www.melillahoy.es

FÚTBOL-2ª DIVISIÓN B

El guardameta asturiano se despidió ayer en rueda de prensa, en compañía del vicepresidente, Antonio García Jáuregui
El guardameta asturiano se despidió ayer en rueda de prensa, en compañía del vicepresidente, Antonio García Jáuregui (Foto: Calderay)

Dani Barrio rescinde su contrato para firmar por el C.D. Numancia

“Espero haber estado a la altura de lo que se me exigía, de haberlo dejado todo en el campo, así que la conciencia la tengo muy tranquila”, resaltó el ya ex cancerbero de la U.D. Melilla en su despedida

jueves 11 de julio de 2019, 04:00h
Dani Barrio compareció ayer miércoles en rueda de prensa para despedirse de la U.D. Melilla, tras llegar a un acuerdo económico para rescindir su contrato y firmar por el C.D. Numancia de Soria, de la Segunda División, por una temporada, con opción a otra más. El guardameta asturiano ha permanecido en las filas del conjunto melillense durante cuatro años, tiempo en el que ha disputado 150 encuentros de competición oficial. Por su parte, el club melillense emitió un comunicado, en el que mostró su agradecimiento a Dani Barrio “por su entrega y profesionalidad” durante las cuatro temporadas que ha “defendido el escudo” melillense, ya que ha sido un “ejemplo dentro y fuera del terreno de juego, titular indiscutible y uno de los cimientos del crecimiento deportivo de la entidad”. Desde la Unión Deportiva “le deseamos toda la suerte del mundo en su próximo destino”, resaltó la entidad que preside Luis Manuel Rincón.
El ya nuevo guardameta del C.D. Numancia de Soria estuvo acompañado en la rueda de prensa por Antonio García Jáuregui, vicepresidente de la entidad unionista, quien tomó en primer lugar la palabra para asegurar que “hoy es un día triste en el club porque perdemos a un extraordinario portero y a una excelente persona, aunque estamos contentos por él porque es un salto que da en su carrera deportiva y que debe aprovechar”. De igual modo, afirmó que “sentiremos tu pérdida, pero nos alegraremos y seguiremos tus pasos, por lo que te deseamos lo mejor en tu nueva etapa”.
A continuación, el cancerbero gijonés se mostró emocionado en su despedida, después de haber militado cuatro años en la U.D. Melilla, pero también estaba bastante por la gran oportunidad que se le presenta de jugar en superior categoría. “Hoy no estoy en mi zona de confort, pues estoy nervioso y me va a costar. Es un día de sensaciones encontradas, me pasa el tren que probablemente no va a volver a pasar en los próximos años. Es una oportunidad única de dar un paso adelante en el Numancia, pero en estos momentos me quiero quedar con mis cuatro años en la U.D. Melilla. Estoy muy agradecido a todo el mundo, a directivos, al presidente, a todos los cuerpos técnicos, a mis compañeros y a Dupi, que siempre confió y apostó por mi desde el primer día”.
También tuvo palabras de agradecimiento para la gente de Melilla. “Los melillenses me han hecho sentirme como si Melilla fuera mi segunda casa. Soy asturiano, pero me siento también un poco melillense. Dejo aquí a mi novia y a mi familia política. He aprovechado la oportunidad y espero que salga lo mejor posible. Gracias a todos de corazón por el trato recibido”.
También significó que “hemos sufrido de todo, desde el primer día, sin tener nada, pero el club ha crecido y me siento partícipe del crecimiento, aunque espero haber estado a la altura de lo que se me exigía, de haberlo dejado todo en el campo, así que la conciencia la tengo muy tranquila”, significó.
Dani Barrio explicó que el acuerdo ha sido satisfactorio para las dos partes. “He llegado a un acuerdo con el club, que es bueno para las dos partes, y al final he puesto dinero de mi bolsillo para aceptar la oferta del Numancia para poder salir, pues no creo que sea justo que me vaya gratis. El Melilla se merece una compensación económica por mi parte, pues me lo ha dado todo”.
Por otro lado, pidió perdón a la gente que se “haya podido sentir dolida por alguna de mis opiniones en estos cuatro años, pues sé que soy un tío muy temperamental, aunque siempre lo digo de corazón y para algo positivo”.
“Si alguien se ha sentido ofendido no era mi intención, pero también quiero agradecer a la prensa que haya acudido a mi despedida, que siempre ha tenido un trato exquisito conmigo, aunque a veces algunas de las paradas normales la habéis elevado a paradones. Me habéis llamado San Dani Barrio, aunque creo que era excesivo, eso sólo se lo merece el gran Iker Casillas”, resaltó.
También reconoció que la contratación de Luis Miguel Carrión como entrenador del C.D. Numancia ha sido determinante para dar el salto a la Segunda División. “Le tengo que agradecer mucho al míster, tanto por el crecimiento que le ha dado al equipo, ya que hemos hecho una temporada histórica, como por apostar muy fuerte por mi para irme a Soria, pero también es verdad que llevo cuatro años ganándomelo. Siempre he declinado ofertas de Segunda B por seguir en el proyecto de la U.D. Melilla, pero sé que este tren no va a volver a pasar y me arrepentiría mucho si no lo cojo, la verdad”.
Por otra parte, recordó cómo ha sido su progresión como cancerbero en Melilla. “No tiene nada que ver el portero que llegó al Melilla con el que se marcha ahora, pues venía de no jugar en Segunda División. Tenía experiencia en la categoría, pero nunca me había sentido importante, un referente y un líder, aunque al final he aprendido de todo tipo de situaciones. Cuando estás abajo se sufre mucho, pero se aprende bastante, ya que te haces fuerte y ves las cosas de otra manera, y sobre todo me ha encantado crecer con el club, con ese sentimiento de proyecto. Me han llenado mucho estos cuatro años y al final acabé con el brazalete de capitán, después de aprender de los mejores, de Mahanan, Nando y Nacho Aznar, que me han enseñado a ser un buen capitán y también les agradezco mucho a ellos”.
“Me voy con 150 partidos, pero ojalá hubiésemos eliminado al Atlético Baleares para cumplir 152 y disfrutar de la Segunda División, que era lo que todos queríamos. Tengo 32 años y llevando peleando por estar en esta categoría desde los 6 años”, destacó Dani Barrio, que tenía muy claro que si salía del Melilla era para estar en Segunda División. “Nunca iría a un equipo de Segunda B, pues en su día le di mi palabra a Dupi. La Segunda División es una oportunidad que no voy a volver a tener, pues ya tengo 32 años, y espero que me queden seis o siete temporadas a un buen nivel”.
Por último, comentó que se lleva muy buenos recuerdos deportivos, pero se queda con la primera y la cuarta temporadas. “Me llevo tantos buenos recuerdos, sobre todo el de la permanencia del primer año, a pesar del sufrimiento, pues llegas nuevo a un club y juegas con la responsabilidad, con la historia que tiene la U.D. Melilla. Estuvimos a punto de descender, pero el alivio final de salvar la categoría fue increíble, y esta temporada me quedo con el logro de ver aquí al Real Madrid, de llenar el Estadio Municipal Álvarez Claro, y sobre todo de los últimos partidos y el Play-Off. Este año se ha ilusionado a la afición, el escudo está por encima de todos los nombres y la ilusión no se puede perder. La gente se debe enganchar con el equipo de su ciudad y seguir peleando porque es posible ascender a Segunda División. Es un reto muy importante y creo que deben sentirse partícipes del proyecto y defenderlo a muerte”.