www.melillahoy.es

El rincón de Aranda

 Sobre el edificio de correos y telégrafos

Sobre el edificio de correos y telégrafos

Juan J. Aranda

viernes 12 de julio de 2019, 04:00h


Leyendo la noticia de que unos menores extranjeros, marroquíes, que invaden el antiguo edificio de Correos y Telégrafos, tan emblemático para muchos melillenses que peinamos canas, habría que hacer algunas puntualizaciones sobre la propiedad del mismo. Pero antes permítanme decir que si Marruecos ha prohibido la entrada a la ciudad de sus funcionarios con dinero, o de alto standing, para hacer sus compras, por qué no prohíbe también a sus enfermos y preñadas, que ocupan camas en nuestros hospitales, o a estos niños que huyen de la miseria de su país que aquí, elegantemente se les llaman MENAS, los que pululan por nuestras calles, haciendo “travesuras y diabluras”, como los que están ocupando ese emblemático edificio. La respuesta, creo que la sabe cualquiera, porque aquéllos traen jurdó fresquito,
y eso a las autoridades de su país les jode mucho que se lo gasten en los “presidios-ciudades-ocupadas”; pero claro, sus enfermos, preñadas y chaveas abandonados a su suerte, algunos por sus familiares más directos: esos que se jodan, y los cuiden los españoles que tienen la mejor Constitución del mundo mundial.

En ese reportaje leo que alguien dice que la Ciudad Autónoma, en el 2004, compró el edificio por 3,1 millones de euros. Hace unos meses, en estas páginas yo aclaraba que “escarbando” en las Actas Municipales, encontré que en la del 30.01.1940, dice que el Ayuntamiento cedía (sic) el solar, sito en la c/ Pablo Vallescá, al Mº de Comunicaciones para construir un edificio de Correos y Telégrafos, a cambio de la reversión, que según nuestro RAE quiere decir: restitución o vuelta de una cosa al estado que tenía. Lo de reversión lo subrayo, “sic erat scriptum”, porque así fue escrito en dicha Acta; siendo la prueba de que el solar donde se encuentra ese edificio, solo fue “prestado”, y no pignorado ni enajenado. Pero si algún día, llegado el caso de tal devolución, al Ayuntamiento o Ciudad Autónoma, fuese ocupado por Dependencias ajenas a la Corporación, el importe de los alquileres sería ingresado en el Presupuesto Municipal.

También, la verdad es que no veo muy claro eso de que la Ciudad Autónoma ha pagado 3,1 millones de euros por su “compra”, si en realidad, según esa Acta de 30.01.1940, siempre ha sido de su propiedad. Así que, dejando a la consideración de los expertos en materia de estas cuestiones, como dice el refrán: “Doctores tiene la Santa Madre Iglesia que os (nos) sabrán responder”.

Item más: el 14.07.1943, por R.D. se aprueba el proyecto de construcción para los servicios de Correos y Telecomunicación en Melilla. Y días después, el 19.07.1943, esa Dirección General, anunciaba la subasta de contrata de las obras de construcción para el edificio.

Como ya decía entonces, no soy historiador, pero aunque solo sea un humilde aficionado de la Historia de nuestra ciudad, para mí siempre será un placer poner a disposición de los lectores, mis escasos conocimientos de la misma.