www.melillahoy.es
Sobre el libro del Regimiento Cazadores de Alfonso XII

Sobre el libro del Regimiento Cazadores de Alfonso XII

Sobre el libro del Regimiento Cazadores de Alfonso XII
Ampliar

Juan J. Aranda

lunes 08 de julio de 2019, 04:01h
Leyendo la Historia de este Rgto. en el libro que me ha proporcionado el responsable de la Biblioteca del Centro de Historia y Cultura Militar de nuestra ciudad, me he detenido en la pág. 75, donde detalla la actuación del Escuadrón Expedicionario en la Campaña de 1909, su plantilla y la locución del General Marina; pero sobre todo la descripción de la famosa “Carga de Taxdirt”, cuyo monumento podemos admirar en la c/ Pedro Segura, junto a la Comandancia.

Una de las calles del Barrio del Real, estuvo rotulada con la fecha: “9 de Julio”, inmortalizada del mismo modo que muchas otras gestas heroicas; motivo que yo no entiendo cómo han podido retirarlo del callejero, y cambiarlo por las Infantas. Las consecuencias que derivaron ese día para la España fueron trágicas y sangrientas, y todo empezó muy cerca de Melilla, cerca de la 2ª Caseta. Dice su autor, Celestino Rey Joly, Capitán de Infantería, que el 28 de ese mes, se acordó en Consejo de Ministros, enviar a Melilla la 2ª Brigada de Cazadores, y para que quedase afecto ella se dispuso la organización de un escuadrón expedicionario de este Rgto. con destino a la 2ª Brigada Mixta, del General Morales Yagüero, en la División de Cazadores, al mando del General Antonio Tovar.
El 20 de Agosto, asistió a la conducción de un convoy a la 1ª Caseta, con la columna del Coronel Gómez del Rosal, del Rgto. Melilla, el Bon. Cazadores de Talavera y una batería de Artillería.
El convoy fue atacado cerca de la 1ª Caseta, Sidi Musa y Lavaderos, donde el Soldado, José Caracuel Vázquez, cayó muerto, siendo la primera víctima que de los Cazadores de Alfonso XII.
El 24, con los Cazadores de Segorbe y de Tarifa, prestó protección al convoy en la 2ª Caseta; y el 1 de sept. con Talavera, Chiclana y Llerena formó parte de la columna de protección, teniendo fuego con el enemigo en los Lavaderos del Mineral.
Días después formó columna con 3 cías. de Segorbe, 3 de Chiclana y 1 batería del 2º Montado, prestando el servicio de convoy a las posiciones avanzadas, sosteniendo combate al regreso, junto al blocao Velarde, con el enemigo, al que batió también en la 2ª Caseta.
Después del tiempo que nuestro Ejército permaneció en sus posiciones, preparándose para el avance definitivo, el General Marina determinó emprender nuevas operaciones, dando el 15 de aquél mes al Ejército, una locución a las tropas: “...Concentradas en esta Plaza, y sus alrededores todas las tropas que el Gobierno de S. M. ha puesto bajo mi mando, para vengar los agravios que algunas kábilas del Rif han inferido a la Nación Española, cúmpleme saludarlas en la orden de hoy, expresándoles la satisfacción y el entusiasmo de que me siento poseído al frente de ellas. (...) España os alienta a que probéis que sois dignos descendientes de aquellos héroes que hace medio siglo clavaron nuestra Bandera en los minaretes de Tetuán, paseándola victoriosa por el valle de los Castillejos, por la cuenca del río Martín y por las ásperas montañas de Wad-Ras...”.
El día 20 de Septiembre, comenzaron las operaciones en gran escala, en las que tomó parte éste Escuadrón, conquistando su timbre de gloria, en la página más sobresaliente de su historial.
La División de Cazadores, del General Tovar, compuesta por los batallones: Tarifa, Cataluña, Chiclana, Talavera, Barbastro, Arapiles, Figueras y Las Navas, los Escuadrones de Lusitania y Alfonso XII, 2 baterías Schneider y 4 de Montaña, emprendió la marcha a las primeras horas de la mañana desde las alturas de Rostro Gordo, dirigiéndose a Tres Forcas hacia el Zoco de El-Had de Beni Sicar. Acompañaron a esta columna 3 cías. del Rgto. África, y 3 del Melilla, a las órdenes del General de Brigada Pedro del Real y Sánchez Paulete. (El barrio Del Real es en su nombre)
