www.melillahoy.es

La solidaridad melillense logra que la ciudad sea autosuficiente y no necesite importar sangre

La solidaridad melillense logra que la ciudad sea autosuficiente y no necesite importar sangre

Desde la Hermandad de Donantes de la ciudad, se invita a los jóvenes a que se sumen y se conviertan en donantes

sábado 15 de junio de 2019, 04:00h
La presidenta de la Hermandad de Donantes de Sangre de Melilla, Isabel Quesada, aseguró que, si la ciudad es autosuficiente y no necesita recurrir a la península para atender sus necesidades de sangre, es gracias a la solidaridad de los más de dos mil miembros de la hermandad. Indicó que en 2018 se realizaron 1.509 donaciones y que se incorporaron 298 nuevos donantes.
Un año más Melilla se sumó ayer a la celebración del Día Mundial del Donante de Sangre con la instalación de una mesa de captación e información en el centro de salud de la zona centro atendida por personal del Banco de Sangre y la Hermandad de Donantes.

Según señaló la presidenta de la entidad, Isabel Quesada, este es "un día importante porque se trata de hacer un homenaje a los donantes que dan su sangre de forma altruista; héroes que ayudan a mejorar la salud de las personas y contribuyen a salvar vidas". Recordó que el lema de la campaña de este año según la Organización Mundial de la Salud (OMS) es “Sangre segura para todos”, porque antes de ser transfundida, debe pasar los controles clínicos y analíticos pertinentes para evitar, como “así ha ocurrido en otros países con menos recursos”, la transmisión de enfermedades infecciosas.

Donaciones
Explicó Isabel Quesada en España se precisan algo más de cinco mil donaciones de sangre al día, con lo que “salvar la vida de 80 personas y mejorar la salud de unas 370 personas diariamente”.

En lo que se refiere a Melilla, detalló que en 2018 se realizaron 1.509 donaciones y que se incorporaron 298 nuevos donantes. En lo que va de año, “llevamos 799 donaciones y 237 nuevos donantes, y hemos atendido a 1.301 personas, por lo que creo que vamos muy bien”. Señaló que Melilla se autoabastece con los 2.140 donantes activo con los que cuenta la hermandad y con los que se atiende las necesidades de toda la población melillense.

Indicó que no es preciso que haya una gran cantidad de donaciones, porque “la sangre tiene su caducidad y es una pena tener que desecharla, porque se ha dado de forma altruista y puede salvar vidas, pero sí que es necesario contar con las reservas necesarias”.

Dio las gracias al equipo del Centro de Transfusiones dirigido por el doctor Miguel Ángel de las Nieves, así como a la Hermandad de Donantes, y “en especial agradecer enormemente a los donantes, a esos héroes anónimos, que están para salvar nuestras vidas”. Quesada recordó que nadie está exento de necesitar en alguna ocasión una donación de sangre, de ahí la necesidad de la empatía y sensibilización de la sociedad.

Recordó que en Melilla se homenajea cada año a los grandes donantes, personas que incluso han realizado hasta sesenta donaciones en los últimos años, en la asamblea anual, pero dijo que siempre es preciso recordar esta labor altruista. Indicó que por lo general los hombres donan más que las mujeres, en especial porque mientras ellas pueden hacer tres donaciones al año, los hombres pueden llegar a cuatro. Destacó también que son muchos los jóvenes que se acercan a la Hermandad, un ejemplo que espera siga cundiendo.

Convenio con la CAM
La consejera de Presidencia y Salud Pública en funciones, Paz Velázquez, aprovechó la celebración del Día Mundial del Donante de Sangre para firmar junto a Isabel Quesada, presidenta de la Hermandad, el convenio de colaboración con el que anualmente la Ciudad Autónoma colabora con la entidad y que está dotado con seis mil euros.

A través de este acuerdo “fomentamos la hemodonación altruista y solidaria en Melilla, y lo que busca es que haya más donantes”, dijo Velázquez. El dinero se destina tanto al personal de la Hermandad como a las campañas publicitarias que realizan. La consejera en funciones recordó que Melilla es autosuficiente, gracias a la labor de la Hermandad, de su presidenta y personal y en especial, de cuantos altruistamente donan sangre.

Isabel Quesada agradeció el apoyo que tradicionalmente les presta la Ciudad Autónoma, una ayuda que sumada a los sesenta mil euros que reciben del Ingesa para gastos de personal y funcionamiento, hacen posible que la Hermandad pueda seguir desarrollando su labor.