www.melillahoy.es

VOX apostilla que Eduardo de Castro es “rehén de sus apoyos parlamentarios”

El presidente de VOX y el asesor jurídico
El presidente de VOX y el asesor jurídico (Foto: Guerrero)

Indican que aceptan el epíteto de partido ultraderecha si eso supone defender los intereses de los ciudadanos melillenses

miércoles 26 de junio de 2019, 04:06h
Desde VOX Melilla se acusa al presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro (Cs) de ser “rehén de sus apoyos parlamentarios”, partidos que “no están por apostar por la españolidad de Melilla”. Aseguran los portavoces de VOX que buscan hacer de Melilla “una ciudad más europea y más española, algo que a De Castro no le permitirán hacer sus comparsas de gobierno”, y es que el problema del presidente “interino de la Ciudad es que lo único que tiene es un sillón”.
El presidente VOX Melilla se pregunta qué está pasando en el tripartito surgido tras “la fallida votación del pasado día 15” y hasta cuándo habrá que esperar para que “se pongan de acuerdo en el reparto de sillones y esta ciudad pueda de nuevo tener un gobierno y empezar a funcionar las instituciones en beneficio de todos los melillenses”.

Le gustaría saber a Jesús Delgado “qué piensa nuestro presidente interino de esta falta de gobierno, después de haberse dado tanta prisa en cesar ilegalmente al gobierno saliente, dejando sumido en el caos el funcionamiento de la principal institución” melillense. Señala que Melilla no tiene tiempo para “revanchismos, venganzas y luchas internas por obtener sillones en el Consejo de Gobierno, ni para anuncios de cosas que ni han sido, ni serán jamás”.

También interpeló al presidente de la Ciudad si en las conversaciones que ha mantenido con Sabrina Moh, delegada del Gobierno, se han abordado otras cuestiones al margen del de los fuegos artificiales de San Juan. Pregunta si abordaron la problemática de los menores extranjeros no acompañados y de la necesidad de “proteger” a los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado “cuando se tienen que desplazar a determinadas barriadas”. Imagina que estos asuntos, como el “problema fronterizo que asfixia a Melilla”, no se abordaron porque se “hubiesen tomado las medidas necesarias”.

Presidente rehén
El presidente de VOX salió ayer al paso de las manifestaciones de Eduardo de Castro que les acusa de ser un partido de ultraderecha, pero señala que, si reciben este calificativo por defender los intereses de Melilla, “le aceptaré el epíteto”. Animó a Eduardo de Castro a dejar a VOX sin argumentos ante sus denuncias, pero afirma que ni el presidente “ni quienes le sustentan, tienen la capacidad, ni el más mínimo interés en hacerlo, porque usted y sus mariachis solo entienden de alfombras, odios, venganzas, y resentimiento”, apostilló.

Aseguró que VOX busca hacer de Melilla “una ciudad más europea y más española, algo que a De Castro no le permitirán hacer sus comparsas de gobierno”, y es que el problema del presidente “interino de la Ciudad es que lo único que tiene es un sillón”. Acusó al tripartito de no tener un proyecto de ciudad o un programa de Gobierno “capaz de dar respuesta a las verdaderas demandas de los ciudadanos melillenses”.

VOX tiene marcada una hora de ruta para hacer frente a los problemas de la ciudad, según aseguró, pero no Eduardo de Castro, que “es rehén de sus apoyos parlamentarios y en esos apoyos, que a nadie le quepa duda, no está apostar por la españolidad de Melilla”.

Ultraderecha
Se pregunta si ser de ultraderecha es “defender que Melilla no sea invadida por inmigrantes subsaharianos y marroquíes; trabajar para que Melilla deje de estar tomada por millares de menores no acompañados o reclamar que se proteja la integridad física de los miembros de los cuerpos y fuerzas de seguridad y Bomberos ante las agresiones que sufren”.

También cuestiona si son de ultraderecha por reclamar que los colegios “no sean tomados por alumnos marroquíes en detrimento de los niños españoles, sean de la religión que sean; o por defender nuestra españolidad y nuestros símbolos”. VOX defiende estos planteamientos y “si esto es ser de ultraderecha, lo somos, pero la inmensa mayoría de los melillenses también lo es, salvo los votantes de los partidos que le sostienen a usted en la Presidencia de la Ciudad, que ya sabemos de quien reciben sus apoyos: De los proetarras y los independentistas”.

Por último, le señaló a la delegada del Gobierno que a los miembros de VOX no les mueven los sillones, y de hecho aseguró que nadie que integra la candidatura de esta formación “necesita de la política para vivir”.