www.melillahoy.es

La viceconsejera de Cultura, Relaciones Interculturales e Igualdad concede una entrevista al MELILLA HOY

La viceconsejera de Cultura, Relaciones Interculturales e Igualdad, Elena Fernández Treviño
La viceconsejera de Cultura, Relaciones Interculturales e Igualdad, Elena Fernández Treviño

Elena Fernández Treviño: “El Gobierno tiene un corazón y una política feminista porque de eso nos vamos a encargar nosotras”

domingo 07 de julio de 2019, 04:00h
Elena Fernández Treviño acaba de ser nombrada como viceconsejera de Cultura, Relaciones Interculturales e Igualdad asegurando que “el Gobierno tiene un corazón feminista y una política feminista porque de eso nos vamos a encargar nosotras”. En esta entrevista concedida a MELILLA HOY hace un balance de su paso por la Unidad contra Violencia de Género.

-¿Qué balance puede hacer de la Unidad contra Violencia de Género?
-Llevaba en la Unidad trabajando desde hace un año, sinceramente ha sido un año de trabajo muy duro, pero también apasionante y de muchísimo aprendizaje. Nuestra labor es de coordinación y eslabón entre todas las administraciones que trabajan en materia de violencia de género. A parte de ser coordinadora, me he tomado este trabajo de forma muy proactiva, he querido poner encima de la mesa e incorporar, aportar toda mi formación en el Miguel Fernández durante muchos años como responsable de Igualdad.
Desde las aulas ya trabajaba el tema de la Igualdad, ahora lo veo desde una perspectiva más cruda porque trabajar en violencia contra la mujer significa actuar cuando todo se ha roto por el camino, pero es verdad que podemos hacer una labor importante de prevención, sensibilización y de detección.
Creo que es un problema importantísimo, en Melilla son más de 400 causas incoadas pro violencia de género cada año, una cifra muy alta. En España desde el 2003 son 1.003 las mujeres asesinadas por violencia de género, solo en el ámbito de pareja o expareja, y 248 menores. Este año, llevamos 27 mujeres asesinadas.
Un ámbito en el que hemos incidido este año ha sido el de la Educación, creo que es clave y vital la detección de las mujeres que sufren esta lacra porque entre un 70% y un 80% de las mujeres asesinadas no habían denunciado previamente. La educación es clave, pero no solo para acabar con el mito del amor romántico y ofrecerle a la gente joven un modelo de amor simétrico, es fundamental detectar la violencia y sacar a las mujeres de ella.
A nivel social, también desde la Delegación del Gobierno hemos llevado a cabo campañas que llegaran a la gente de Melilla, es vital desmontar una serie de mitos, que están en las redes sociales de que la violencia se reduce a circunstancias particulares no entendiendo que hay una base común en todos estos casos de violencia. En todos los casos, tuviera la edad que tuvieran, el patrón de la conducta del agresor corresponde al mismo modelo, el patriarcal. El origen es la educación machista y desigual, la única forma de acabar no es tratar esto como un caso aislado sino ir a la raíz del problema.
-¿De qué se siente más orgullosa?
-Creo que la forma de trabajar en la Unidad es muy importante, el talante de que las mujeres y de que cualquier persona pudiera venir a verme, encontrar siempre disponibilidad, mi despacho abierto. He recibido a todo el mundo que ha venido a hablar, la atención diaria con las mujeres, esa proximidad es muy importarte.
De las labores más importantes ha sido trabajar mucho en el ámbito educativo, hemos trabajado con la formación de profesorado por primera vez en un proyecto con los responsables de Igualdad de los centros educativos. La igualdad es un imperativo legal, está en nuestras leyes, la propia ley educativa, pero no se está cumpliendo y con el Ministerio formamos a estas personas durante todo el curso con los mejores ponentes de España en coeducación.
Es la primera vez que se hacía y yo también intervine en la formación con el funcionariado en prácticas ya que una de las tardes era sobre Igualdad y prevención en la Violencia de Género. También, hemos colaborado con SATE-STEs en el ámbito de Mujer con la Universidad de Granada participando en la formación y la elección de los ponentes.
Otra de las cosas ha sido salir a la calle con la ciudadanía, con campañas desde la Delegación del Gobierno como la de los poemas contra la violencia de género en la calle, con mucha intervención social, la campaña de amor sin machismo que fue en febrero incidiendo en los modelos de amor simétrico y que también llegó a los colegios y establecimientos del centro y de barrios de la ciudad. La maleta violeta que ha empezado a viajar por los centros escolares con 50 libros para trabajar la violencia de género.
También, hemos tenido la primera mesa de trata que pedimos a todos los agentes que intervienen en Melilla y las ongs, para comenzar mesas trimestrales y un seguimiento de la coordinación de la trata de seres humanos ya que al ser una ciudad fronteriza también se dan casos.
-¿Qué le hubiese gustado poder hacer y no ha podido llevar a cabo?
-Habíamos comenzado un plan proyecto con Sanidad para mejorar la red de coordinación de todos los agentes como policías, adjudicatura, unidad, que es muy importante porque el ámbito sanitario es uno de los ámbitos de intervención y detección. Los proyectos que se han quedado en el tintero van a continuar con la persona que me sustituya porque la idea es mejorar la coordinación y la colaboración con la Ciudad Autónoma y al estar en la Viceconsejería de Igualdad vamos a estar en plena colaboración y asesoramiento.
Uno de los proyectos que se quedó en el tintero fue el de la formación a los medios de comunicación y también, hablar con el colegio de psicólogos para que haya un grupo de personas que se formen en temas de violencia de genero para intervenir con agresores. Hay trabajo con las víctimas de violencia, pero también queríamos iniciar una formación para poder trabajar con los agresores.
-¿Qué le gustaría destacar?
-Me gustaría destacar todos los profesionales con los que he trabajado porque se han mostrado con muchísima colaboración, las instituciones tienen una formación enorme, casas de acogida, la Policía, el equipo de la UFAM, hay gente muy dispuesta a estar siempre ahí. Desde luego mi equipo de Delegación, la delegada Sabrina, los asesores, en prensa Eder Barandiaran han sido para mí como una familia, me he sentido con pleno apoyo, colaboración y eso es importantísimo.

