www.melillahoy.es
Eduardo de Castro, presidente de la Ciudad Autónoma
Ampliar
Eduardo de Castro, presidente de la Ciudad Autónoma

De Castro confía tener el Gobierno antes de fin de semana, pero reconoce que “no es una tarea sencilla”

Adelanta que la estructura está prácticamente cerrada, que aún no hay nombres e indica que habrá independientes, no necesariamente como consejeros sino como técnicos

jueves 27 de junio de 2019, 04:09h
El presidente de la Ciudad Autónoma, Eduardo de Castro, afirmó que su intención es tener confeccionado el nuevo gobierno local antes del fin de semana, pero reconoce que “no es una cuestión sencilla, porque hay que aunar muchas voluntades”. Indica que lo que sí tiene diseñada es la estructura, que se reduce el número de consejerías, pero que aún no hay nombres para ocuparlas. No descarta incluir a algún independiente pero no necesariamente como parte del Consejo de Gobierno, sino presumiblemente como asesor.
Manifestó De Castro que, en las negociaciones para la composición del nuevo gobierno, como la celebrada ayer tarde, se sientan los responsables de los tres partidos que le darán forma: Ciudadanos, PSOE y CPM. Afirmó que “cada uno tiene su planteamiento, pero nos sentamos los tres” y reconoció que el diputado de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, vino a Melilla tanto para arroparle en el acto de investidura como para participar en estos contactos. Confía en poder tenerlo todo cerrado hoy jueves.

Gobierno
Recoció Eduardo de Castro que “hay que formar gobierno lo antes posible” y que su deseo es poder darlo a conocer antes del fin de semana, pero “no es una cuestión sencilla, porque hay que aunar muchas voluntades”.

Explicó que lo que es la estructura “está prácticamente cerrada” y que se prevé una reducción en el número de consejerías y viceconsejerías, pero que por el momento no se han decidido los nombres de las personas que pasarán a gestionarlas. Se mantendrán las sociedades públicas de Inmusa, Promesa y Emvismesa, pero desaparecen el Instituto de las Culturas y la Fundación Melilla Ciudad Monumental.

Preguntado sobre la posibilidad de que haya algún independiente en el área de Gobierno, indicó que “las posibilidades están abiertas” pero aclaró que “se puede estar en el Gobierno de muchas formas, no solo siendo consejero, sino que se puede ser asesor, director general, etc.”, señaló.

Eduardo de Castro, que anunció que se encargarán varias auditorías sobre las cuentas de las distintas áreas de la Ciudad Autónoma porque “lo prometido es deuda”, dijo que a la hora de cesar a los consejeros y viceconsejeros del anterior gobierno que estaban en funciones, lo hizo “siguiendo las indicaciones de la Secretaría General”. Considera que estaban en funciones hasta su nombramiento como presidente, según le indicaron.

Paralización de la Ciudad
El presidente de la Ciudad negó que la Ciudad Autónoma esté paralizada por el hecho de que no exista aún un gobierno como afirma se denuncia desde el Partido Popular. Afirmó que el engranaje sigue funcionando tanto ahora como en 2015 cuando Imbroda fue elegido presidente el 3 de julio y no presentó a su Gobierno hasta el día 20. Es decir, que desde las elecciones de mayo y hasta ese día de julio “Melilla estuvo dos meses sin gobierno y evidentemente los funcionaros siguieron trabajando y no pasa nada, aunque según ellos esto es el apocalipsis”.

Aunque el “nuestro es un gobierno más complicado de formar”, considera las críticas del PP la constatación de que están “desubicados” tras perder la Ciudad Autónoma. El futuro ejecutivo local tendrá “una orientación más moderna para no caer en los errores y en las historias anteriores” apostando por “la transparencia y la regeneración, pero si alguien se pone nervioso, es problema de otros y no nuestro”.

Por último, no quiso entrar a valorar las denuncias que han interpuesto PP y VOX contra su nombramiento, porque “hay una sanción del Rey y ha salido publicado en el BOE”. Las denuncias son “pataletas y hacer ruido, porque eso no va a ir a ningún sitio”.

Intento de sabotaje en el acto de investidura
Eduardo de Castro anunció que se enviará al juzgado el intento de sabotaje que se produjo el sábado horas antes del acto de investidura. Según el parte de incidencias, la técnico de la empresa encargada de la sonorización del Salón Dorado se encontró, dos horas del evento, con que habían desconfigurado la mesa de sonido y “arrancado” los cables de alimentación para impedir el funcionamiento de la megafonía del recinto. “Alguien entró ese día y destrozó las líneas de sonido y la mesa de audio la desconfiguró entera y no tuvo compasión de los trabajadores de la empresa contratada, al arrancar con fuerza la instalación”, dijo. El que la técnico llegara dos horas antes para hacer los últimos ajustes fue providencial, porque comprobó lo ocurrido y pudo solucionarlo. La Ciudad Autónoma no abrirá una investigación, sino que el informe que recoge el sabotaje se ha remitido a la justicia.

Por último, calificó “de chiste” que VOX vaya a proponer la creación de una comisión de investigación por el robo de discos duros de ordenadores y cámaras de vigilancia en el Palacio de la Asamblea. Indicó el presidente que la policía judicial y el juzgado ya tienen información facilitada por la Policía Local “con respecto a esos lamentables hechos que ocurrieron en el despacho de Presidencia y aledaños”.