www.melillahoy.es
Helena Maleno, de la ONG Caminando Fronteras, aseguró que se estaba procediendo a “un rechazo exprés”, mientras que Prodein afirmó que “la Policía ha tomado el CETI” (FOTO: PRODEIN)
Ampliar
Helena Maleno, de la ONG Caminando Fronteras, aseguró que se estaba procediendo a “un rechazo exprés”, mientras que Prodein afirmó que “la Policía ha tomado el CETI” (FOTO: PRODEIN)

El Gobierno admite la petición de asilo de dos de los 35 inmigrantes varones trasladados desde Chafarinas

Una ha sido concedida por razones de salud a un inmigrante que llegó enfermo al archipiélago español y tuvo que ser trasladado a la península, mientras que la otra, por el momento, solo está admitida a trámite

miércoles 12 de junio de 2019, 04:00h
El Gobierno ha admitido la petición de asilo de dos de los 35 inmigrantes varones de origen subsahariano que llegaron el pasado 3 de junio a las islas Chafarinas y fueron trasladados a Melilla por Salvamento Marítimo, una de las cuales ha sido concedida y la otra admitida a trámite, denegando la solicitud de los otros 33.
Fuentes de la Delegación del Gobierno en Melilla han informado a MELILLA HOY de que la protección internacional concedida está motivada por razones de salud de un inmigrante que llegó enfermo al archipiélago español y tuvo que ser trasladado a la península poco después de ser rescatado y llevado junto al resto hasta nuestra ciudad.
Respecto a los otros 34 inmigrantes varones, todos ellos han pedido asilo en España. Solo una de las solicitudes está, por ahora, admitida a trámite, mientras que el resto han sido denegadas, aunque los trámites legales no han concluido “dado que aún caben medidas judiciales”, informó la Delegación del Gobierno en Melilla en un comunicado.

Denuncia de dos ONG
Este organismo ofreció esta información “en relación a las afirmaciones aparecidas” sobre los inmigrantes varones que llegaron a Chafarinas, en alusión a la denuncia pública que realizó en Twitter Helena Maleno, miembro de la ONG Caminando Fronteras, asegurando que se estaba procediendo a “un rechazo exprés”.
“En estos momentos se está ejecutando una devolución a Marruecos de las treinta y cuatro personas que llegaron hace días a Chafarinas. Pese a estar en territorio español, fueron obligadas a pedir asilo en frontera. Tras un rechazo exprés, las devuelven desde Melilla”, publicó Maleno en Twitter.
También se refirió a este caso el responsable de la ONG Prodein, José Palazón, que aseguró en las redes sociales que “la Policía ha tomado el CETI” (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) con furgonetas policiales, a las que subió a los varones subsaharianos que llegaron desde Chafarinas.
“Parece que la expulsión es inminente”, aseguró en esta publicación, acompañada de varias fotografías en las que se observa la salida coordinada por policías de varios inmigrantes de una de las dependencias del CETI.

En la frontera
Dos días después del traslado de los inmigrantes desde Chafarinas a Melilla, Prodein también denunció el trato que se había dado a los 35 varones ya que, a diferencia de las 10 mujeres y los 5 niños que también llegaron al archipiélago, los hombres adultos “fueron trasladados directamente del barco a un calabozo”.
“Al día siguiente, a las oficinas de asilo del puesto fronterizo de Beni Enzar sin ducharse, sin cambiarse de ropa, sin comer… sin pasar la inspección sanitaria protocolaria, etc”, agregó Palazón, que aseguró que estos inmigrantes “esperaron en la calle, sentados en el suelo, en plena frontera y aguantando insultos y que les tiraran objetos por parte de las miles de personas que pasan por esa frontera cada día hasta que les tocaba entrar para hacer la entrevista de asilo”.
Según Prodein, uno de los inmigrantes “se sintió mal” y los servicios médicos tardaron en acudir a la frontera para ofrecerle asistencia sanitaria, “pero confirmaron finalmente que tenían que llevarlo a hospital de forma urgente”, aunque “tardaron en dejar que se lo llevaran” porque “el protocolo era que primero se hacía la entrevista y después todo lo demás, aunque al final se lo llevaron sin hacer la entrevista”.
“Las órdenes directas del Ministerio (¿del ministro?) eran que hicieran las entrevistas rápidamente para denegarlas en tiempo record. Nada de duchas ni de bocatas carceleros, había que hacer una devolución express con los individuos y había que ser rápido, nada de controles sanitarios, nada de derechos humanos, nada de garantías legales… mascarillas, ventanas abiertas, firmas en papeles... Todo muy formal pero sin contenido alguno, todo muy humillante para los individuos”, criticó Palazón.
De este modo, denunció que “así son las nuevas devoluciones en caliente o las express o como las quieran llamar”, que consiste en que “ahora se juega y se intenta vencer a los individuos para que soliciten asilo y se burla el derecho de asilo como siempre se han burlado los derechos de los individuos”, de modo que “ahora se da forma a lo que no la tiene y se expulsa de manera express”.