www.melillahoy.es

El PP propone que el Estado y la UE se hagan cargo del coste de la atención de los menores

Sofía Acedo, senadora del PP por Melilla
Sofía Acedo, senadora del PP por Melilla

Además demandan que se ponga en marcha el tratado firmado con Marruecos para la devolución y reintegración de los MENA

viernes 28 de junio de 2019, 04:06h
La senadora del PP, Sofía Acedo, detalló ayer la propuesta que ha confeccionado el Grupo Parlamentario Popular y que defenderán en el Parlamento Europeo, que recoge medidas como que el Estado y la Unión se hagan cargo del coste del acogimiento e integración de los menores extranjeros no acompañados, promover la aplicación del convenio para la reintegración de estos jóvenes a sus países y poner en marcha programas de cooperación en los países de origen para frenar la que se considera como “migración precoz”.
En rueda de prensa, la senadora popular indicó que esta propuesta ha sido “capitaneada desde Melilla”, y que se ha confeccionado de cara al debate que se celebró ayer en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en la que se abordó la problemática de los menores extranjeros no acompañados, en base a un informe elaborado por una europarlamentaria que recorrió distintos países y ciudades como Melilla para su confección.

Sofía Acedo dejó de manifiesto que los populares no comparten algunas de las conclusiones del informe porque recoge “afirmaciones con cierta tendencia ideológica” sobre la actuación de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y los trabajadores que realizan su labor con los menores en Melilla.

Propuestas
La propuesta que han confeccionado los populares y que los europarlamentarios defenderán en el seno de la Unión, recoge iniciativas como por ejemplo “que el coste que supone la manutención, acogida e integración de los menores extranjeros no acompañados y que se eleva en estos momentos a trece mil en nuestro país, sea asumida por la Unión Europea en su totalidad, con programas específicos, y también por el Estado”.

Según Acedo, hay que partir de la base de que los menores extranjeros no acompañados responden a “un nuevo fenómeno al que hay que dar respuesta porque no deja de ser una migración precoz” y como tal, debe estar regulada en la política migratoria nacional y en la de la Unión Europea. Asimismo, proponen que se lleve a cabo una redistribución de estos menores por todo el continente, “de acuerdo a las características y la capacidad de cada región, estado, comunidad autónoma o ciudad”.

Reintegración
Dado que la mayoría de los menores extranjeros acogidos en España proceden de Marruecos, los populares insisten en la aplicación del acuerdo de readmisión de 2007 y ratificado por ambos países en 2012, bajo el planteamiento de que los menores “donde mejor están es en su núcleo familiar y no en los servicios sociales de España y Europa”.

Proponen que la reintegración de los menores extranjeros no acompañados sea uno de los puntos en el acuerdo de colaboración que actualmente negocia la Unión Europea y el reino alauita sobre el control de los flujos migratorios.

Sofía Acedo señaló que el interés superior del menor es algo que “siempre debe primar” y que cuando ellos proponen un tratamiento diferenciado al fenómeno de los MENAS es porque estos menores “no quieren formar parte del circuito de protección de España, porque no responde a sus expectativas migratorias”.

Afirma que estos jóvenes “tienen un proyecto migratorio socioeconómico que no es ni mejor ni peor que cualquier otro, pero que presenta unas situaciones jurídicas diferentes y que son difícil de tratar con los mismos instrumentos legales de la Ley de Protección Jurídica del Menor”, dijo.

Para evitar esta “migración precoz” de adolescentes y niños, apuestan por “eliminar cualquier incentivo que les motive a venir, y para ello hay que trabajar en programas de cooperación en los países de origen que tiene que impulsar España y la Unión Europea”; una vía de acción que animan a incluir en esta negociación abierta con Marruecos.

Corredor
Los populares, además, mantienen la necesidad de establecer un corredor humanitario entre las ciudades autónomas y la península que permita la movilidad de los menores, y su redistribución por el resto del país y la Unión Europea.
“Nos encontramos con una situación que ha sobrepasado la capacidad y medios que tienen las ciudades de Ceuta y Melilla, como frontera sur europea, para afrontar el tema de los menores”. Indica que los MENA “se quedan atrapados” en estas dos ciudades y que no dudan en poner en riesgo su integridad física para intentar llegar a la península.

La idea es abrir un corredor humanitario que permita a los jóvenes, que lleven más de tres meses de espera en Melilla, poder ser llevados a territorio europeo. Lo que tiene claro la senadora es que las dos ciudades norteafricanas “no tienen la capacidad suficiente para acoger a todos los menores que quieran cruzar la frontera”.