www.melillahoy.es
Mustafa Aberchán y el abogado Gonzalo Boye
Ampliar
Mustafa Aberchán y el abogado Gonzalo Boye

Paz Velázquez acude hoy a declarar al Juzgado de Instrucción nº 5 por el paso de borregos para el Aid El Kebir

Como consecuencia de la querella criminal que interpuso CPM contra la exconsejera por prevaricación administrativa, que fue redactada y suscrita por el abogado Gonzalo Boye, letrado de Carles Puigdemont

miércoles 10 de julio de 2019, 04:00h
El Juzgado de Instrucción número 5 de Melilla ha citado hoy, a las 10.10 horas, a la exconsejera de Presidencia y Salud Pública de la Ciudad Autónoma, Paz Velázquez, para tomarle declaración sobre su actuación en el paso de borregos procedentes de Marruecos para la celebración del Aid El Kebir del año pasado. Esta citación es consecuencia de la querella criminal presentada por Coalición por Melilla (CPM), que ha sido redactada y suscrita por el abogado de esta formación, Gonzalo Boye, muy mediático desde hace unos años, pero especialmente en los últimos meses, al ser uno de los letrados del expresidente catalán Carles Puigdemont en la causa separatista.

La citación de Velázquez en las Torres V Centenario estaba prevista inicialmente para el 12 de junio, pero fue anulada y pospuesta para hoy. La exconsejera y exvicepresidenta segunda de la Ciudad Autónoma tendrá que declarar por su actuación en el paso de borregos procedentes de Marruecos, ya que el juez ordenó instruir diligencias al considerar que presenta características que hacen presumir la posible existencia de un delito de prevaricación administrativa. Además de Velázquez, también ha sido citado a declarar Juan Luis Villaseca Villanueva, secretario técnico de la Consejería de Coordinación y Medio Ambiente.


El abogado de CPM, Gonzalo Boye, informó de que esta querella fue presentada contra Velázquez después de que esta respondiera un mes y medio tarde y con una denegación a la petición de autorización para pasar corderos para la celebración del Aid El Kebir. El letrado señaló que esta querella es por un supuesto delito de prevaricación, al entender que la resolución de la Consejería de Presidencia es arbitraria y eminentemente injusta.