www.melillahoy.es

El candil

Y dale que dale

Y dale que dale

Manuel La Parra Ripio

lunes 22 de julio de 2019, 04:00h
No hemos terminado de digerir la piratería del brazo de Estopiñan, lo del cierre de mezquitas (supongo que yihadistas), lo del "pirata" con estandarte militar de la Casa de Niebla y ahora que si Franco y su estatua de militar defensor del acoso marroquí.
A mí me huele esto a chamusquina; es como si el castro de aquél Don Julián volviera a abrir el paso a las huestes de Tarif y Muza, y lo peor es que el liberalista C's con un sólo infividuo se haya inclinado hacia el lado almorávide por "venganza" y eso que aquí no ha existido violación alguna, ni Rodrigo lleno de testosterona por lo que haya que desequilibrar la lista más votada, ahora bien, puede que exista la animadversión por causa administrativa, a lo mejor, pues otra cosa no cabe en la cabeza.
Lo que si está claro es que, los pasos observados últimamente, no es de política alguna, qué quiere decir esto, que lo social se basa únicamente en el negocio "borreguil" con la esperanza de crear un "castro" como almacén de una posible fiebre aftosa contagiosa al ser humano, enfermedad epizoótica de los ganados que se manifiesta por fiebre y por el desarrollo de vesículas o flictenas pequeñas en la boca y entre las pezuñas). Cosa que con los finos, límpios y elegantes "manolos" no ocurriría por venir acompañados de un saneado acicalado y vacunados en sus tiempos de vida. ¡Y esto tú lo sabes¡.
Todo es negocio, o es acaso mentira que el musulmanismo español en la Península manifiesta su acción de fé con los bellos "manolos" mirando a la Meca. Y el que dice Manolo, puede decir Tarid, Muza o Abderrahamán, llevando el "carnet" veterinario en la boca. Otra cosa es, que el Castro sea Urdiales o de Galicia, lo suficientemente dimensionado para una higiene nacional, como cadena sanitaria ante tanta "contaminación" social. Y lo más curioso es que Francisco Franco Bahamonde ha estado, como Melilla, rodeado de Castros... ¿O no?.