www.melillahoy.es

¿Repetición de elecciones?

miércoles 10 de julio de 2019, 04:00h
Todo parece indicar que nos encontramos cada vez más cerca de una repetición electoral, un fracaso absoluto de nuestros políticos, que no se han enterado aún de que nos encontramos en unos tiempos en los que las mayorías absolutas ya pasaron y que ahora los españoles, en las urnas, reclaman diálogo y entendimiento para llevar las riendas del país, algo de lo que carecen absolutamente
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se reunió ayer durante casi dos horas con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, la quinta entrevista que ambos mantienen desde las elecciones, a escasos días de que arranque el próximo 22 de julio la sesión de investidura. Sánchez avisó a Iglesias de que habrá nuevas elecciones si no logra ser investido el próximo 23 de julio, por lo que todo parece indicar que nos encontramos cada vez más cerca de una repetición electoral, un fracaso absoluto de nuestros políticos, que no se han enterado aún de que nos encontramos en unos tiempos en los que las mayorías absolutas ya pasaron y que ahora los españoles, en las urnas, reclaman diálogo y entendimiento para llevar las riendas del país, algo de lo que carecen absolutamente.
A pesar de la falta de avances, el próximo 22 de julio arrancará el debate de investidura al que Sánchez se presentará aun no teniendo garantía alguna de sacarlo adelante. A partir de la primera votación el 23 de julio, en la que se requiere mayoría absoluta, empezará a correr el plazo de dos meses que fija la Constitución para que tengan lugar todas las investiduras necesarias para formar gobierno.
Desde el PSOE insisten en presentar el debate de julio como la única oportunidad para intentar sacar adelante un gobierno. Si resulta fallida, no habrá avances y por tanto tampoco nuevos debates de investidura si Podemos no cede y sigue empeñado en priorizar entrar en el Gobierno a pactar un programa de legislatura con los socialistas.
Y es que Sánchez espera que Iglesias rebaje sus posiciones porque hagan mella en él los sondeos que vaticinan una caída de su formación, a la que la ciudadanía podría culpar del bloqueo institucional. Otro elemento que podría forzar al líder de los 'morados' a virar su posición sería la posibilidad de que la plataforma de Iñigo Errejón se presentara en los comicios de noviembre y pudiese reducir a Podemos a la mínima expresión.
En el PSOE tienen claro que ellos son el último partido al que la ciudadanía podría culpar del bloqueo si finalmente no se puede evitar la repetición electoral. Si no fuera porque se trata de un asunto tan importante como la gobernabilidad de España, en el que están en juego los intereses generales de los melillenses, la actitud del PSOE de intentar evitar responsabilidades sería un buen chiste. Pero ni la cosa tiene gracia, ni por supuesto se puede culpar a los demás de la incapacidad para llegar a acuerdos como partido mayoritario que salió de las urnas el pasado 28 de abril. Una segunda repetición electoral en tres años y medio, sumando cuatro elecciones generales en este tiempo, dice bastante poco bueno de la clase política española.