Puede decirse que el desarrolló el combate, descrito por varios autores, profesores de la Academia de Infantería: García Pérez y García Álvarez; el notable trabajo publicado en el “Diario de la Marina”, de Madrid, por el Coronel Díaz Rodríguez; el del diputado Joaquín Llorens, en La “Correspondencia Militar”, y el del periodista madrileño Eugenio Noel, en el periódico “España Nueva”. Carga famosa que compendia la campaña, y que rememora aquella otra célebre que en terreno africano dieron un día, con el Marqués de Fuente Pelayo y Juan Aldama, con los Húsares de la Princesa en el Valle de los Castillejos, y que como aquella tuvo un cantor incomparable en la prosa poética y castiza del inimitable soldado voluntario, Pedro Antonio de Alarcón.
La base mayor que pasaba por Taxdirt, la constituían: Ingenieros, Administración Militar y el Parque Móvil, y detrás, en una huerta frondosa se estableció el Hospital de Sangre.
El Escuadrón de Alfonso XII, menos una Sección, constituía la extrema vanguardia, siguiendo así las demás fuerzas: Cazadores de Cataluña, Cía. de Zapadores Minadores, 1 batería de Montaña, Sección de Ametralladoras. El grueso lo formaban: Cuarteles Generales de la División y 2ª Brigada de Tarifa, 1 batería de Montaña de Talavera y la Sección del Escuadrón de Alfonso XII.
¿Quién ha oído silbar las balas y ha visto la muerte tan cerca como el escuadrón de Alfonso XII?. Los Cazadores de Tarifa descuidan su costado izquierdo, por presenciar aquel rapto de salvaje desenfreno. No es posible detallar heroísmos, pero sí se debe afirmar que aquellos valientes se hicieron dignos de una inmensa recompensa patria.
Nuestras bajas fueron ese día: 19 muertos y 94 de tropa heridos; las de los moros, incalculables.
Muertos nuestros: Tenientes de Tarifa, Vicente Prieto Martín y Miguel Domingo Muro; de Talavera, Capitán Vázquez Maqueira y los Tenientes Rivas y Chaves, 1º Teniente José Serra Andino. Heridos de Tarifa: Tte. Coronel Moreira, Capitán Carranza, Ttes. Pérez Hernández y Jiménez Páez. De Cataluña, Tte. Aymat; de Arapiles Tte. Madariaga; de Plana Mayor: Comandante de Estado Mayor, Sánchez; Capitanes de Infantería, Fernández Villabrille y Tovar.
El Heroico Escuadrón que dejó puesto el nombre Cazadores de Alfonso XII, tuvo siete soldados muertos, un sargento y ocho soldados heridos, y contusionado el 1º Tte. Gustavo Gómez Spencer; 7 caballos muertos y 22 heridos. De los soldados, 1 falleció el día 23 en el Hospital de Melilla.
Abundó en episodios el glorioso combate, especialmente la épica carga de los jinetes de este Rgto.
Anécdota curiosa de mencionar es la que el soldado del escuadrón, Antonio Rodríguez, preguntó a Cavalcanti: “Mi Teniente Coronel: ¿para qué hemos afilado los sables?: - Ahora veremos el valor de los andaluces”, contestó Cavalcanti, y antes de que hubiera terminado de pronunciar las anteriores frases, los jinetes todos, sin excepción, en un movimiento espontáneo,sin aguardar casi la voz de ¡carguen!,apretaron rabiosamente las espuelas a los caballos y dando feroces gritos de ¡a ellos! ¡viva España! ¡viva el Regimiento Alfonso XII!, ¡viva el Coronel Jurado! ¡Viva Jerez!, arremetieron contra la numerosa y salvaje horda que acosaba a la Cía. del Bon. de Cataluña”.
En la página 91, cuenta el autor, que una gumia conquistada al enemigo en el fragor de la lucha, se encuentra en Melilla: “La gumía ha sido traída a Melilla, como presa gloriosa del combate”.
Y yo pregunto: ¿Dónde está esa gumia?, porque sería muy interesante admirarla en una vitrina en el Museo Militar.
Sirva este humilde y sucinto escrito, a los Héroes de Taxdir, que cada mes la Comandancia General, rinde sus merecidas Glorias y Honores adquiridos en aquélla Memorable Batalla.