www.melillahoy.es

La testigo explicó en el juicio que vio como la mujer le pegó una bofetada y cogió de los pelos a la denunciante

Los hechos ocurrieron el 1 de agosto del año 2016 en el barrio del Tesorillo
Los hechos ocurrieron el 1 de agosto del año 2016 en el barrio del Tesorillo

Fiscalía solicita un año de prisión y una multa de 900 euros a una pareja por una pelea con su exmujer

jueves 06 de junio de 2019, 04:00h
El Ministerio Fiscal solicita a una pareja, un año de prisión para él y una multa de 900 euros para ella, por delito de lesiones al haber tenido una pelea con su exmujer. La testigo explicó en el juicio que vio como la mujer le pegó una bofetada, cogió de los pelos y pateó a la denunciante mientras “se quedó tendida en el suelo”.
A preguntas de la fiscal, la denunciante indicó que el 1 de agosto de 2016 a las seis de la tarde entró su hijo por la puerta de la casa de su tía ya que se lo entregó su exmarido con su actual pareja. Además, contó que su exmarido le pidió el número de su padre, pero le dijo que no lo tenía.
“Me pegó y me insultó, y luego vino su pareja y me dijo ‘vamos a hablar’ en la acera de enfrente”, manifestó.

De repente, expuso que le cogió del pelo, le arrastró y le pegó un tortazo siendo testigos su tía y su hermana.

Respecto a si se defendió, la denunciante señaló que le vino “de sorpresa porque íbamos a hablar”. Luego, indicó que “vino él a separarnos pero me pellizcaba a mí”, comentó.

En cuanto a si reclama por los daños causados, respondió que no ya que “solo quiero justicia”. Además, afirmó que su relación con su exmarido era “a ratos ya que siempre que le entrego el niño que tenemos en común empieza la discusión”.

La defensa preguntó a la víctima si agredió a la pareja de su exmarido pero lo negó y aseguró que no se defendió.

A preguntas de su abogado, sostuvo que su exmarido le pidió el móvil de su padre en un tono “amenazante, insultando y me propinó un tortazo”.

Declaraciones
El acusado, por su parte, explicó que los hechos ocurrieron al entregar el hijo que tienen en común.
“Le pedí el teléfono de su padre pero no discutimos, ella fue la que me empujó”, dijo.

Sobre la pelea, contó que escuchó gritos y vio a todo el mundo salir corriendo porque ellas se estaban “golpeando mutuamente” y lo que hizo fue separar a su pareja de su exmujer y cogerla de la espalda.

Asimismo, aseguró que estaba la Policía Nacional y la ambulancia “y ella mismo les dijo que se habían peleado”.
“Mi mujer salió del coche y le dijo de hablar pero empezaron a pelearse”, contó.

En cuanto a las lesiones de la denunciante, el acusado respondió que “se debe al forcejeo de mujeres”. Y dejó claro que “no la amenacé, con el móvil estuvimos dialogando”.

A preguntas de la defensa sobre la discusión, remarcó que estaba hablando con su tía y pudo ver “el forcejeo” entre las dos porque estaban “alteradas”.

La acusada indicó en la vista oral que el 1 de agosto de 2016 vio como la denunciante le levantó la mano a su pareja y se bajó del coche.
“Nos enzarzamos, su tía y su madre también me pegaron, la pelea fue entre las dos porque me levantó la mano”, comentó.

En cuanto a la actuación de su pareja, sostuvo que “nos separó, él no le golpeó y tampoco le pellizcó”. En este asunto, quiso resaltar que ella tenía “buena” relación con la víctima ya que aseguró que “trataba a su hijo como si fuese el mío”.

Sobre por qué intervino, respondió que “siempre hablábamos las dos, ella no trataba con él sino conmigo y el niño no vio nada”.

A preguntas del juez, destacó que la denunciante “se puso chula” pero no sabe quién empezó.
“La pelea fue entre ambas, todo cambió desde que volvimos de una boda que nos quedaban aún dos días de vacaciones con el niño”.

Testigo de los hechos
La testigo de los hechos explicó que se encontraba en su dormitorio cuando escuchó una “pelea fuerte” y vio a la pareja junto a la denunciante que le decían “cosas fuertes y se chillaban”.
“La mujer le dijo a la víctima que fuesen a hablar y vi como le dio una bofetada, le cogió de los pelos y le arrastró para luego patearla”, manifestó.

Además, aseguró que la denunciante “no se podía mover del suelo, no se defendió tampoco porque no se lo esperaba”. Sobre si vio al hombre en la pelea, respondió que no, “solo vi a la mujer”.
“La vi claramente, la tía y la madre se quedaron muertas y le llamaron la atención a él”, dijo.

Por último, afirmó que vino la Policía y ella “seguía tendida en el suelo, no llego la ambulancia y no detuvieron a nadie, solo hicieron preguntas”.

Conclusiones de Fiscalía, defensa y acusación particular
El Ministerio Fiscal solicitó una sentencia condenatoria por un delito de lesiones “a él por propinarle un guantazo y a ella por pegarle un tortazo, cogerle de los pelos y patearla”. Además, cree que la declaración de la testigo, ajena a los hechos, es “certera”. “La acusada recalcó que sí que le pegó e insiste en que se pegaron pero no sabe quién empezó primero”, dijo. La fiscal dejó claro que “algo pasó porque ella se bajó del coche y le dijo vamos a hablar”.

La acusación particular, por su parte, pide una sentencia condenatoria para los dos acusados ya que en la declaración de la testigo, que no tiene ni amistad ni enemistad con la denunciante, presencia los hechos y los cuenta de forma gráfica. “Fue una discusión de exparejas donde interviene una tercera persona y agrede a mi defendida”, sostuvo. También, indicó que “no se ha determinado quién empezó la agresión, a la víctima le vino de sorpresa y se vio en el suelo”.

La defensa reclamó una sentencia absolutoria al no quedar acreditados los hechos que se narraron, por lo que pide la presunción de inocencia para sus defendidos. Asimismo, remarcó que el menor no estaba presente y no hay “pruebas, solo el testimonio de la acusada”.