www.melillahoy.es

María Arantzazu es la encargada en impartir este curso de innovación con una aproximación al método Singapur

Unos 20 docentes del colegio Enrique Soler formándose con la doctora María Arantzazu
Unos 20 docentes del colegio Enrique Soler formándose con la doctora María Arantzazu

Unos 20 profesores del Enrique Soler se forman para entender y explicar las matemáticas

sábado 08 de junio de 2019, 04:00h
Unos 20 profesores del colegio Enrique Soler están participando en este fin de semana en un curso de innovación de matemáticas con una aproximación al método Singapur para que puedan entender y explicar la materia a los pequeños de Infantil y de primero y segundo de Primaria. María Arantzazu es la encargada en impartir este curso en la ciudad debido a su experiencia ya que empezó con este proyecto en el año 2010 y ha formado a docentes de más de 80 centros en España. El objetivo es “darle la vuelta” a las matemáticas para que los alumnos participen y tengan la capacidad de resolver problemas.
Unos 20 profesores del Enrique Soler se forman para entender y explicar las matemáticas
María Arantzazu Fraile, licenciada en Ciencias Físicas y Doctora en Educación, explicó a este Diario que es la primera vez que viene a Melilla para impartir este curso de formación a 20 docentes de Infantil y primero y segundo de Primaria del centro Enrique Soler.

Se trata de curso de iniciación de dos tardes completas en ocho horas donde se le explican los principios tanto metodológicos como las matemáticas elementales y en qué se basan.

Además, resaltó que es un proceso continuado de formación ya que primero trabajan con material manipulativo, después material concreto, lo interpretan en los libros para luego “ir al lenguaje abstracto de las matemáticas”.

Sobre el curso, la doctora indicó que parten de un problema para entender cualquier concepto matemático que vayan a trabajar. Primero, llevan a cabo estas indicaciones desde el enfoque de resolución de problemas con apoyo del material.

En cuanto el objetivo del curso, señaló que es llamar a los niños para que sean los verdaderos participes de las sesiones de matemáticas y hacer que tengan la capacidad de resolver problemas. Para ello, trabajan todos los aspectos como metacognitivos, sociales, desarrollo del lenguaje, etc.

Arantzazu destacó que hay que “darle la vuelta a las matemáticas” para que sean unas matemáticas activas y entender todos los conceptos como objeto para resolver un problema y su procedimiento como por ejemplo aprender a sumar porque comprenden qué es sumar.

La complejidad del curso, expuso que es “cambiar la mentalidad de los maestros y ser consciente de que ya comprendo por qué sumamos así, por qué construimos los números y entender las matemáticas”. “Cuando las entiendo, es plantearme cómo trabajo esas matemáticas con niños pequeños”, dijo.

Por ello, cree que “va a ser más fácil para el maestro que las tiene que enseñar y para el niño que las tiene que aprender porque es un proceso de construcción del pensamiento”.

En cuanto a por qué las matemáticas, la doctora mantuvo que “tienen la particularidad de que trabajan con objetos muy abstractos, la finalidad del lenguaje matemático es el desarrollo del pensamiento lógico”. Esto, indicó que “te permite abordar los problemas desde otra perspectiva” pero hay que empezar en matemáticas porque “te abre las puertas a todo el mundo científico, tecnológico, desarrollo de las ingenierías, etc”.

En cuanto al método, respondió que desde la Universidad de Alcalá se plantearon en “darle la vuelta” a cómo se estaba enseñando matemáticas en los maestros porque “había muchos docentes con la necesidad de enseñar las matemáticas de otra forma”.