www.melillahoy.es

De Castro ya es presidente

jueves 20 de junio de 2019, 04:00h
Aunque un juez diera la razón a PP y Vox y dictaminara que De Castro no se presentó como candidato, como ellos persiguen, la realidad es que no tienen la mayoría en la Asamblea y lo más probable es que al minuto siguiente de conseguir su propósito de proclamar como presidente a Imbroda, el tripartito CpM, PSOE y Cs presentara una moción de censura que les devolviera el gobierno
Eduardo de Castro fue elegido presidente de la Ciudad Autónoma el sábado, pero no fue hasta ayer cuando se hizo efectivo con la publicación de su nombramiento en el BOE y el BOME con un real decreto firmado por el presidente del Gobierno y el Rey, al que antecedía otro del cese de quien ha ostentado dicho cargo durante las últimas casi dos décadas, Juan José Imbroda. De Castro es, por lo tanto, presidente a todos los efectos, a pesar de que PP y Vox han intentado paralizarlo alegando que el líder de Ciudadanos no se postuló como candidato a presidente antes de la votación, cuando el secretario general de la Cámara preguntó a todos los diputados que habían encabezado lista electoral el 26 de mayo. Su intento ha sido en vano y supone su segunda derrota después de la del sábado frente al tripartito que conforma el Gobierno.
La polémica sobre si De Castro dijo “no” o “presentamos uno”, que ha dado para un extenso debate en las redes sociales, siendo importante en cuanto a si se cumplió o no el procedimiento marcado en el reglamento, en la práctica no lo es tanto, por mucho que PP y Vox se empeñen en reproducir una y otra vez el vídeo del momento. Y decimos que no lo es porque, aunque un juez les diera la razón y dictaminara que De Castro no se presentó como candidato, como ellos persiguen, la realidad es que no tienen la mayoría en la Asamblea y lo más probable es que al minuto siguiente de conseguir su propósito de proclamar como presidente a Imbroda, el tripartito CpM, PSOE y Cs presentara una moción de censura que les devolviera el gobierno.
PP y Vox parecen no haber asumido lo que sucedió el sábado, y es que 13 diputados, mayoría absoluta, se pusieron de acuerdo entre ellos y dejaron a un lado la opción que ofrecían estos dos partidos. El PP está perdiendo un tiempo muy valioso para hacer lo que de verdad se espera de este partido, una oposición seria y fuerte, que numéricamente lo es, para recuperar la confianza de la ciudadanía que antaño le dio mayorías absolutas. Una oposición constructiva que ha reclamado siempre a las bancadas que tenía enfrente para no autoimponerse una imagen de mal perdedor que no le favorece en nada y que algunos, en las redes sociales, están utilizando para la mofa, algo que el PP puede y debe evitar con el trabajo duro que aseguró que haría desde el momento en que se vio fuera del gobierno.