comunidad pueda desarrollar sus actividades culturales y religiosas con normalidad, bienvenido sea”, apostilló.




Los asistentes siguen con detenimiento el sermón
Los asistentes siguen con detenimiento el sermón (Foto: Guerrero)