www.melillahoy.es
Tabla de la situación epidemiológica general a fecha 3 junio de 2019 
FUENTE: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama)
Ampliar
Tabla de la situación epidemiológica general a fecha 3 junio de 2019 FUENTE: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama)

Marruecos es el tercer país del mundo con más focos de fiebre aftosa notificados: 40 entre enero y junio

FUENTE: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama)
Ampliar
FUENTE: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama)

Según un informe del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, hay 20 países con un brote de fiebre aftosa en curso o recientemente resuelto.- Solo Argelia y Zimbabue tienen más focos que Marruecos

martes 16 de julio de 2019, 04:10h
Marruecos es el tercer país del mundo en los que se ha declarado un mayor número de focos de fiebre aftosa, notificados a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). En total, son 40 los focos de esta enfermedad animal los que lleva contabilizados el país vecino, solo por detrás de Argelia, que encabeza la clasificación con 317, y Zimbabue, que lleva 220 en total. Así lo especifica un reciente informe el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama), al que ha tenido acceso MELILLA HOY.
Marruecos: Octubre-noviembre 2015 / Foco enero-mayo 2019
FUENTE: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama)
Ampliar
Marruecos: Octubre-noviembre 2015 / Foco enero-mayo 2019 FUENTE: Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama)

Dicho informe fue elaborado el mes pasado por la Dirección General de la Producción Agraria y la Secretaría General de Sanidad e Higiene Animal y Trazabilidad. En este documento se recoge la situación epidemiológica que había a fecha 3 de junio de 2019 en aquellos países con un brote de fiebre aftosa actualmente en curso o recientemente resuelto.
Son, en total, 20 países los que se encuentran en esa situación, distribuidos entre África y Asia. Y de ellos, Marruecos se encuentra entre los más afectados, tal y como describe este informe del Mapama. La fecha de la primera comunicación que hizo este país fue el 10 de enero de 2019, aunque la fecha de la anterior aparición se remonta a noviembre de 2015.
En total son 40 los focos que Marruecos lleva notificados a la OIE, y el número de animales afectados se eleva a 93 bovinos, 16 caprinos y 130 ovinos. No obstante, la cifra total de animales susceptibles se eleva a 420 bovinos, 245 caprinos y 2.174 ovinos.
Argelia es el país más afectado, con 317 focos notificados a la OIE, que han afectado a 218 bovinos, 348 caprinos y 5.804 ovinos. Como en el caso anterior, el total de animales susceptibles también es mucho mayor en este país: 785 bovinos, 3.837 caprinos y 47.020 ovinos.
Le sigue Zimbabue, con 220 focos, distribuidos en 134 del serotipo SAT1, por el que se vieron afectados 847 bovinos y 15.327 animales de ese tipo susceptibles; 11 focos de otro serotipo no identificado, con 13 bovinos afectados y otros 2.536 susceptibles de estarlos; y 75 del serotipo SAT2, que apareció hace justo un año, el 28 de junio de 2018, y que acumula 1.248 bovinos afectados y 28.698 susceptibles de estarlo.

Situación actual en Marruecos
El informe del Mapama hace un repaso de cómo está la situación en Marruecos respecto a la fiebre aftosa.
Empezando por lo más reciente, explica que el 10 de enero de 2019 Marruecos comunicó a la OIE un nuevo brote de fiebre aftosa serotipo O con la confirmación de un foco en el centro del país en la región de Béni Mellal-Khénifra, en una explotación con un censo de 81 bovinos y 55 ovinos, de los cuales 9 bovinos mostraron signos clínicos de la enfermedad. Todos los animales fueron sacrificados.
Desde entonces hasta el 3 de junio de 2019 han sido declarados en total 40 focos afectando a 93 bovinos, 16 caprinos y 130 ovinos. El Mapama destaca uno de los focos notificado el 17 de enero, que afectó a una explotación con un censo de 7 bovinos, de los cuales 4 presentaron signos clínicos, localizada en Tánger, al norte del país.
Según el Ministerio español, las autoridades marroquíes han puesto inmediatamente en marcha medidas para evitar la diseminación de la enfermedad a partir de los focos detectados, tales como: prohibición del movimiento y control intensivo dentro de las zonas de protección y vigilancia peri-focales, vacío sanitario, limpieza y desinfección de las explotaciones afectadas, investigación epidemiológica al objeto de tratar de esclarecer el origen de los focos y su posible diseminación, así como vacunación peri-focal con vacuna frente al serotipo O.
Además, en el país se encuentra implantado un programa de vacunación exclusivamente en el ganado vacuno, con revacunaciones anuales, y tiene en vigor un programa de control aprobado por la OIE.