“Quiero darle una vuelta al área de Cultura y también al de Igualdad”

-¿En esta nueva etapa como viceconsejera, cuáles son sus áreas de responsabilidad?
-Acabo de llegar, estaba viendo cuál puede ser mi despacho de trabajo que creo que va a ser la Consejería de Educación, aunque quizás mantengamos un espacio en Cultura porque en la Cámara de Comercio hay muchos funcionarios y no va a ser posible aglutinarlo todo en un solo edificio. Voy a llevar el área de Cultura porque la Consejería depende de Gloria Rojas, que delegará en gran parte los temas culturales y de Igualdad que gracias al Paco de Estado de la violencia de género tendremos una labor muy grande y parte del presupuesto para invertir y hacer actividades,
Quiero darle una vuelta a la Igualdad, enfocarlo de una forma más profunda, en Cultura hay un ámbito de posibilidades y las relaciones interculturales que se ha creado como novedad este año. Es una cuestión muy importante en Melilla porque en parte se ha tratado pero la idea de este Gobierno es potenciar toda esta diversidad como una riqueza en una ciudad como la nuestra para que haya puentes, relaciones, para que haya Intercultura. Tiene que haber puentes, dialogo, intercambio de contenidos, conocimiento de esas culturas, porque toda esa riqueza es una oportunidad para crear una fuente de enriquecimiento.


-¿Qué puede decirle a las personas que critican que el nuevo Gobierno no es paritario?
-Pienso que la paridad desde luego es deseable, la ley de Igualdad, que es una creación socialista y que el Partido Popular intentó quitarla con Mariano Rajoy porque decía que la paridad no era importante y que había que atender al mérito.
Sabemos que la paridad es importante y necesaria en la representatividad y aunque no es obligatoria, me hubiese gustado y me consta que también a Gloria Rojas que el Gobierno fuera más equilibrado en cuanto a presencia de mujeres. Pero, también creo que este Gobierno tiene una clara línea feminista, el propio Eduardo de Castro habló en su toma de posesión del feminismo.
Hay una línea en este Gobierno clarísima, una Consejería tan importante como Igualdad, Educación y Cultura la vamos a llevar dos mujeres muy concienciadas y el resto de mujeres que también han entrado siguen la misma línea. Creo que el Gobierno tiene un corazón feminista, y va a tener una política feminista porque de eso nos vamos a encargar nosotras.
La paridad es importante y deseable, y casi más importante no es el número de mujeres, que también, sino las políticas que se lleven a cabo.
Puede haber el mismo número de mujeres y, sin embargo, no haber esta política feminista. Lo importante es que haya una contextualización de lo que va a significar la dirección de este Gobierno y que esa mirada se haga desde el feminismo.

“El problema es la normalización de este tipo de conductas violentas”

-¿Qué carencias hay en Melilla a la hora de detectar la violencia de género?
-Creo que el gran problema social, no solo en Melilla sino en general, es la todavía normalización de este tipo de conductas violentas. A menudo, cuanta más desigualdad, más asimetría hay en una familia, pareja, y la normalización es un problema enorme porque se excusa, se tolera y se aguanta.
Es verdad que todavía seguimos fallando en eso porque hay muchos casos de mujeres asesinadas que no habían denunciado. Es un problema público y no se reduce a un ámbito doméstico, la casa es solo el lugar donde sucede la violencia. Hablamos de violencia cuando hablamos de violación, abuso, acoso callejero, laboral, etc. Por ello, todas las personas tenemos que estar muy atentas para poder detectar porque podemos tener una vecina, hermana, compañera de trabajo que sufre esa violencia y ser conscientes de que tenemos que dar el paso hacia adelante y no permanecer impasibles.
-¿Los melillenses están concienciados con la violencia de género?
-Cada vez hay más personas y también en Melilla que son muy conscientes del problema porque está muy a la orden del día, por mucho que algunos partidos políticos intenten difuminar el origen de esta violencia o negarlo, reducirlo en hechos aislados o en las denuncias falsas. Hay que atender a la cantidad de asesinatos, es un problema de cambio de paradigma cultural, la cultura es patriarcal y mientras no cambie no podremos hacer un buen diagnóstico.