www.melillahoy.es
El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, en el Congreso
Ampliar
El Defensor del Pueblo en funciones, Francisco Fernández Marugán, en el Congreso

Defensor del Pueblo ve “discriminatorio” no conceder autorización para trabajar a MENA de 16 años

“La negativa a hacer constar en las tarjetas de identidad de los MENA mayores de 16 años que están autorizados a trabajar supone una discriminación y una diferencia de trato con el resto de menores españoles y extranjeros”

miércoles 12 de junio de 2019, 04:00h
El Defensor del Pueblo ha reclamado la concesión de autorizaciones para trabajar a los menores extranjeros no acompañados (MENA) con 16 años que hay en España, al tiempo que ha criticado la “negativa” de la Secretaría de Estado de Migraciones a dársela, lo que, a su juicio, supone “una discriminación y una diferencia de trato” con respecto al resto de menores. Así lo ha señalado en el Informe Anual 2018 elaborado por la institución, presentado este martes, 11 de junio, en el Congreso de los Diputados. El Defensor del Pueblo ha lamentado que la Secretaría de Estado de Migraciones haya rechazado sucesivas recomendaciones sobre la concesión de estas autorizaciones para trabajar a los menores migrantes que se encuentran solos en España.

A pesar de que el Defensor del Pueblo “reiteró de nuevo” este consejo y “solicitó” a Migraciones que “tuviera en cuenta las graves consecuencias para estos menores”, la Secretaría de Estado “mantiene” su negativa en este asunto que “preocupa” a la institución, según sostiene en el informe.
“La negativa a hacer constar en las tarjetas de identidad de los menores extranjeros no acompañados, mayores de 16 años, que se encuentran autorizados a trabajar, supone una discriminación y una diferencia de trato con el resto de menores, mayores de 16 años, tanto españoles como extranjeros, a los que la normativa autoriza a trabajar, en todos los casos, sin necesidad de realizar ningún trámite adicional”, ha destacado en el documento.
Según ha confesado la institución, “las dificultades para la inserción sociolaboral” de los menores extranjeros solos, mayores de 16 años, le “preocupan”. “La principal herramienta para una efectiva integración es la incorporación al mercado laboral de este colectivo”, ha reivindicado.
Por otro lado, el Defensor del Pueblo ha reiterado su preocupación ante “la inexactitud de los datos contenidos” en el Registro central de menores extranjeros no acompañados en España. “El citado registro constituye uno de los instrumentos más eficaces para la protección del interés superior de los menores, por lo que resulta imprescindible abordar sin más demora su revisión profunda”, ha declarado.
Tal y como se expone en el documento, otra de las cuestiones que “sigue suscitando numerosas quejas” entre los ciudadanos se refiere a la situación de irregularidad documental en la que quedan estos menores al alcanzar la mayoría de edad de los 18 años.
Otras quejas recibidas se refieren “a la escasez de recursos existentes” para estos jóvenes extutelados por la Comunidad de Madrid. “Se afirma que son derivados al SAMUR Social, donde se les asigna, en el mejor de los casos, una plaza temporal en centros de adultos para personas sin hogar, si bien en otros casos quedan en situación de calle”, ha apostillado.

Pide que los menores tutelados reciban preparación para la vida independiente desde los 16 años

El Defensor del Pueblo avisa de que menores tutelados quedan en situación de calle al cumplir los 18 años y recuerda la obligación que tienen las entidades públicas de ofrecer programas de preparación para la vida independiente a los jóvenes tutelados desde dos años antes de su mayoría de edad, es decir, desde los 16 años.
Así lo recomienda en el Informe Anual 2018 del Defensor del Pueblo entregado este martes 11 de junio por el dirigente en funciones de esta institución, Francisco Fernández Marugán, a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet y al presidente del Senado, Manuel Cruz. En concreto el Defensor del Pueblo indica que recibió quejas el año pasado por “la escasez de recursos existentes para jóvenes extutelados por la Comunidad de Madrid” en las que se afirma que, “en algún caso, son derivados al SAMUR Social, donde se les asigna, en el mejor de los casos, una plaza temporal en centros de adultos para personas sin hogar, si bien en otros casos quedan en situación de calle”.