Medidas adoptadas por España y la UE
El Mapama recuerda en su informe las medidas que se han adoptado en España y en la Unión Europea “ante el aumento de riesgo de fiebre aftosa por la situación en el norte de África.
Así, explica que en la UE siguen en vigor todas las medidas que se pusieron en marcha en 2013 por la llegada del serotipo O ME-SA / Indian 2001 al Magreb que están incluidas en la Decisión de ejecución (UE) 2017/675 de la CE, de 7 de abril de 2017, sobre medidas para impedir la introducción en la Unión Europea del virus de la FA procedente de Argelia, Túnez, Libia y Marruecos.
En lo que respecta a España, se mantienen vigentes las medidas contempladas en la Orden AAA/2444/2015, por la que se establecen medidas de emergencia preventivas frente a la fiebre aftosa en el Magreb.
Además, también informa de que, debido a la situación de la fiebre aftosa en el norte de África, ha sido publicada la Decisión de Ejecución (UE) 2019/242 de la Comisión, de 7 de febrero de 2019, por la que se modifica la Decisión de Ejecución (UE) 2017/675 a fin de adoptar medidas para impedir la introducción en la Unión del virus de la fiebre aftosa procedente de Argelia, Libia, Marruecos y Túnez.

Vacunación
El Ministerio español habla sobre la vacunación de emergencia como una medida de control de la fiebre aftosa. En este sentido, se hace eco de un estudio publicado en febrero de 2017 en “PLOS Computational Biology” acerca del empleo de la vacunación de emergencia como medida de control en un brote de fiebre aftosa en países no endémicos, analizando la importancia de los diferentes factores que intervienen en la determinación de la estrategia de vacunación óptima.
También apunta a un artículo publicado en “Virology” en febrero de 2017, según el cual un grupo de investigadores ha desarrollado una vacuna denominada Ad5-01Man, usando como vector el adenovirus humano Ad5, con la subunidad 01-Manisa del FMDV.
Los resultados “indican que se trata de una vacuna recombinante eficaz, segura y de reacción cruzada que podría ser utilizada preventivamente y en situaciones de brote, para controlar el linaje 0 Mya-98 del FMDV en cerdos”.

