www.melillahoy.es

PESCA - COMPETICIÓN

Juan Carlos y Víctor, primera pareja clasificada y pieza mayor, una dorada de 1.270 gramos
Juan Carlos y Víctor, primera pareja clasificada y pieza mayor, una dorada de 1.270 gramos (Foto: CP MEDITERRANEO)

Gran éxito del I Maratón organizado por el Club de Pesca Mediterráneo

La noche no fue muy propensa para las capturas, debido a las condiciones del mar, que estuvo en calma

lunes 24 de junio de 2019, 04:00h
El pasado sábado se celebró el I Maratón San Juan de pesca, una competición organizada por el Club de Pesca Mediterráneo que, de este modo, organizó la segunda prueba desde su creación, hace escasos meses, constituyendo todo un éxito, en un evento que se desarrolló dentro de un gran ambiente.
El pasado sábado se celebró el I Maratón San Juan de pesca, una competición organizada por el Club de Pesca Mediterráneo que, de este modo, organizó la segunda prueba desde su creación, hace escasos meses, constituyendo todo un éxito, en un evento que se desarrolló dentro de un gran ambiente.
La competición comenzó a las 23'00 horas, finalizando a las 08'00 horas. Durante el desarrollo de la prueba, todos lo participantes recibieron, por parte de la organización, un pequeño ágape en forma de sardinas, choricillos o salchichas, acompañados de bebidas refrescantes.
Asimismo, cuando finalizó la competición, todos compartieron un desayuno compuesto por té con churros.
La entidad que preside Juan Manuel Cañada espera que esta prueba se consolide y tenga cada vez más aceptación entre los pescadores de nuestra ciudad. La competición se celebró en la modalidad de parejas, dándose cita un número cercano a la veintena.
Según señalan desde el Club de Pesca Mediterráneo, la noche no fue muy propicia para la pesca, aunque algunas parejas lograron un buen número de piezas, a pesar de que “el mar estaba raso”.

Clasificación
1º Juan Carlos y Víctor, 3.800 puntos.
2º Juanmi y Fredy, 2.001 puntos.
3º Faisal y Moha, 1.500 puntos.
Pieza mayor: Juan Carlos y Víctor, con una dorada de 1.270 gramos.
Una vez concluida la competición se procedió a los controles para la recogida y la limpieza de las zonas de pesca, además de comprobar que la zona delimitada para el campeonato se encontraba limpia de restos de la contienda, como cajas vacías de lombrices, algún aparejo que pudiera quedar, bolsas de plásticos y anzuelos. Este control es una norma habitual entre los participantes, ya que manifiesta su cuidado al medio ambiente.