www.melillahoy.es
Herido un policía nacional tras una intervención en la Cañada para detener a un “camello”

Herido un policía nacional tras una intervención en la Cañada para detener a un “camello”

Los agentes fueron recibidos con el lanzamiento de piedras y acorralados por varios individuos, alguno con navaja

miércoles 03 de julio de 2019, 04:01h
Un policía nacional resultó ayer herido después de la violencia con la que fue recibida una unidad de este cuerpo policial, en concreto de la Unidad de Intervención Policial (UIP), para ejecutar un mandato judicial consistente en la detención de un individuo dedicado al tráfico de drogas por menudeo. Además de pedradas, fueron acorralados e incluso les mostraron navajas. Los agentes tuvieron que solicitar ayuda dado su escaso número a otros cuerpos que se hallaban en la zona, como Guardia Civil y Policía Local. Para evitar males mayores, las Fuerzas de Seguridad tuvieron que emplear material antidisturbios, como lanzamientos de pelotas de goma, para hacer frente a esta violencia y salir de la zona sin mayores daños. El suceso ha sido condenado por los sindicatos policiales JUPOL y SUP.
El sindicato Jupol (Justicia Policial) ha explicado en un comunicado que agentes de las unidades de paisano se dirigían la mañana del martes 2 de julio a la barriada de la Cañada a realizar labores para la localización y posible interceptación de puntos de venta de droga, donde es habitual la venta de sustancias estupefacientes. Una vez llegaron a la zona concreta y se apearon del vehículo se vieron sorprendidos por una multitud de personas, las cuales empezaron a proferir insultos y amenazas hacia los pocos policías allí presentes.

Con un cuchillo
Jupol ha detallado que lejos de las meras amenazas comenzaron a “llover” piedras y a increpar a los policías, hasta el punto que uno de los allí presentes esgrimió un cuchillo y se dirigió claramente hacia uno de los policías de paisano, por lo que tuvo que ser interceptado para arrebatarle el mismo.

Así, han añadido que dada la situación de peligro evidente para la integridad e incluso la vida de los allí presentes, solicitaron apoyo para poder salir de la zona, llegando en un primer lugar cuatro compañeros de la unidad de U.P.R. los cuales tras dispersarse y establecer un perímetro de seguridad se vieron igualmente rodeados. Uno de los agentes de la Unidad de Prevención y Reacción observó cómo unos 6 o 7 jóvenes se acercaban hacia él, igualmente profiriendo insultos y amenazas, haciendo caso omiso a las indicaciones del agente, el cual les ordenaba que no se acercaran a la zona. Según parece tres de los jóvenes reaccionan de forma agresiva a las indicaciones y se dirigieron con clara intención de cumplir las amenazas que venían profiriendo armados con diversos objetos, por lo que el agente saco su defensa reglamentaria e intento dispersarlos con gestos intimidatorios para intentar protegerse.

Agredido con palos y una garrafa en la cabeza
Jupol ha destacado que lejos de amedrentarse los jóvenes se abalanzan contra él, consiguieron golpearle con un palo en varias zonas del cuerpo e incluso uno de ellos le agredió con una garrafa llena de agua en la cabeza. Gracias a la llamada de auxilio y a la proximidad de sus compañeros dejó de ser agredido y los jóvenes salieron a la carrera. El agente ha resultado herido en diversas partes del cuerpo, causándole el golpe de la garrafa en la cabeza (aún llevando casco) una herida en la frente.

Asimismo, el sindicato policial ha querido reseñar que en la zona se escucharon varias detonaciones, “desconociendo la procedencia de las mismas, siendo posible que las mismas puedan provenir de algún arma de fuego real como ya ha sucedido en anteriores intervenciones, en la que algunos agentes han sido objeto”.