Últimos diez años en el país vecino

En el informe que el Mapama ha emitido en junio también se hace un repaso por los problemas que ha sufrido Marruecos respecto a la fiebre aftosa en los últimos diez años.
Así, explica que la epidemia de serotipo O del virus de la fiebre aftosa de 1999 afectó también a Marruecos, logrando su erradicación principalmente por medio de la vacunación de su cabaña ganadera y el control de movimientos de animales susceptibles. Sin embargo, en el caso de Marruecos se decidió cesar la vacunación en septiembre de 2007, logrando alcanzar ante la OIE el estatus de libre de fiebre aftosa sin vacunación. Esta situación facilita una posible nueva introducción del virus en el país, dado que la cabaña ganadera no se encuentra inmunizada, con lo que la aparición de la sintomatología sería más evidente, especialmente en ganado vacuno, pero permitiría al mismo tiempo una más rápida diseminación del virus por todo el país en caso de epidemia.
En 2014 las autoridades marroquíes empezaron a aplicar un plan para mitigar el riesgo de llegada de la enfermedad desde Argelia, entre las medidas impulsadas destacaban la correcta identificación de los animales de la especie bovina y la ejecución desde el mes de agosto de una campaña de vacunación preventiva en las zonas de mayor riesgo, es decir, en la franja este del país que hace frontera con Argelia, así como en las zonas de difícil acceso. Esa primera etapa cubriría 1.000.000 animales bovinos en esa zona y el programa de vacunación continuaría después por las demás regiones con la vacunación de otros 1.800.000 bovinos. La cabaña ovina y caprina no estaba siendo vacunada.
El 2 de noviembre de 2015 fue declarado por Marruecos el primer foco de FA, Serotipo O, desde 1999. La fecha probable de inicio del evento fue el 23 de octubre y se detectó en Lammaride, provincia de Sidi Bennour, región Centre (al sur de Casablanca), en una explotación con un censo de 17 bovinos y 14 ovinos, de los cuales mostraron síntomas clínicos 10 de los bovinos. El origen de la infección era desconocido y se llevó a cabo el sacrificio sanitario de todos los animales presentes en la explotación afectada.
En respuesta a los focos se llevó a cabo la vacunación de cerca de 40.000 bovinos en la región Centre. La vacuna utilizada fue producida a partir de un antígeno de la cepa virulenta tipo O que cubre los serotipos O Manisa y O 30 39.
El 23 de noviembre de 2015 el Instituto Pirbright confirmó que se trataba del genotipo indio (O/ME-SA/Ind-2001d), el mismo implicado en los focos de Libia, Túnez y Argelia. Las vacunas utilizadas en estos países son la cepa Manisa, que no es efectiva, y la O- 3039, que es efectiva solo parcialmente, esta última es la que la CE cedió a los países del norte de África. La más efectiva es la cepa vacunal O/TURK/5/09. Marruecos declaró resuelto este brote en noviembre de 2015 con un total de 6 focos que afectaron a 27 bovinos.
Tras la confirmación de la presencia del serotipo A del virus de la fiebre aftosa en la provincia argelina de Relizane en marzo de 2017, Marruecos reforzó su vigilancia en relación con la FA, en particular en la región Oriental, fronteriza con Argelia. El serotipo A hizo una incursión en Marruecos en 1977 desde Argelia, pero desde entonces el rebaño marroquí ha sido en gran parte sustituido y ya no se aplican vacunas con este serotipo. Marruecos ha prohibido la importación de animales y productos de origen animal procedentes de Argelia y se están haciendo las gestiones necesarias para que esté disponible lo antes posible la vacuna frente al serotipo A para llevar a cabo una campaña nacional de vacunación del ganado bovino frente a este serotipo. Desde el año 2015 se han llevado a cabo en Marruecos campañas anuales para vacunar rebaños bovinos frente al serotipo O que apareció en Argelia en 2014.

Enfermedad endémica en muchos países

Como indica el Mapama en su informe, la fiebre aftosa (FA) es una enfermedad vírica aguda altamente contagiosa que afecta a animales de pezuña hendida, incluidos porcinos, bovinos, ovinos y caprinos. La enfermedad es endémica en muchos países de África, Oriente Medio, Asia y Sudamérica. Sin embargo, Sudamérica y el Sudeste asiático han experimentado mejoras considerables en los últimos años.
Desde comienzos de 2019 han sido resueltos brotes en Israel, Malaui, Mozambique, Rusia, Sudáfrica y Túnez, y están declarados en situación estable en Gambia, Guinea, Kenia, T.A. Palestinos, Turquía y Uganda, mientras que actualmente siguen en curso focos declarados en Argelia, Rep. Pop. De China, Comoras, Rep. de Corea, Rep. Pop. Dem. de Corea, Guinea Bissau, Israel (otro), Libia, Malaui (otros), Marruecos, Mozambique (otro), Myanmar, Sierra Leona, Sudáfrica, T.A. Palestinos (otro), Zambia y Zimbabue.

Recomendaciones del Ministerio de Agricultura

Hay que subrayar que el Mapama, tras la detección de estos nuevos focos en Marruecos en enero de este año, recordó “la importancia de aplicar unas adecuadas medidas de bioseguridad en las explotaciones y en el transporte animal”.
“En este sentido, además de cumplir la normativa vigente, se recomienda limitar al máximo los movimientos de riesgo con destino a los países afectados”, señaló a principios de este año el Mapama.
De igual forma, recordó “la gran importancia de garantizar el buen funcionamiento de los sistemas de vigilancia pasiva para detectar tempranamente la enfermedad ante una hipotética entrada en España, para lo que es vital que se comunique a los SVO cualquier indicio de la enfermedad que pudiera aparecer en nuestros animales, tanto en animales domésticos y fauna silvestre”.